Visitar Vezio en invierno: el pueblo fantasma del Lago Como

Que el Lago Como, al norte de Milán, es un destino veraniego es algo que ya sabíamos antes de visitarlo en pleno mes de enero. No nos importa ir a algunos sitios en temporada baja: quizá nos perdamos algunas cosas, pero también se evitan los atascos y las aglomeraciones de gente.

Sin embargo, a veces nos encontramos con sitios a los que es mejor no ir. Y un buen ejemplo de esto (o malo, según se mire) es la pequeña localidad de Vezio, un pueblecito enmarcado en las montañas que rodean al Lago Como. Y no decimos que sea mejor ir porque nos resultase feo o algo así, sino porque nos encontramos literalmente con un pueblo fantasma: ni un alma por la calle, ni una tienda abierta y todos los sitios de interés cerrados a cal y canto.

Aun así, si os extraviáis y acabéis en Vezio, aquí os contamos qué ver y qué hacer en Vezio en invierno. Os adelantamos que no es mucho.

vezio-invierno-01

VEZIO: BIEN EN VERANO, MAL EN INVIERNO

Que nadie nos malinterprete: Vezio es un pueblecito encantador. Está sobre un lago, en medio de las montañas, tiene muchos edificios chulos y está rodeado de naturaleza. ¿Qué puede fallar entonces? Para vivir nada, pero desde la perspectiva del viajero es una pena ir en invierno y que todo (absoluta y literalmente todo) esté cerrado.

Nosotros siempre decimos que todo merece la pena, y no nos arrepentimos de haber ido a Vezio en pleno invierno. Sin embargo, solo os gustará si estáis tan locos por los viajes como nosotros. ¡Avisados quedáis!

QUÉ VER EN VEZIO EN VERANO

Un paseo por Vezio en invierno dura poco más de media hora. En resumen, se deja el coche a la entrada del casco histórico y se recorren siete u ocho calles, no más. Predominan los edificios de piedra, algunos literalmente excavados en la montaña. Como conjunto es muy bonito, aunque hay algunas casas modernas que afean un poco.

vezio-invierno-02El primer edificio a destacar sería la Iglesia de San Antonio de Abate (Chiesa di Sant’Antonio Abate), un pequeño templo que por lo visto tiene unos frescos muy interesantes en el interior. Nos lo tuvimos que creer, ya que estaba cerrado.

vezio-invierno-03Un poquito más adelante hay una zona con una fuente bajo un arco y un pequeño monumento. Es un rincón con bastante encanto, ya que está pegado al bosque, aunque si se presta atención se puede disfrutar de una bonita vista del lago.

vezio-invierno-04La ruta nos llevó a un pequeño cementerio, con lápidas de las familias ilustres de la familia. No es que sea el camposanto más espectacular del mundo, pero hay algunas lápidas adornadas con pequeños elementos escultóricos que bien merecen un vistazo.

vezio-invierno-05Y el Castillo de Vezio, principal referencia del pueblo, no se puede ver más que de lejos. Está en un parque que permanece cerrado durante todo el invierno, así que tenéis dos opciones: saltaros una valla o quedaros con las ganas. Nosotros hicimos lo segundo, ya que estaba todo lleno de cámaras y no queríamos un problema con la justicia.

vezio-invierno-06Para terminar con este pequeño repaso, nos queda recomendaros que estéis muy atentos a las panorámicas de las que se puede disfrutar desde Vezio. Los edificios pueden estar cerrados en invierno, pero las vistas bonitas están todo el año. En primer lugar, si miráis hacia abajo veréis lo mejor del Lago Como…

vezio-invierno-07…y si miráis hacia arriba disfrutaréis de las montañas nevadas. Y esto si que es una ventaja en invierno, ya que tendrá una cara tan bonita como esta:

vezio-invierno-08Lo dicho: Vezio en verano bien, en invierno mal. Más avisos no podemos hacer.

Volver a Milán y el Lago Como ’15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *