Van Dick, la calle para tapear en Salamanca

No lo podemos negar: lo primero que hacemos al preparar una escapada por España es preguntar dónde está la correspondiente zona de tapas de la ciudad que vamos a visitar. Y en el caso de Salamanca, todo el mundo nos habló de la Calle de Van Dick. Ubicada al norte del casco histórico, nos habían dicho que en ella se pueden encontrar los que posiblemente sean los bares más baratos de Salamanca.

Con todas esas indicaciones… ¿Cómo no pasarse por allí? Pues eso fue lo que hicimos, dejarnos caer por esos lares y hacer una divertida ruta de la tapa salmantina. Si quieres saber dónde está la Calle Van Dick, cómo son los bares que hay por allí y qué tapas sirven en ellos, sigue leyendo, porque prometemos un artícullo lleno de sabor.

tapear-van-dyck-salamanca-01

TODO LO QUE HAY QUE SABER SOBRE LA CALLE VAN DICK

Antes de meternos de lleno en bares y tapas de Salamanca, unas cuantas indicaciones sobre la Calle Van Dick. Lo primero es hablar de su ubicación, ya que es bastante atípica si se compara con otras zonas de tapeo castellanas. Y es que Van Dick está algo alejada del casco histórico, como a quince minutos caminando desde la Plaza Mayor. El recorrido es más que sencillo, solo hay que subir por la Calle Zamora y después un tramo del Paseo del Doctor Torres Villarroel. Sin embargo, hay que reconocer que puede dar un poco de pereza ir hasta allí.

Una vez se llega a la Calle Van Dick, las primeras sensaciones son confusas, pues en apariencia es un lugar convencional: no hay una cantidad de bares excesivamente grande y el sitio no tiene ningún encanto. ¿Por qué ir hasta allí entonces? Porque son los bares más baratitos de la ciudad, porque sus tapas son bastante variadas y por el ambiente, ya que por las noches siempre está hasta arribas de erasmus.

tapear-van-dyck-salamanca-02En sus diez o doce bares predomina, por encima de todo, la sencillez. Pensando en otras capitales de provincia, se parecería más al barrio húmedo de León que a las elaboradas tapas de Valladolid. Y por si esa no fuera suficiente referencia, algunos ejemplos: patatas bravas, tostas de lomo y jamón a la plancha, pollo con membrillo… No es precisamente comida fusión, pero ni falta que hace para disfrutar de buenos momentos gastronómicos.

Tienen algunos elementos en común. Por ejemplo, en todos los que visitamos tenían en las mesas papeles con la carta y bolis, al estilo de los 100 Montaditos: apuntando lo que se quiere pedir y tu nombre, para que te avisen cuando esté listo. Los precios son más o menos iguales (dos refrescos más dos tapas, unos 6-7€). ¡Ah! Y también en todos los sitios eran muy amables, algo que siempre hay que destacar.

LOS MEJORES BARES DE LA CALLE VAN DYCK

Bueno, no vamos a ser tan categóricos, ya que evidentemente no pudimos conocerlos todos en una sola sesión de tapeo. Sin embargo, si que vamos a hablaros de los dos establecimientos que más nos gustaron: dos locales a los que si vais solo comeréis cosas ricas.

El primero de ellos es El Asador de Van Dyck, curiosamente el más alejado del inicio de la calle. Es famoso sobretodo por sus tostas, las cuales tienen un precio más que razonable (1,50 € la unidad). El local no es demasiado grande, algo que va en la línea de toda la calle Van Dick: establecimientos chiquititos, pero muy diferentes unos de otros.

tapear-van-dyck-salamanca-03En El Asador de Van Dyck probamos dos tostas: una de farinato con miel y otra de solomillo con salsa de ajo. Las dos estaban muy buenas, pero queremos destacar especialmente la primera ya que el farinato es uno de esos productos típicos que hay que probar antes de irse de Salamanca. Se trata de un embutido formado por manteca de cerdo, cebolla y miga de pan, además de un buen puñado de especias. Normalmente se come frito en rebanadas, solo o acompañado de algo. En este caso, la miel le iba como anillo al dedo.

Aparte de las tostas tienen montaditos. Nosotros no nos animamos, ya que preferíamos conocer varios bares de Van Dick, pero en las mesas de al lado pidieron algunos y estaban bastante bien de tamaño.

tapear-van-dyck-salamanca-04

La otra recomendación es el Mesón El Minutejo, cuyo nombre viene dado por la tapa estrella del establecimiento. Allí, un minutejo es algo tan rico como lomo, jamón y queso a la plancha, cuyos sabores se funden en una pulguita. ¡Delicioso! Puede parecer sencillo, pero os aseguramos que es imposible comerse solo uno. También probamos una tosta de pechuga de pollo con queso filadelfia y membrillo, bastante más suave aunque igualmente irresistible.

La variedad de tostas y montados es digna de mención. También cuesta 1,50 € la unidad, no sabemos si será el precio en toda la calle pero desde luego coincide con El Asador de Van Dyck.

tapear-van-dyck-salamanca-08Probamos otros establecimientos, algunos con bastante fama como El Tenderete. Sin embargo, no nos convencieron tanto como El Asador de Van Dyck y El Minutejo.

CONCLUSIONES A UNA RUTA DE LA TAPA SALMANTINA

Aunque Salamanca es la ciudad Erasmus por excelencia en España, no es tan barata como pudiera parecer. El centro está lleno de “restaurantes para guiris”, de esos en los que te cobran 15 € por un menú compuesto por macarrones y escalopes. Cuesta encontrar establecimientos con una buena calidad/precio, y por eso a veces es más sencillo caminar un rato e ir a tiro hecho, a un lugar tan característico como la Calle Van Dyck.

Quizá no sea la zona de tapeo que más nos haya impresionado de Castilla y León, pero desde luego es un lugar más que recomendable. El Jamón (si, lo hemos puesto con mayúsculas) o productos típicos como el farinato son motivos más que suficientes para acercarse por allí.

Así que ya sabéis, si queréis gozar de una bonita ruta de la tapa en Salamanca, la Calle Van Dyck es el lugar indicado.

Volver a Salamanca ’15

2 pensamientos en “Van Dick, la calle para tapear en Salamanca

  1. Me ha sorprendido en tu artículo que digas que en la c/ Van Dick hay “10 ó 12 bares”…
    Será por m2!!!
    Debe haber + de 100….y me puedo quedar corto …contando con las calles adyacentes ..

    • Desafortunadamente, sólo pudimos estar allí un ratejo, el tiempo justo para comer, y no pudimos investigar más. Tomamos nota par ala próxima vez y a nuestros lectores les vendrá estupendamente bien esta información. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *