Visita al Monasterio de Yuste

Lugar mitiquísimo a nivel internacional pero con menos reconocimiento del que debiera tener en España, una visita a la Comarca de la Vera nunca estará completa sin ir al Monasterio de Yuste. El conjunto, célebre por ser el lugar que escogió Carlos I para retirarse, ofrece al viajero un monasterio alejado del mundanal ruido y una casa-palacio con las últimas posesiones del emperador.

Llevábamos mucho tiempo querer hacer esta visita, por lo que fue la principal prioridad de este nuevo viaje por Extremadura (después, obviamente, de la gran boda de nuestra amiga Sofía). Por eso fue el primer sitio al que fuimos nada más bajarnos del coche, ya que no queríamos perdérsnoslo por nada del mundo. En este post os enseñamos cómo fue la experiencia y qué se puede encontrar en uno de los conjuntos arquitectónicos más destacados de España.

monasterio-de-yuste-01

CÓMO VISITAR EL MONASTERIO DE YUSTE

El acceso al Monasterio de Yuste, cuyo nombre completo es Monasterio de San Jerónimo de Yuste, resulta relativamente sencillo: únicamente hay que ir hasta el pueblo de Cuacos de Yuste y subir por una carreterilla bien señalizada. De camino (o a la vuelta) no hay que olvidar parar en el Cementerio Alemán de Cuacos de Yuste, una pasada y toda una rareza en la Península Ibérica.

Llegamos a eso de las cuatro o las cinco y dejamos el coche en el aparcamiento de tierra que hay justo delante. Nada más entrar nos llevamos el primer palo: 9€ por persona. Es increíble lo carísimas que son las entradas a casi todos los recintos de Patrimonio Nacional, así lo que consiguen es que el público familiar no pueda permitirse ir a conocer sitios así. El segundo inconveniente fue que solo dejan hacer fotos en unas poquitas estancias, así que no vamos a poder enseñaros todo lo que vimos.

monasterio-de-yuste-02Sin embargo, fueron los dos únicos problemas, pues a partir de ahí todo fue miel sobre hojuelas. El Monasterio de Yuste es una joya arquitectónica: se trata de un monasterio de comienzos del siglo XV patrocinado por Don Fernando, el hermano del rey de Enrique III. Esto se traduce en que no escatimarn en gastos y cada una de sus estancias es más bonita que la anterior. Si a eso se le suma que a mediados del siglo XVI Carlos I eligió este lugar para retirarse, construyendo el famoso Cuarto Real, la visita resulta obligada para conocer la historia de nuestro país y de todo el continente.

Hay visitas guiadas, pero hicimos el recorrido por libre. Así, vimos sus dos claustros (uno gótico y otro renacentista), la iglesia de una sola nave y las diferentes estancias de la vivienda de Carlos V. Hay poquitos paneles informativos, práctica habitual para “forzarte” a alquilar una audioguía, pero suficientes para entender la importancia de cada espacio.

monasterio-de-yuste-03Aunque los siglos XIX y XX fueron bastante negativos para la conservación del conjunto, hoy en día está en un estado espectacular. No solo es Patrimonio Nacional de España, sino que desde 2013 está integrado en la red de Patrimonio Europeo, lo cual implica superar unos duros criterios de conservación cada seis años.

El edificio está bien desde el punto de vista arquitectónico, histórico y decorativo. Se exponen en casi todas las estancias un montón de objetos representativos para entender como era la vida de los jerónmos en el monasterio y cómo fueron los últimos días de Carlos I de España y “V de Alemania” (realmente lo correcto sería decir V del Sacro Imperio Romano Germánico).

monasterio-de-yuste-04A simple vista puede parecer un lugar sencillo y propicio para el recogimiento, pero realmente se trata de un sitio espectacular: clima agradable, vistas de esas que hay que frotarse los ojos, terreno muy trabajado… Carlos I fue allí con más de 100 sirvientes, así que no hay que imaginar (por mucho que se suela transmitir esa idea) unos últimos días modestos.

Por cierto, el Monasterio de Yuste está marcado a fuego en el mapa de todo cervecero que se precie, ya que aquí se ha elaborado hasta hace bien poquito una receta de cerveza con mucha fama. Fue traída de Flandes para adaptarse a los gustos del emperador, y aunque hoy se sigue comercializando con el nombre de Legado de Yuste (en Mercadona mismo la venden) el método de fabricación se ha modernizado completamente.

monasterio-de-yuste-05Patios, claustros, exteriores, horizontes, silencios… Nuestra opinión sobre el Monasterio de Yuste, salvo por los dos inconvenientes del principio, no puede ser más positiva. Lo pasamos realmente bien y disfrutamos de un lugar que, como después hemos comprobado, no ha visitado tanta gente como debiera.

Os recomendamos pasar por aquí, tanto si estáis en la Comarca de la Vera como si supone hacer un desplazamiento expresamente, ya que es uno de los conjuntos histórico-artísticos más importantes de toda España. Merece la pena.

monasterio-de-yuste-06INFORMACIÓN PRÁCTICA

Para terminar, aquí van unos cuantos datos para preparar la visita al Monasterio de Yuste. Esperamos que os sirvan:

  • Horario:
    • de invierno (octubre – marzo): martes a domingo de 10:00 a 18:00.
    • de verano (abril – septiembre): martes a domingo de 10:00 a 20:00.
  • Precio:
    • General: 9€
    • Reducida: 4€

monasterio-de-yuste-07Volver a Comarca de la Vera ’14

3 pensamientos en “Visita al Monasterio de Yuste

  1. Pingback: El Monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas (Burgos) | www.eduyeriviajes.com

  2. A MI ME ENCANTÓ, ME IMAGINABA AQUELLA EPOCA
    Y CADA RINCON ME GUSTABA MAS QUE EL ANTERIOR…EL PRECIO SI ME PARECIÓ EXCESIVO…
    LUGAR PARA NO OLVIDAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *