Tipos de alojamientos en Marruecos

Después de cuatro viajes a Marruecos, haber visitado más de quince ciudades allí y habernos movido en tren, en furgoneta, en coche alquilado y en camello, nos consideramos unos expertos en lo relativo a viajar por ese país. A todos nuestros amigos les hemos recomendado que vayan en más de una conversación, y hemos resuelto las dudas a muchos viajeros que nos han escrito a través de este blog.

¿Y por qué os contamos esto? Pues porque uno de los temas recurrentes al hablar de ese destino siempre ha sido los tipos de alojamientos que hay en Marruecos. ¿Qué es eso de un riad? ¿Cuesta mucho dormir en el desierto? ¿Si voy a un sitio barato me comerán las pulgas? Para responder a todas esas dudas, aquí va nuestra visión sobre los sitios en los que dormir si viajáis al país vecino.

RIADS

Sin duda, el alojamiento más típico y/o representativo del turismo marroquí. Se trata de una casa tradicional, de esas que por fuera no parecen gran cosa pero que dentro tienen un encantador jardín y un montón de estancias que han sido convertidas en habitaciones de hotel, aunque manteniendo una cierta estética. Pueden ser más lujosos o más humildes, pero en general se caracterizan por el trato familiar, por estar ubicados en la medina (punto a favor, que son céntricos; punto en contra, que a veces son difíciles de encontrar) y por tener mucho encanto.

Nadie puede ir a Marruecos sin alojarse, aunque sea únicamente una noche, en un riad. En la página web oficial de turismo de Marruecos veréis vídeos de distintos riads y seguro que os convencen. Son fáciles de reservar, ya que su carácter tradicional no impide que se hayan sumado a las nuevas tecnologías y sea fácil encontrarlos en internet.

JAIMAS EN EL DESIERTO

Otro clásico. Aunque Marruecos está a un paso de España, parece tan exótico que mucha gente va con la idea de que ir allí es sinónimo de pasar una o dos noches en el desierto. Se pueden hacer muchas cosas chulas sin necesidad de pasar por allí, pero no vamos a negar que es una experiencia fascinante. Básicamente hay dos zonas: el desierto de Zagora (más cercana y barata) y el desierto de Merzouga (más auténtica, aunque requiere más tiempo). En ambos casos, lo típico es dormir en una jaima: tiendas de tela en medio de las dunas, al más puro estilo bereber.

¿Cómo reservar en una jaima? Pues nuevamente hay dos opciones. La cómoda es contratar una excursión desde Marrakech, de esas que te recogen en furgoneta en el hotel y te van haciendo paradas. NO LO RECOMENDAMOS en absoluto, nuestra experiencia no pudo ser peor. La otra posibilidad es viajar por libre, y llegar al “pueblo lanzadera” a media tarde. Por ejemplo, si aparecéis con un coche en el pueblo de Zagora como una hora antes de dormir, preguntando en cualquier tienda u hotel os dirán el punto de salida de una caravana de camellos hacia las jaimas. Conviene informarse antes, ir a la aventura siempre es un riesgo y no queremos que nadie se quede tirado por nuestra culpa.

dormir-jaimas-desierto-04

HOTELES

Por supuesto, se puede utilizar un alojamiento convencional. Y es que ir de hotel en Marruecos también tiene muchísimo encanto. La mejor muestra son los hoteles en Marrakech, ciudada a la que hemos ido ya tres veces. Tienen todas las comodidades propias de un establecimiento europeo (la influencia francesa es muy marcada en buena parte del país), pero adaptada para que el viajero se sienta protagonista de Las 1001 Noches: decoración arabesca, desayunos típicos, jardines con pequeñas fuentecillas…

De hecho, en Marruecos a veces es difícil establecer una diferencia entre riad y hotel, ya que la mayor parte de los primeros se anuncian junto a los segundos en páginas como la que os hemos enlazado en el párrafo anterior. En cualquier caso, no tenéis que tener miedo: es un país que vive del turismo, por lo que en general encontraréis una buena calidad precio. Evidentemente yendo a un cinco estrellas se minimizan los riesgos, pero nosotros hemos probado alojamientos mucho más modestos y no hemos tenido ningún problema.

agadir-12

CASAS PARTICULARES Y CAMPINGS

Llegamos a la opción puramente low cost. Por un lado, cada vez es más típico encontrar casas particulares que se alquilan (en su totalidad o por habitaciones) para turistas. Hay páginas especializadas en la materia, aunque también es muy frecuente encontrarse a gente agitando unas llaves a la entrada de las ciudades o en las estaciones de autobús. La opción más barata, aunque también la que más sorpresas puede deparar.

Por otro lado, los campings en Marruecos no tienen demasiada fama. Muchos son un solar en medio de cuatro muros, con baños penosos y peor servicio. Sin embargo, también hay que reconocer que hemos visto algunos encantadores. Sea como fuere, es una opción reservada si se va en coche privado y se cuenta con todos los instrumentos (tienda de campaña y demás).

MÁS INFO SOBRE MARRUECOS

2 pensamientos en “Tipos de alojamientos en Marruecos

    • Al final, lo importante es saber a lo que se va. Si se reserva una casa tendrás menos lujos, pero también un precio mucho más asequible. A veces merece la pena pagar un poco más y te quitas de líos, pero en cualquier caso eso va en cada uno. Saludos! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *