Valladolid ’13 – Capítulo I: Información práctica

Hacía tiempo que queríamos retomar nuestras incursiones viajeras por la Península. 2012 fue un año muy fructífero en el extranjero, pues pudimos conocer la capital de Alemania, nos ensimismó el exotismo de Estambul, hicimos una ruta por el Sur de Benelux, nos reencontramos con París, volamos hasta Manchester y Liverpool, disfrutamos un fin de semana en Oporto, cruzamos el charco para visitar Nueva York y para finalizar el año nada mejor que viajar al pasado con las maravillosas ciudades de Grecia continental. Pero por España, poquita cosa.

El inicio de 2013 no se presentaba con grandes expectativas viajeras, hasta que recibimos una invitación por parte de la Sociedad Mixta para la Promoción del Turismo de Valladolid y la Oficina de Enoturismo para conocer una de las provincias castellano-leonesas más bonitas que existen. Siempre se suele hablar de Segovia, Ávila o Burgos, pero Valladolid no tiene nada que envidiar a aquéllas. Patrimonio, gastronomía, cultura, vino, turismo rural… todo eso y mucho más. Así pues, antes de comenzar el relato de este blogtrip denominado #saboreavalladolid, hemos recogido en esta información práctica algunos datos necesarios para vuestro viaje a tierras vallisoletanas.

CÓMO LLEGAR

En pleno centro de Castilla y León se halla la popularmente llamada Pucela. Este hecho ha permitido que se establezca una buena red de comunicaciones con respecto a otras provincias y comunidades cercanas, siendo Madrid una de ellas. Sólo doscientos kilómetros separan la capital de España con Valladolid, por lo que la distancia no es una excusa para no visitar esta hermosa ciudad. El coche, el autobús o el tren son algunos de los medios de transporte más utilizados para desplazarnos hasta allí.

La opción más cómoda y rápida es el tren. La frecuencia es muy buena pues desde las siete de la mañana y hasta diez de la noche salen constantemente trenes, ya sea Alvia, Avant o AVE, hacia la estación decimonónica de Campo Grande. Además la duración del trayecto desde Madrid se encuentra en torno a una hora, por lo que en menos de lo que canta un gallo te plantas en Valladolid.

Por otro lado, teniendo en cuenta que el precio de los billetes -sólo ida- suele estar entre los 20 € y los 30 € (dinero que quizá no se ajuste a todos los presupuestos) y que hay algunas provincias que no están muy bien comunicadas con Pucela, el coche o el autobús se plantean como otras buenas alternativas al ferrocarril. Compañías como Alsa o Avanza Bus conectan las principales capitales de provincia y pueblos de alrededores con Valladolid por tan sólo 30 € i/v, aunque no te permite tanta libertad como desplazarte con  vehículo propio.

ALOJAMIENTO

Valladolid, tanto provincia como ciudad, poseen una oferta hotelera considerable. Para los más urbanitas recomendamos sin duda alojarse en la antigua capital del imperio español en tiempos de Felipe III, pues podréis encontrar numerosos e interesantes planes nocturnos, tal y como veréis en este diario de viaje. Por el contrario, si lo que buscáis es relajación y paz nada como desplazaros a las pequeñas poblaciones de alrededor y disfrutar de la vida rural.

Nosotros tuvimos la oportunidad de conocer algunos de los alojamientos más interesantes de Valladolid. El primero de ellos fue el Hotel AC Palacio de Santa Ana, nuestro hogar por unos días. Fue un antiguo convento del siglo XVII perteneciente a la orden de los Jerónimos que se ha convertido en uno de los referentes de Valladolid. Este hotel de cinco estrellas a tan sólo 10 minutos en coche del centro, se encuentra en un marco incomparable: junto al río Pisuerga ofrece numerosas comodidades y servicios para todos sus huéspedes. Uno de sus puntos a favor es que, a pesar de ser un edificio histórico, prácticamente todo el hotel está adaptado para personas con movilidad reducida.

Las habitaciones son muy amplias, equipadas con televisión, calefacción y aire acondicionado, baño privado, minibar, teléfono… Además cuenta con piscina cubierta y baño turco en la que relajarte tras tu visita a Valladolid y un pequeño gimnasio para los más deportistas. Una de nuestras zonas favoritas es el maravilloso claustro cubierto, zona de encuentro y lugar donde se halla el restaurante “Los Jerónimos”.

Por otro lado y como hemos dicho anteriormente, si lo que buscáis es paz y relajación os proponemos dos alojamientos que sin duda os harán la boca agua.

En primer lugar en Cubillas de Santa Marta se halla el Complejo Enoturístico Santamaría. Allí, además de conocer estas entrañables bodegas familiares, nos proponen dos tipos de alojamiento rural. Si habéis decidido ir en grupo, la casa rural El Cordonero es la vuestra. Por el contrario, si viajáis en pareja o en familia, el hotel rural Trascasas ofrece habitaciones ambientadas en los diversos tipos de uva y vino del lugar.

Finalmente, otro alojamiento con encanto e historia es Concejo Hospedería, en Valoria la Buena. Ubicado en una antigua hospedería, fue más tarde castillo de los Templarios  para convertirse posteriormente en palacio. El devenir del tiempo no pasó en vano, pero sus actuales propietarios han puesto todo su cariño y su alma en restaurarlo y convertirlo en un hotel-restaurante de primera. Además, podríamos decir que es un pequeño museo, pues se conservan muchos de los muebles y objetos de sus antepasados. Sin lugar a dudas, merece la pena hospedarse en un lugar como este.

TRANSPORTE

Para conocer bien una ciudad y sus alrededores es necesario moverse. Valladolid capital es una ciudad donde las distancias son cortas en comparación con Madrid. Su centro histórico se puede recorrer perfectamente andando, por lo que no es necesario utilizar el transporte público para desplazarse de un punto de interés turístico a otro. Aún así, para ir más cómodos, el autobús turístico ofrece una buena panorámica de Pucela.

Sin embargo, si se quiere conocer a fondo la provincia para desplazarnos a las ciudades de renombre como Peñafiel o visitar las fantásticas bodegas de las cinco denominaciones de origen no hay más remedio que utilizar transporte privado. Si has ido en coche no hay más que seguir las diversas propuestas de rutas que ofrece la Oficina de Turismo o bien crearte una a tu medida a partir de ellas. Eso sí, tened cuidado con entusiasmaros en las catas de vino pues ya conocéis el lema: “Si bebes, no conduzcas”.

Si por el contrario, has llegado a Valladolid en tren o autobús, no dispones de coche propio y quieres disfrutar del enoturismo os proponemos alquilar algún vehículo o microbús (en el caso de que seáis un grupo) con conductor. No hay nada más cómodo y fácil para realizar las visitas que decidáis realizar.

COMIDA

La gastronomía vallisoletana es una de las mejores de España. Presenta una variedad y calidad incomparables, y nosotros tuvimos la oportunidad de probarla. Si hay algo que caracteriza a Pucela son  los bares y restaurantes en los que tomarte un vinito con una buena tapa. Os recomendamos las zonas de las Plazas de San Miguel, San Pablo y Plaza Mayor y alrededores.

En concreto, hicimos una pequeña ruta por los restaurantes Ángela, La Criolla, Taberna Wabi-Sabi y en Los Zagales para degustar los mejores pinchos y tapas -participantes y ganadores- del Concurso Nacional que se celebra todos los años en esta ciudad. En 2013 tendrá lugar la IX edición, ¿quién será el ganador?

Además de todo ello, en Valladolid tienes la oportunidad de conocer algunos de los mejores chefs de nuestro país. Alberto Soto en el restaurante Cepa 21 nos deleita con una cocina creativa a la vez que tradicional, el restaurante El Sueño del General de Concejo Hospedería cuenta con Jorge Gómez cuyos platos harán que te chupes los dedos, puedes saborear deliciosos pinchos  creados por Francisco Martínez –La Criolla quien puede presumir de haber dado de comer a nuestros deportistas olímpicos desde 1996, y por supuesto no nos olvidemos de los hermanos Antonio y Javier González, propietarios de Los Zagales y junto con Mariola López de la Taberna Wabi-Sabi que además son los ganadores de numerosos concursos nacionales e internacionales. Así que, no tienes excusa para no disfrutar de otros muchos platos además del típico lechazo vallisoletano.

 

VINO

Un lugar como Valladolid necesita un apartado específico para hablar de sus vinos. Esta provincia castellano-leonesa, gracias a su entorno privilegiado, cuenta con nada menos que ¡cinco vinos Denominación de Origen! Sin lugar a dudas el más conocido es el Ribera del Duero. En torno a este río han ido creciendo grandes viñedos y bodegas tradicionales tales como Viña Mayor, Protos, Dehesa de los Canónigos… o la más reciente y novedosa Cepa 21. En pleno centro de Castilla y Valladolid se encuentra la Denominación de Origen Rueda. Sus cerca de 40 bodegas, siendo una de las más destacadas el Grupo Yllera, ocupan una zona de 7.800 hectáreas dedicadas, en su mayoría, al cultivo de la variedad Verdejo.

 

Por el contrario Cigales se expande por la zona norte y en concreto se sitúa en los márgenes del río Pisuerga. Con la reciente publicación del reglamento de Denominación de Origen (29-09-2011 BOCYL) se han abierto las puertas a la elaboración de vinos blancos, espumosos y dulces, caldos que se pueden degustar en bodegas Santamaría o en Concejo Hospedería. La región oeste de la provincia de Valladolid acoge la Denominación de Origen Toro. Caracterizada por sus tintos “jóvenes”, “crianzas”, “reservas” y “grandes reservas”, también se pueden encontrar importantes vinos blancos y rosados realizados en bodegas como las de Elías Mora. Finalmente Tierras de León se halla ubicado al norte de la provincia. Su caldos elaborados a partir de la variedad Prieto-Picudo son los más característicos.

Así pues y teniendo en cuenta todo esto, el enoturismo se ha convertido en una de las principales actividades de Valladolid. La posibilidad de conocer de primera mano la elaboración del vino, visitar los viñedos, las bodegas, comer en alguno de sus restaurantes, asistir a catas…

Otro hecho a tener en cuenta es la posibilidad de realizar enoturismo urbano. ¿En qué consiste? Para todos aquellos que no tienen la oportunidad de desplazarse a las diferentes bodegas que hemos citado, algunos locales como Señorita Malauva, nos proponen experimentar esas mismas sensaciones de forma divertida y sin salir de la ciudad de Valladolid.

En definitiva, ir a Pucela es poder sumergirte en este maravilloso mundo vitivinícola cuyos orígenes son tan antiguos como los hombres del Neolítico.

QUÉ VER

Además de gastronomía y enoturismo, Valladolid tiene mucha cultura que ofrecer. Aunque fue un viaje centrada en las dos primeras premisas, también tuvimos la oportunidad de conocer algunos de los principales atractivos turísticos de la ciudad como la Plaza Mayor, la Iglesia de San Pablo, el Palacio de Pimentel, la iglesia de San Benito, la Plaza del Coso Viejo, el Museo de Arte Contemporáneo en el Patio Herreriano…

 

Para visitar los museos de la ciudad, además de acceder al bus turístico y a los ciclos “Monta y Pedalea” celebrados en primavera-verano, se ha creado la tarjeta Valladolid Card. Personal e intransferible, es una carta de un sólo día tanto para adultos como para niños que se puede adquirir en el Centro de Recursos Turísticos (Acera de Recoletos s/n).

Volver a Valladolid ’13 – Capítulo II

6 pensamientos en “Valladolid ’13 – Capítulo I: Información práctica

  1. Edu, Eri…. Yo no lo podría haber expresado mejor de ninguna manera. Está genial y la verdad es que porque ya vivo en Valladolid, que sino…. Este finde me iba de cabeza!! Que´ganas te entran!! Mil gracias chicos

    • En pocos sitios nos han tratado tan bien como en Valladolid. Realmente nos gustó mucho la ciudad y la provincia, así que en estos posts vamos a esforzarnos para que la gente vea lo cerquita que tiene un lugar tan bonito y lleno de posibilidades. Un abrazo señor gremlin! 🙂

  2. Muy bien explicado todo.
    Está bien que haya bodegas también en el casco urbano, de forma que no sea necesario coger coche para visitarl alguna…
    Un saludo 😉

    • Pues si, el enoturismo urbano tiene un montón de ventajas y acerca el vino a nuevos consumidores. De hecho, el local al que fuimos (Señorita Malauva) estaba hasta los topes de gente joven. Un abrazote! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *