Viajar a Marruecos en Ramadán

Nuestro cuarto viaje a Marruecos ha estado marcado por el cuarto pilar del Islam: el Ramadán. Por primera vez hemos visitado el país vecino en el mes más especial para los musulmanes, durante el que la mayoría de la población está obligada a ayunar. ¿En qué afecta eso al viajero? ¿Está obligado a cumplir dichos preceptos? ¿Hay que tener precauciones con algún asunto concreto? Para contestar a todas esas preguntas, basándonos en lo que hemos visto por tierras alauís, aquí va esta guía para viajar a Marruecos en Ramadán. ¡Abajo los tópicos!

marruecos-ramadan-1

QUÉ ES EL RAMADÁN

Empecemos con una pequeña introducción. El Ramadán es estrictamente el noveno mes del calendario islámico. Sin embargo, los no musulmanes lo suelen confundir con el sawm, uno de los cinco pilares del Islam. Este precepto señala que durante el noveno mes del año islámico hay que ayunar (además de otras muchas cuestiones). Así, constantemente se utiliza la palabra para referirse al ayuno y no al mes en sí mismo.

Los musulmanes no calculan los años por los ciclos solares, como en occidente, sino que utilizan ciclos lunares. Por ello, la fecha del Ramadán va cambiando respecto al calendario gregoriano (el que se utiliza en países occidentales). Más o menos se produce cada 11 meses y medio, por lo que si un año cae en noviembre al siguiente lo más normal es que caiga en octubre.

Este es un artículo enfocado al turismo, así que no vamos a ir más allá en las explicaciones sobre el Ramadán. Simplemente queremos incidir en que el ayuno desde la salida del sol hasta su puesta es lo más representativo para un no musulmán, pero el tema va mucho más allá: reflexión, generosidad, rezos…

HACER TURISMO EN RAMADÁN

¿Y qué pasa porque sea Ramadán? ¿Hay que dejar de ir a un país de mayoría musulmana en ese mes? Nada más lejos de la realidad: se puede viajar a países islámicos durante el Ramadán con total tranquilidad. Simplemente encontraremos algunas diferencias.

En primer lugar hay que hablar del iftar (en Marruecos lo hemos visto como ftour). Se trata de la comida nocturna con la que se rompe el ayuno. Tiene lugar nada más ponerse el sol y en ese momento el país se paraliza: todo el mundo deja de sus actividades y se pone a comer. A nosotros hemos tenido ocasión de comprobar cómo es este ritual en varias ocasiones. El primer día en un autobús entre Marrakech y Agadir, al dar las ocho menos cuarto, pararon durante una hora para comer. También hicimos un trekking en camello al atardecer y cuando se puso el sol pararon a comer, mientras todos los turistas esperábamos encima del camello.

Más allá de eso, no hay demasiadas diferencias en los horarios. Dado que Marruecos es un país cuya economía se basa fundamentalmente en el turismo, en la mayoría de ciudades apenas hay modificaciones: los comercios y los restaurantes abrirán durante todo el día. Sin embargo, cuanto más alejado del circuito turístico esté el pueblo, más fácil será encontrar sitios abiertos o con horarios especiales. Lo más típico es que abran por la mañana, cierren a la tarde y abran de nuevo a la noche.

Importante: si cae en verano, en Marruecos se cambia la hora para hacer el Ramadán más llevadero. Normalmente hay una hora menos allí que en España, pero pueden ser dos si el Ramadán se celebra en los meses cálidos del año.

marruecos-ramadan-1

Sin duda, hay una norma básica para los turistas: ser respetuoso con las personas que están en Ramadán. No pueden comer, beber ni fumar, por lo que son cosas que habría que hacer con sentido común. Si estás a 45º nadie os va a regañar por sacar una botellita y beber agua, pero desde luego no hay que alardear de ello. Si se puede, es mejor comer en sitios cerrados antes que un bocata en medio de la plaza.

ANTES Y DESPUÉS DEL IFTAR

Hay dos momentos tremendamente especiales durante el Ramadán: uno bueno y otro no tan bueno. Y ambos tienen en común que están junto al iftar (o ftour), la comida con la que rompen el ayuno.

Empezando por lo positivo, hay que hablar de las noches en Ramadán. Un par de horas después de la puesta de sol, las calles están más animadas que en ningún otro momento del año. Todo el mundo sale más feliz que nunca, con ganas de pasear, hablar con la gente y disfrutar tras un largo día de ayuno.

Sin embargo, una hora antes de que termine el ayuno el ambiente está bastante tenso. No hace falta que os escondáis en el hotel, pero desde luego conviene ir con ojo: en las calles hay poquita gente (la mayoría está ya reunida con familia y amigos a la espera de romper el ayuno), la gente conduce deprisa y no suelen estar de buen humor. Por ejemplo, si estáis regateando en un zoco, seguramente el vendedor tenga menos paciencia de lo habitual o puedes encontrarte con algunas peleas.

TURISMO Y RAMADÁN, ALGO DIGNO DE VER

Nuestra conclusión final es que el Ramadán no es un inconveniente, sino un aliciente. El mundo musulmán se muestra de una manera muy especial durante ese mes: más auténtico y espiritual por el día, más animado y divertido por la noche.

marruecos-ramadan-1

Quizá desde el punto de vista viajero tenga algunos inconvenientes, como encontrar comercios cerrados o que todo se paralice durante la cena, pero igualmente son cosas que le dan encanto a Marruecos. Hay muchas maneras de conocer este país: sus inolvidables playas, el trasiego de Marrakech, la opulenta Rabat… A todas ellas hay que añadirles el Ramadán, pues durante el noveno mes del calendario musulmán el país se vuelve aún más intenso. ¡Os gustará!

MÁS INFORMACIÓN SOBRE MARRUECOS

4 pensamientos en “Viajar a Marruecos en Ramadán

  1. Buenas!!!

    Nosotros justo hace un año también fuimos a Marrakech en Ramadán. También notamos muchas de las cosas que comentáis como por ejemplo cuando la ciudad se para para comer. Notamos bastante desgana y mal humor en mucha gente, sobretodo en el zoco.

    Nos vemos!

    • Hola pareja! ^^

      La verdad es que a los mercaderes del zoco, sobretodo a última hora, les daba bastante pereza entrar en laaargos regateos. Eso sí, para nosotros no fue un problema, ya que aprovechamos para conseguir mejores precios de lo habitual 😛

      Un abrazo!

  2. Pingback: Madrid – Marrakech – Agadir | www.eduyeriviajes.com

  3. Pingback: La playa de Agadir | www.eduyeriviajes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *