Teruel ’11 – Capítulo IV: Teruel y el Pinar de Rodeno (día 3)

Tras una noche un pelín fría -aunque mucho menos de lo esperado- nos levantamos con muchas ganas, pues teníamos por delante un día fantástico para conocer Teruel capital. Pese a ser uno de los sitios menos conocidos de España teníamos muchas referencias de la ciudad, así que estábamos impacientes. Madrugamos, preparamos unos bocadillos y nos pusimos en ruta, pues teníamos tres cuartos de hora en la carretera hasta llegar allí.

Visitar una capital en coche a veces es un problema, puesto que en el parking se pueden ir unos buenos euros. Tras una primera prospección vimos que en el centro sólo había aparcamiento de pago, así que fuimos hacia la zona del ensanche. Ahí si que se podía aparcar gratis, y encima siendo una ciudad tan pequeña en dos minutos estábamos en el centro.

Teruel 61Por si eso fuera poco, desde donde dejamos el coche había una panorámica perfecta para una primera toma de contacto con la ciudad. Todo ventajas. La táctica de ir al ensanche a aparcar ya la hemos probado en otras ciudades, como Bilbao o Pamplona, con idéntico resultado: evitas la clavada del parking a cambio de un paseo de 5 minutos.

Teruel 62Además, hay ciertos ensanches que ofrecen cosas: edificios destacados, buenas vistas, bonitos parques… Por ejemplo, si no hubiésemos dejado el coche ahí nunca hubiésemos conocido el Viaducto de Fernando Hué de la Barrera (también llamado Viaducto Viejo), una magnífica muestra de arquitectura civil de la primera mitad del siglo XX.

Quizá tampoco hubiésemos pasado por la Plaza de San Juan, que está formado por un montón de edificios administrativos: juzgado, patronato de turismo, subdelegación del gobierno… Estas organizaciones siempre están ubicadas en edificios potentes, así que bien merece la pena la visita. En la misma plaza está, además, el Casino Turolense, que también está ubicado en un edificio destacable.

Teruel 63 Teruel 64

Teruel 65Sin importar donde se haya dejado el coche, hay una visita que hay que hacer obligatoriamente: el Mausoleo de los Amantes. La entrada a todo el conjunto (mausoleo, iglesia, claustro, torre mudéjar y ándito) es cara: 8€ por persona. Además sólo se puede hacer por visita guiada, pero siendo el principal atractivo de la ciudad no nos quedó otra opción que apechugar y pasar por caja.

Así pues, compramos la entrada y pasamos a una especie de sala de espera desde donde salen las visitas guidas. En dicha sala hay unos altavoces en la pared en los que se cuenta la historia de los amantes y su significado en la ciudad. Allí estuvimos hasta que apareció la guía, perteneciente a la Fundación Amantes de Teruel.

En primer lugar visitamos la impresionante Iglesia de San Pedro, declarada Patrimonio de la Humanidad. Data del siglo XIV y es quizá el ejemplo más famoso del mudéjar aragonés. La decoración interior data de fines del siglo XIX, pero no desentona en absoluto ya que se hizo en estilo neomudéjar. Tanto colorido recuerda un montón a la Sainte Chapelle de París. Tras unas cuantas explicaciones tuvimos unos minutitos para curiosear a nuestro aire por la iglesia, hasta que la guía nos llevó al claustro. Es también muy representativo del mudéjar, pues sólo quedan cuatro -incluyendo éste- en toda la provincia de Aragón.

Teruel 66 Teruel 67 Teruel 68

Teruel 69Podríamos destacar infinidad de detalles arquitectónicos y artísticos, pero esa es una información que se puede encontrar en cualquier página de internet. Nosotros queremos destacar el capitel con forma de Maestro Yoda, de Star Wars. ¡Como saben jugar con el marketing! Venga, ya dejamos de decir cosas frikis.

El recorrido continúa desde el claustro hasta la torre. Las vistas de la ciudad son bastante bonitas, aunque no tienen mucho encanto porque las ventanas están tapadas con cristales. Aun así merece la pena subir, no en todas las iglesias se puede ver la torre por dentro. Para completar la panorámica de la ciudad, la visita siguió por una pasarela que bordea todo el perímetro del templo a la altura del tejado.

Teruel 70 Teruel 71 Teruel 72

Teruel 73Aquí dejamos una foto de la torre de San Pedro vista desde el exterior. No hace falta decir que es de estilo mudéjar, ¿Verdad? Quizá a muchos, como a nosotros, os suene la torre sin haber estado previamente en Teruel. Y es que se trata de uno de los auténticos símbolos de la ciudad, de un monumento-postal si se le quiere denominar así. La pena es que no luce demasiado por estar ciertamente encajonada entre edificios de una altura muy similar. Si la iglesia estuviera rodeada de un parque o de algo más bajo sería mucho más impactante.

La última parada dentro de la visita tiene por protagonistas, como no podía ser de otro modo, a los amantes de Teruel. Los restos de los amantes, hallados en el siglo XVI, están expuestos bajo un sepulcro realizado en el siglo XX por el escultor Juan de Ávalos (célebre por haber realizado las esculturas del Valle de los Caídos). El sepulcro tiene dos cosas interesantes: que las manos de los amantes no se tocan -pese a producir el efecto de que sí lo están haciendo- y que si se mira al mismo nivel se pueden ver las momias. También se puede visitar el lugar en el que se encontraron originalmente los restos.

Teruel 74 Teruel 75

Por cierto, aún no hemos contado la leyenda…

La Leyenda de los Amantes de Teruel
La leyenda data del siglo XIII, y está protagonizada por dos turolenses: Juan de Marcilla e Isabel Segura. Estaban enamorados, pero la familia de la chica rechazaba a Juan porque no tenía riqueza. Como ocurre en muchas leyendas similares, para hacer fortuna el chico fue a la guerra. Volvió cargado de honores, pero ya era tarde: Isabel había sido casada con un noble de Albarracín.Al volver Juan le pidió un beso a Isabel, pero ésta se lo negó. El joven murió al momento (de dolor, según la leyenda). Al día siguiente, en su entierro, Isabel se acercó al féretro. Entonces se reclinó, le dio un beso y repentinamente se murió.

Dado que estaban enamorados pero no llegaron a estar juntos, de ahí viene el dicho popular: “los amantes de Teruel: tonta ella, tonto él”.

Teruel 76Justo antes de salir del mausoleo hay uno de esos espacios en los que se puede escribir y dejar constancia de tu visita. En este caso, la temática era el amor, así que no nos pudimos resistir y dejamos una nota para que quedase registrada nuestra visita hasta el fin de los días. Por supuesto, también plantamos la dirección de nuestra web.

Total, que aunque quieran venderlo por partes habíamos pagado 16€ por visitar una iglesia. ¡Menudos cabrones! Un auténtico estacazo, pues, aun siendo imprescindible, su precio es una vergüenza (ni siquiera tienen tarifa de descuento para jóvenes). Os animamos a visitar todo el conjunto, pero desde aquí queremos criticar abiertamente a la Fundación Amantes de Teruel por mantener una tarifa tan absolutamente desproporcionada.

Por cierto, justo en frente del mausoleo hay una Oficina de Turismo. Allí nos hicimos con un mapa de la ciudad y con todos los horarios. También nos dijeron donde estaba la otra oficina, en la cual sellaban el salvoconducto del Camino del Cid. Era nuestro tercer sello y no lo podíamos dejar pasar.

Ya con nuestro plano nos dirigimos a otro de los grandes lugares emblemáticos de Teruel: la Plaza del Torico. Recibe su nombre por la Fuente del Torico, que está coronada con una pequeñísima estatua de un toro (en cierto sentido recuerda a la Cibelina de Getafe). Alrededor de la plaza se distribuyen numerosas muestras de arquitectura civil (Casa de la Madrileña, Casa Ferrán) además de los Aljibes Medievales. Estos últimos son visitables, aunque nosotros los descartamos por falta de tiempo.

Teruel 77 Teruel 78 Teruel 79

Teruel 80Lo que no descartamos fue la visita a la Catedral de Teruel (Catedral de Santa María de Mediavilla de Teruel). Para entrar en ella hay que adquirir una entrada que cuesta 3€ y que incluye el acceso tanto a la catedral como al Museo de Arte Sacro, que está justo al lado. Ese si es un precio aceptable, aunque se echa en falta descuento para jóvenes. Pero bueno, hablemos del edificio: también es Patrimonio de la Humanidad, empezó a construirse en el siglo XII y es otro excelente ejemplo de todo lo que tiene que ofrecer la preciosa arquitectura mudéjar aragonesa.

La catedral se puede visitar por libro o con un tour guiado. Cuesta lo mismo, pero si se va por libre no se accede a una pasarela que permite ver el impresionante artesonado más de cerca. Como el tiempo se nos estaba echando encima y aún quedaba mucho por ver decidimos ir por nuestra cuenta, cosa de la que no nos arrepentimos. El templo es bastante chiquitito y en un cuarto de hora se ve de sobra.

Teruel 81 Teruel 82

Del templo pasamos al Palacio Episcopal, en el que está el ya citado Museo de Arte Sacro. En él encontramos justo lo que esperábamos: cuadros, objetos de liturgia, algunas figuras… No nos gusta especialmente el tema, así que tampoco nos entretuvimos demasiado. Lo que nos llamó mucho la atención fue un conjunto de figuras en muy mal estado con un cartel que decía “no nos restauréis”, junto con un mensaje moralista. Una curiosa manera de tratar de ocultar que la iglesia tiene dinero para oro y viajes del papa, pero no para cosas realmente importantes como combatir el hambre en el mundo o conservar el valioso patrimonio que posee.

Teruel 83 Teruel 84

Teruel 85Desde el Museo Sacro tardamos dos minutos en llegar a la Casa de la Comunidad, en la que está el Museo Provincial de Teruel. Está en un edificio precioso, es gratuito y su colección está destinada a proteger el patrimonio hallado en las excavaciones arqueológicas realizadas por toda la provincia. Muy bonito, nos gustó más que el de Albarracín.

En realidad, el museo no ha dejado de crecer desde su fundación a mediados del siglo XX, y en la actualidad tiene secciones tan dispares como una dedicada a juguetes tradicionales u otra a hominización. Por cierto, mención aparte merece la posibilidad de subir a la parte de arriba y salir a la terraza. Quizá sea la vista más bonita de Teruel, o al menos eso nos pareció.

Teruel 86 Teruel 87 Teruel 88

A partir de aquí nos topamos con una cara de Teruel que no nos gustó nada, y que desde luego no esperábamos. En busca de las antiguas murallas y de algunas torres (como el Torreón de La Bombardea, el Torreón del Rincón o el Torreón de Ambeles) nos topamos con un área muy degradada: calles llenas de pintadas, pavimento deteriorado, sensación de inseguridad… En fin, todas las ciudades tienen partes así, pero es que el caso es que Teruel no es un sitio especialmente cuidado. De hecho, la plaza que está justo enfrente del Mausoleo de los Amantes tiene bastante mala pinta.

Teruel 89 Teruel 90

La misma sensación nos dio entorno al Acueducto-Viaducto de los Arcos, al cual accedimos traspasando el Portal de San Miguel (también conocido como Portal de la Traición). En líneas generales Teruel nos estaba decepcionando un poco: está bien, pero entre la clavada inicial y que las expectativas eran muy altas nos habíamos quedado un poco fríos.

Teruel 91 Teruel 92

Teruel 93Quizá su principal valor sea todo lo relacionado con el mudéjar. Ya habíamos visto algunos ejemplos, pero quizá el que más nos gustó -por ser el más vistoso, ya que está en medio de una gran plaza y por tanto resalta mucho- fue la Torre de San Martín. Esta auténtica joya data de 1316, también forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad y ofrece un desarrollo del mudéjar de manual. La profundidad ornamental de la torre, con una marcada influencia islámica, le confiere una belleza que justifica la visita a la ciudad. ¡Muy bonita!

Teruel 94Y es que después de haber hablado un poco mal de Teruel, no queremos llevar a engaños. La ciudad nos decepcionó porque esperábamos mucho, pero aunque nos dejó con ganas de más también vimos muchas cosas que nos gustaron. Por ejemplo, al lado de la Torre de San Martín está la plaza Pérez Prado, tan bonita como se ve en la imagen.

Desde donde estábamos aprovechamos para pasarnos por la otra Oficina de Turismo de la ciudad (calle San Francisco). La visita era obligada pues sólo allí ponían el sello del Camino del Cid: era la tercera estampación en nuestros salvoconductos y ya estábamos pensando en la siguiente.

Además, en esa misma calle está la famosa escalinata neomudéjar que une el casco viejo con la estación de tren. Fue construida entre 1920 y 1921, y por su estética recargada recuerda en cierta manera a algunas obras de Gaudí. Muy bonita, y aunque abajo había alguna cosilla (como el Jardín de los Botánicos) no nos entretuvimos demasiado.

Teruel 95 Teruel 96

Teruel 97La horas se nos había echado encima y teníamos que darnos prisa si queríamos ver la Torre de El Salvador. Es igual de bonita que la de San Martín, pero al estar encajonada en medio de edificios de gran altura luce muchísimo menos. Por contra, es posible visitar su interior, así que una cosa compensa la otra. Hay que pasar por caja, eso sí, aunque merece la pena ya que a lo largo de distintas estancias ofrece un auténtico centro de interpretación sobre el arte mudéjar: desarrollo geográfico, evolución histórica, métodos constructivos, anécdotas…

La exposición está muy bien, y además está perfectamente integrada en las salas interiores de la torre… o a las torres. Resulta que este tipo de construcciones defensivas son dobles: una parte exterior hueca y una interior mucho más robusta. Así se consiguen muchas cosas, desde una mayor movilidad hasta mejores condiciones para la defensa.

Teruel 98 Teruel 99 Teruel 100

Además, desde la parte alta hay unas vistas fantásticas de la ciudad. Nos gustaron algo más las que ofrecía el Museo Provincial, pero en cualquier caso lo alto de la Torre de El Salvador es un buen lugar para hacer fotos y curiosear un rato.

Teruel 101

Con eso finalizó nuestra visita a Teruel. Teníamos intención de comer en la ciudad, pero después de un buen rato buscando sólo encontramos sitios caros para nuestra economía (15€ el menú) o poco interesantes. Así las cosas, tuvimos que tirar del plan B y comernos en un parquecito los bocadillos que habíamos preparado por si no veíamos ningún restaurante chulo y a precio democrático. ¡Qué dura es la vida de estudiante-hipotecado!

Aún teníamos la mitad del día por delante, así que en el mismo parque en el que comimos estuvimos calibrando las posibilidades que teníamos. Después de una ciudad nos apetecía algo totalmente distinto, así que pusimos rumbo a los Pinares del Ródeno, un espacio natural muy chulo, lleno de pinturas rupestres y que encima está al ladito de Albarracín.

Teruel 102Es una zona con un cierto respaldo institucional, pues forma parte del Parque Cultural de Albarracín y está catalogada como Paisaje Protegido de los Pinares de Rodeno. Como tal hay que seguir unas normas básicas de comportamiento, aunque estas son extensibles a cualquier espacio natural: no hacer ruido, no dejar basura, no llevarse nada…

Hay una zona de aparcamiento claramente señalizada, en la cual había entre 15 y 20 coches. Puede no parecer mucho, pero no encontramos ninguna concentración de turistas tan grande en toda la provincia. Lo bueno es que en el mismo aparcamiento hay una serie de paneles informativos con datos sobre la zona y varios itinerarios propuestos. El que más nos gustó fue el Sendero del Arrastradero, que es el que vais a ver en las siguientes líneas. Lo elegimos porque pasa por un buen número de pinturas rupestres, es circular (no todos lo eran) y tenía poca dificultad. De hecho, el sendero se hace en una hora y media más o menos.

Así que, tras hacernos una composición de lugar y ver por donde comenzaba la ruta, nos lanzamos a recorrerla con nuestros palos de andar. El paisaje de pinares es muy representativo del interior de la Península Ibérica, de hecho es bastante similar a lo que hemos encontrado en otros lugares como en la provincia de Cuenca. A pesar de eso no nos cansamos, ya que nos encanta caminar por montes como este. Hay que destacar lo bien señalizado que está el sendero, algo muy de agradecer y que facilita mucho las cosas a la gente que no se echa habitualmente a la montaña.

Teruel 103 Teruel 104 Teruel 105

El paisaje es precioso, pero sin duda las protagonistas son las pinturas rupestres. Prácticamente en cada pequeña cueva hay manifestaciones artísticas con miles de años de antigüedad, por lo que un paseo por los Pinares del Ródeno es una auténtica caja de sorpresas. La primera parada la hicimos en el Abrigo de la Cocinilla del Obispo, en el cual destaca un gran bóvido anaranjado de más de medio metro de ancho (foto de abajo a la derecha). Está contextualizado por los especialistas en un momento concreto del neolítico (entre el 5000 y el 4000 antes de Cristo), junto a él hay otras muchas figuras que también son dignas de visitar.

Teruel 106 Teruel 107

Teruel 108En los pinares también hay espacio para una mirada antropológica actual, gracias a un interesante chozo de resineros. Esta pequeña estructura es muy representativa de los que se dedicaban, hasta hace no mucho, a extraer la resina de los pinos. En ellas se refugiaban durante las tormentas o hacían descansos en sus largas jornadas de trabajo.

Junto a los pequeños detalles, como las pinturas rupestres o el chozo que os acabamos de enseñar, también nos encantó la interesante panorámica que hay de toda la sierra desde un mirador. De esos sitios en los que te sientes pequeñito y que te dejan con la boca abierta.

Teruel 109

Las siguientes pinturas rupestres las encontramos en el Abrigo del Arquero de los Callejones Cerrados y en el Abrigo de los Dos Caballos, cuyos nombres dan cuenta nítidamente de la temática de las representaciones que albergan. El primero se veía mejor que el segundo, y es que, tal y como nos dijeron en la Oficina de Turismo, es más conveniente hacer la ruta por la mañana ya que la luz solar no incide de manera tan directa sobre las pinturas.

Teruel 110 Teruel 111

Teruel 112Estaba siendo un recorrido muy gratificante, pues aunque estábamos algo cansados era muy variado. Tan pronto nos encontrábamos trepando para llegar a un pequeño abrigo como estábamos a la sombra de enormes pinos. Nos encanta la naturaleza, es todo tan distinto a nuestra vida en la “gran ciudad” que cada paso nos hace sentir mejor.

Lo último que vimos fue el Abrigo del Ciervo y el Abrigo de las Figuras Diversas, que sirvieron para poner fin a nuestro recorrido por los Pinares del Ródeno. Estas se veían bastante mal, quizá las peores de todo el sendero, pero aun así era fácil apreciar muchas representaciones. Al pensar en pinturas rupestres todo el mundo se imagina Altamira, pero España tiene mucho más que ofrecer.

Teruel 113Teruel 114 Teruel 115

Con eso terminamos la excursión, pero el día aun tenía mucho que dar de sí. Volvimos al camping, aunque de camino paramos en una carnicería de Albarracín -Carnicería Herrero- para comprar ternasco de Aragón y morcilla de Teruel. Nos esperaba un cena rica rica, como diría Arguiñano.

Total, que ya en el camping nos duchamos, nos pusimos cómodos y fuimos al pequeño edificio en el que están los fogones. El camping regala la leña, así que cogimos unos troncos y preparamos una barbacoa deliciosa. ¡No hay más que ver las fotos!

Teruel 116 Teruel 117

Hacía un poco de frío, por lo que cerca de las brasas se estaba muy agustito. Así nos fue entrando el sueño: con el estómago lleno, las brasas crepitando y el recuerdo de un día sensacional. Aun quedaba mucho viaje, pero ya empezábamos a sentir la sensación de que el tiempo pasa muy deprisa cuando se está pasándolo bien.

Capítulo IIIVolver a Teruel ’11Capítulo V

4 pensamientos en “Teruel ’11 – Capítulo IV: Teruel y el Pinar de Rodeno (día 3)

  1. Pingback: Teruel ’11 – Capítulo V: Sierra de Albarracín (día 4) | Edu & Eri Viajes

  2. Pingback: Teruel ’11 – Capítulo III: Albarracín y el acueducto Albarracín-Gea-Cella (día 2) | Edu & Eri Viajes

  3. “Lo que nos llamó mucho la atención fue un conjunto de figuras en muy mal estado con un cartel que decía “no nos restauréis”, junto con un mensaje moralista. Una curiosa manera de tratar de ocultar que la iglesia tiene dinero para oro y viajes del papa, pero no para cosas realmente importantes como combatir el hambre en el mundo o conservar el valioso patrimonio que posee”

    Si se quiere ser moralista con otros, se debería saber un poco de la historia de esas figuras antes de escribir sandeces… [EL COMENTARIO SEGUÍA, PERO A PARTIR DEL PRIMER INSULTO HEMOS DECIDIDO ELIMINARLO].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *