Visita guiada a Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo

Cada generación tiene sus propios lugares comunes. Y en el caso de los que estudiamos bajo el férreo yugo de la LOGSE (la ley educativa de España entre 1990 y 2006), todos hemos estudiado una y otra vez Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, los dos ejemplos más destacados del arte prerrománico en la Península Ibérica.

Por eso, ir a Oviedo y no hacer una excursión a este pequeño conjunto nos resultó imposible, sobretodo teniendo en cuenta que se tarda en llegar 10 minutos desde el centro de la ciudad. Y para que veáis lo que vimos nosotros, aquí os dejamos un artículo mostrando cómo es la visita guiada a estos dos monumentos.

santa-maria-del-naranco-1

GUÍA PARA VISITAR SANTA MARÍA DEL NARANCO Y SAN MIGUEL DE LILLO

Antes de empezar con el relato, vamos a sintetizar toda la información práctica para visitar los dos monumentos:

  • Horarios:
    • Del 1 de octubre al 31 de marzo:
      • Martes a sábado, de 10:00 a 14:30.
      • Domingo y lunes: de 10:00 a 12:30.
    • Del 1 de abril al 30 de septiembre:
      • Martes a sábado: de 9:30 a 13:00 y de 15:30 a 19:00.
      • Domingo y lunes: de 9:30 a 13:00.
  • Tarifas:
    • General: 3€
    • Reducida: 2€
    • Los lunes la entrada es gratuita
  • Dirección: Calle Enrique de Ossó 47, Parroquia de Santa María del Naranco (Oviedo).
  • Web oficial: http://www.santamariadelnaranco.blogspot.com.es/
  • Teléfono: 985212660
  • Email: prerromanico@santamariadelnaranco.es

Más allá de los datos, es interesante saber que las visitas son guiadas. Se compra la entrada en uno de los laterales de Santa María del Naranco, primero se visita este templo y después San Miguel de Lillo. La excepción es el lunes, cuando la visita es libre (aunque también gratuita).

Aparcar en Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo no es un problema, ya que hay un gran parking gratuito a los pies de ambos monumentos. Hay que andar cinco minutitos, pero el camino está perfectamente señalizado.

Además, existe un pequeño centro de interpretación que es perfecto para empezar la visita. A través de paneles explicativos y unos cuantos recursos audiovisuales se prepara el terreno para después visitar los templos.

santa-maria-del-naranco-2SANTA MARÍA DEL NARANCO

Para nosotros fue un auténtico sueño hacer esta visita. Quizá suene raro, pero lo ponemos a la altura de la primera vez que vimos la Torre Eiffel o el Coliseo de Roma. Después de haber pasado años estudiando el lugar, poder ver que todo lo que leíamos en los libros era real resultó una experiencia maravillosa. No os imagináis lo que supuso para nosotros subir la ladera del Monte Naranco y acercarnos poquito a poco a Santa María.

santa-maria-del-naranco-3Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo forman un conjunto prácticamente inseparable, como el Palacio Real de Aranjuez y sus jardines: es inconcebible la visita de uno sin el otro. Están a cien metros, aunque lo normal es empezar por Santa María ya que está antes y las entradas se compran allí.

santa-maria-del-naranco-4Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1985. Este hecho no ha evitado los problemas, ya que ambos edificios están sujetos a una difícil climatología y no reciben el mantenimiento que debieran. Incluso en 2009 se llegó a publicar que había riesgo de derrumbe, una situación es debida a la poca inversión de las autoridades encargadas de su mantenimiento.

santa-maria-del-naranco-5En cualquier caso, y centrándonos ya en lo histórico-artístico, son dos edificios plenamente representativos del prerrománico en la Península Ibérica. Su historia está llena de sombras y dudas, aunque se sabe con certeza que formaban parte de un conjunto más amplio y de que su uso religioso no siempre fue tal. De hecho, ha habido numerosas hipótesis con respecto a su utilidad: como Aula Regia o residencia del rey Ramiro I, aqune todo apunta a que Santa María del Naranco era en origen un palacio de caza. Posteriormente fue consagrada como iglesia.

santa-maria-del-naranco-6Sea como fuere, visualmente son casi un esterotipo del prerrománico: sensación de mazacote, contrafuertes por todas partes, no demasiada altura… Una maravilla. Muchas veces da la sensación de que hacen falta edificios colosales para llegar al corazón, pero nada más lejos de la realidad. Algo tan sencillo puede emocionar incluso mucho más. Especialmente teniendo en cuenta que ambos edificios fueron construidos en el siglo IX.

santa-maria-del-naranco-7La visita guiada dura una hora y media, repartida a partes iguales entre ambos templos. Se empieza con una explicación en el exterior y después se visitan las dos plantas de Santa María del Naranco. Normalmente son grupos pequeños, de unas 10-15 personas, aunque como no es posible reservar te puedes encontrar cualquier cosa.

santa-maria-del-naranco-8La experiencia es única. Aunque parezca mentira, sus reducidas dimensiones o la ausencia de mobiliario no hacen que Santa María del Naranco esté exenta de detalles. Su decoración es única, las vistas son espectaculares y si se presta atención a la guía se pueden aprender un montón de cosas.

santa-maria-del-naranco-9Por señalar un “pero”, nos dio la sensación de que tanto este edificio como San Miguel de Lillo necesitan mucho más mantenimiento. No es que los dos monumentos estén en ruinas, pero desde luego su estado podría ser muchísimo mejor. Eso por no hablar de la parte expositiva, pues con algún panel o alguna pieza se le sacaría mucho más partido.

santa-maria-del-naranco-10La parte de arriba es la que suele salir en las guías, pero la de abajo no está nada mal. Es sorprendente todo lo que se puede contar de un edificio tan sencillo, y todas las sensaciones que pueden transmitir las piedras.

Quizá si no conocíais el conjunto de antes no os parezca tan maravilloso, pero nosotros le damos un diez a la visita.

santa-maria-del-naranco-11¡Ah! Y no olvidéis que estábamos en una colina a las afueras de Oviedo. Eso se traduce en que desde allí se puede disfrutar de una panorámica impresionante de la ciudad, posiblemente la mejor en días claros.

santa-maria-del-naranco-12

SAN MIGUEL DE LILLO

Una vez se termina el recorrido por Santa María del Naranco, se va andando hasta San Miguel de Lillo. Está a solo 100 metros, por lo que no se tarda prácticamente nada. Si el primer edificio daba la sensación de mazacote, en el segundo el apelmazamiento es mayor. ¡Parece de juguete!

Aunque Santa María tiene más fama, San Miguel nos pareció mucho más intenso. En el se acentúa tanto la parte positiva como la parte negativa, con lo que se puede hablar de un interior con pinturas policromadas pero también de un estado de conservación más que pésimo.

san-miguel-de-lillo-1San Miguel de Lillo posee una gran altura, solo tiene una planta, pero las pinturas y los relieves, fundamentalmente de las jambas de la puerta principal, hacen que se esté más o menos el mismo tiempo. Destaca también la escasez de aperturas en por muros, propio del arte de esta época. Las pocas que hay son ventanas geminadas con celosías y algún que otro rosetón calado.

Originalmente era una basílica de tres naves, pero entre los siglos XIII y XIV sufrió ruina y solo se conserva un tercio. Aun así, eso no es óbice para disfrutar de uno de los edificios más representativos del arte asturiano e ibérico.

san-miguel-de-lillo-3 Nos gustaría enseñaros mucho más, pero lamentablemente no dejan hacer fotografías del interior. Por ello, nos toca quedarnos con las poquitas imágenes que hay en internet del recinto y recomendaros encarecidamente la visita. Os aseguramos que no os decepcionará.

san-miguel-de-lillo-3Volver a TBM Gijón ’14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *