Casablanca y Rabat ’10

Marruecos es un país al que siempre gusta volver. Es imposible no hacer referencia a tópicos como “tan cerca pero tan lejos”, pero parece increíble que a sólo dos horas de avión aguarde un mundo tan diferente al nuestro. Por eso, al tener pocas oportunidades para viajar en 2010 decidimos hacer una pequeña escapada que rompiese por completo con la rutina: Marruecos era el sitio perfecto, mientras que Casablanca y Rabat se convirtieron en dos buenas excusas para seguir descubriendo un lugar que nos encanta.

Capítulo I: Información práctica
Capítulo II: De nuevo en Marruecos (día 1)
Capítulo III: Rabat a fondo (día 2)
Capítulo IV: Casablanca y vuelta a casa (día 3)

Cotenido relacionado: