Vevey: la ciudad del tenedor gigante

Si por algo es conocida Vevey, tanto para los suizos como para los foráneos, es por su tranquilidad. Es uno de esos lugares que desde tiempos inmemoriales se ha erigido como sitio para descansar, incluso para retirarse. Ya lo hicieron intelectuales famosos como Chaplin o Hemingway, además de una larga lista de multimillonarios que acuden a la ciudad en busca de sus calles tranquilas, sus aguas cristalinas y su buena oferta cultural. Y es que en Vevey, por pequeñita que sea, es difícil aburrirse.

En este artículo os vamos a enseñar qué ver en Vevey, tras haber realizado una visita de medio día. Fue tiempo más que suficiente para recorrer su casco histórico, visitar algunos museos y pasear junto al Lago Lemán, donde se encuentra uno de sus símbolos modernos: un curioso tenedor gigante.

vevey-01

LA GRANDE PLACE DE VEVEY

Aunque el punto de partida de toda visita a Vevey es la estación de tren, que está al norte del casco histórico, se hace inevitable empezar a hincarle el diente a la ciudad por la Grande Place. Está a cinco minutos andando desde la estación, y en ella hay atractivos tan importantes como el Castillo o el Museo Suizo de la Cámara Fotográfica. Pero vayamos por partes.

Llegando a la Grande Place desde la estación, lo primero que veremos será la torre de un iglesia. Pues bien, hay que ir para allá por dos motivos: que en el edificio está la Oficina de Turismo de Vevey, donde podemos obtener un mapa incluso aunque esté cerrada; y que en sus soportales ponen mercadillos de antigüedades algunos días del mes.

vevey-02La Grande Place es un espacio enorme, rodeado de edificios históricos de muy alta factura. Sin embargo, no luce todo lo que debiera ya que en la actualidad es un gran aparcamiento. Una auténtica pena, el día en que echen a los coches de allí se podrá hablar de una de las plazas mayores más bonitas de Suiza.

Mientras tanto, hay que conformarse con esquivar coches (el parking es realmente transitado) e ir bordeando para ver los edificios de interés. El primero al que nos acercamos fue al Castillo de l’Aile, una construcción de la primera mitad del siglo XIX que desde su origen ha pertenecido a la gente poderosa de la ciudad. Cuando fuimos estaba cerrado por reformas, no para musealizarlo sino para convertirlo en un hotel de lujo.

vevey-03La Grande Place, como ya hemos dicho, está llena de edificios interesantes. No solo son muy bonitos, sino que en muchos casos albergan tiendas y restaurantes. Por eso, conviene rodear la plaza por completo, que seguro que se encuentran algunas sorpresas.

vevey-04Uno de esos edificios es, en la actualidad, el Museo Suizo de la Cámara Fotográfica (Musée Suisse de l’Appareil Photographique), reconocido internacionalmente como una de las mejores colecciones de cámaras fotográficas y elementos afines. Aunque pudiera parecer una institución reservada únicamente a los locos de la fotografía, la verdad es que puede ser visitada por cualquier tipo de público. De hecho, nosotros no somos especialmente amigos de hacer fotos y sin embargo lo pasamos en grande.

vevey-05El éxito del museo radica en la variedad de su exposición, pues hace un recorrido desde los orígenes hasta la época moderna. Pese a su nombre, no se trata de ver cámaras de fotos sin más: enseña cómo fue la invención, cómo se revelaban las fotos, cómo son los procesos digitales… Está enfocado a todos los públicos, contando con un montón de elementos interactivos muy interesantes. Hay incluso zonas para hacerse fotos con retoque, que llegan automáticamente a tu email.

Lo dicho: un gran museo. Merece la pena, además no es de los museos más caros de Suiza: “solo” 9 francos por persona.

vevey-06PASEAR JUNTO AL LAGO LEMÁN EN VEVEY

Una vez exploramos la plaza a tope, salimos por uno de sus extremos (mirando al lago hacia la izquierda) para pasear por la Quai Perdonnet, el paseo que transcurre junto al Lago Lemán. Imaginad un paseo marítimo, solo que junto a estas preciosas y tranquilas aguas suizas.

Es bastante largo y cuenta con un montón de atractivos, como la famosa escultura de Charlie Chaplin o varios museos. Ir a Vevey y no dejarse caer por aquí sería un crimen.

vevey-07

Aunque es el más alejado respecto a la plaza, empezamos por el Museo Histórico de Vevey (Musée Historique de Vevey), que a su vez comparte sede con el Museo de la Cofradía de los Viñadores (Musée de la Confrérie des Vignerons). Es uno de los pocos museos gratuitos que vimos en Suiza, así que es una visita más que recomendable para gente con poco presupuesto.

vevey-08El museo nos encantó, explica la historia de la ciudad y su estrecha relación con los viñedos. No en vano, los caldos que se producen en los alrededores de Vevey son algunos de los más reconocidos de Suiza, incluso del centro de Europa.

Hay documentos, piezas de artes decorativas, reconstrucciones e incluso vídeos. Pese a ser un museo tirando a modesto, cuenta con un montón de posibilidades y tiene ese sabor añejo propio de los museos municipales. Nos gustó mucho.

vevey-09En la misma calle, pero más cerca de la plaza, está el Alimentarium, el Museo de la Alimentación auspiciado por Nestlé. No en vano, la popular compañía tiene sus orígenes y su sede en Vevey, estando claramente relacionada con el desarrollo económico de la ciudad. Aunque cuesta 12 francos por persona, es un museo que realmente merece la pena: la exposición permanente es espectacular, tiene un montón de máquinas interactivas, hacen actividades todo el año… Muy muy interesante, sobretodo viajando con niños pequeños.

vevey-10Por cierto, antes de entrar al museo no os olvidéis de acercaros al Tenedor Gigante que hay clavado en el agua. Aunque fue inaugurado en 2009, lleva allí desde 1995 y es una de las principales atracciones de la ciudad. Este tenedor de 8 metros fue diseñado por Jean-Pierre Zaugg, un escultor suizo que quiso conmemorar el décimo aniversario del Alimentarium. Y al lado está la Estatua de Charlie Chaplin, también muy fotografiada por los viajeros.

vevey-11

El museo, como ya hemos dicho, es una pasada. Si queréis saber cómo se ha comido a lo largo de la historia y cómo se come hoy en diferentes partes del mundo, este es vuestro sitio. ¡Ah! Y no os olvidéis de la parte interactiva. Para que os hagáis una idea de lo que se puede encontrar, tienen máquinas para poner a prueba el sentido del gusto, de las cuales salen chocolates de distintos tipos y tienes que adivinar si son más o menos amargos. Las máquinas son gratis, así que se pueden probar tantas veces como se desee.

vevey-12LA VIEILLE VILLE POR LA NOCHE

Cuando fuimos a Vevey estaba lloviendo muchísimo, hasta el punto de que la cámara de fotos se nos estropeó (lección aprendida, la próxima vez la protegeremos mejor de la lluvia). Por eso, nos centramos mucho en los museos. A la noche llovía bastante menos, así que aprovechamos para dar un breve paseo por el casco histórico (ciudad vieja o vieille ville).

Saber qué calles pertenecen al centro histórico es muy sencillo, ya que las calles de los alrededores están delimitadas por unos letreros de hierro muy llamativos. Hay tres o cuatro edificios que destacan por encima del resto, aunque a nosotros el que más nos gustó fue la Torre de San Juan (Tour de St. Jean).

vevey-13

Dentro de que Suiza es un país bastante caro, el casco histórico de Vevey tiene una oferta gastronómica muy numerosa, lo cual necesariamente se traduce en precios ligeramente más sensibles que en otras ciudades (si se sabe buscar bien). En cualquier caso, todo caro en comparación con la economía del español medio.

Aun así, merece la pena dar un paseo por el casco histórico, perderse por sus preciosas calles y disfrutar de Vevey. Nosotros lo hicimos y solo podemos hacer una cosa: recomendárselo a todo el mundo.

vevey-14Volver a Suiza ’14

4 pensamientos en “Vevey: la ciudad del tenedor gigante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *