Sur de Benelux ’12 – Capítulo I: Información práctica

“Días libres en junio. ¿Qué hacemos? Viajar, ¡por supuesto! Pero, ¿a dónde?” Esta conversación es el detonante en uno de los mejores viajes que hemos hecho hasta ahora. Aunque en un principio teníamos pensado conocer Países Bajos, un cambio en los horarios de los vuelos hizo replantearnos una nueva aventura: ¿Por qué no hacer una ruta por Benelux? ¡Y allá que fuimos!

rutabenelux

A pesar de que ya conocíamos las grandes ciudades belgas (Bruselas, Brujas, Gante, Amberes, Malinas), en 2008 nos quedamos con las ganas de visitar el sur de este país, cuya cultura e historia son ciertamente interesantes -no olvidemos que en un momento determinado del pasado compartimos el mismo rumbo bajo el denominado imperio español- además de ser uno de los países protagonistas en siglos más cercanos marcados por las guerras (napoleónica y las dos guerras mundiales).

De igual manera el Gran Ducado de Luxemburgo, uno de los estados europeos más pequeños, pero al mismo tiempo de los más caros y ricos al ser la sede del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el Tribunal de Cuentas Europeo, el Banco Europeo de Inversiones, además de la Secretaría General del Parlamento Europeo.

Para llegar desde Luxemburgo a Países Bajos, decidimos pasar primero por una de las ciudades alemanas cuyo pasado romano inunda las calles. Era una desconocida para nosotros pero que nos sorprendió y mucho: Trier o Tréveris. Así mismo, ¡cómo dejar pasar la oportunidad de ir hasta Colonia? Su catedral es uno de los mayores exponentes del arte gótico alemán y no deja indiferente a nadie.

Finalmente, y como no podíamos aventurarnos -por cuestiones de tiempo- por todo Países Bajos, tan “sólo” nos deleitamos con la belleza de Maastricht y Aquisgrán; ambas con un gran historia a sus espaldas. La una sede del tratado del mismo nombre firmado en 1992 y que supuso la creación de la UE -Unión Europea-. La otra destaca por haber sido residencia y centro del cristianismo durante el reinado de Carlomagno e incluso mucho tiempo después de su muerte, de los posteriores emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico.

Alojamiento

Debido a las características de la ruta y a los pocos kilómetros que había de un punto de interés a otro, decidimos alojarnos cada día en un país diferente.

Así el primer día tuvimos la suerte de reservar en uno de los mejores Bed & Breakfast que hayamos conocido nunca: La Source Fleurie. Está ubicado a las afueras de un pequeño pueblecito belga llamado Profondeville, a medio camino entre Namur y Dinant. El lugar está rodeado de naturaleza: zonas verdes por doquier para pasear tranquilamente y un gran lago con embarcaderos donde poder tomar un piscolabis.

BeneluxEl alojamiento cuenta con tan sólo 5 habitaciones dobles con baño privado existiendo la posibilidad de poner camas supletorias para niños. Son muy amplias y tanto la decoración como el equipamiento son extraordinarios: el baño cuenta con todos los elementos de aseo (champú, gel, toallas, secador, jabón…) y la habitación posee, además de la televisión y un pequeño rinconcito donde poder disfrutar de las vistas que ofrece el paisaje, una mininevera, tetera y cafetera.

Al mismo tiempo, en el precio se incluye el desayuno, el cual podríamos calificar de 10: tostadas con mantequilla y mermelada, croissants, panecitos de todo tipo, dulces, embutido, zumos, café, té, cereales, yogurt… Abundantísimo y de una calidad extraordinaria. Si todo ello lo aderezamos con una atención personalizada y amabilísima de la dueña de la casa, la estancia en La Source de la Fleurie se convierte en un auténtico lujo. ¡Por cierto! Cuenta con parking y wi-fi gratuitos.

BeneluxLa siguiente parada la hicimos a pocos kilómetros de entrar en la capital del Gran Ducado de Luxemburgo; en el Hotel-Restaurant Chez Anna et Jean. Se corresponde con el típico hostal de carretera antiguo pero cuidado, sito en la Route De Thionville y gestionado por una familia entrañable. Las habitaciones (10 en total) son grandes, totalmente funcionales, con baño privado y equipadas con todo lo necesario para disfrutar de la estancia. Al igual que en el anterior, el desayuno tipo continental (zumo, café, té o chocolate, tostadas y dulces) está incluido en el precio y hay servicio de parking e internet totalmente gratuitos.

BeneluxA pocos kilómetros de Trier se encontraba Zewener Hof, de similares características al anterior en cuanto a la situación, en un barrio residencial cerca a una de las vías de acceso a la ciudad. Desafortunadamente, no había grandes comercios o tiendas próximas para realizar compras o simplemente tomar algo. La única posibilidad es comer en el bar-restaurante del mismo hostel o un kebab unos metros más adelante. Sin embargo, las habitaciones parecen de hotel: amplísimas camas, sofá y televisión, terraza con mesas y sillas, así como un baño enorme. El desayuno tipo buffet, incluido en el precio, estaba compuesto por un surtido de fiambre, queso, huevo duro, tostadas, cereales, zumo, café, té o chocolate.

BeneluxTras la visitas a Trier y Colonia, decidimos alojarnos en Maastricht para verlo al día siguiente. El sitio escogido era un barco anclado a orillas del río Mosa, en la Maasboulevard. El Botel Maastricht era nuestra primera experiencia en un hostel de estas características, aunque días después repitiéramos en París con nuestros padres, y sinceramente fue muy grata. La atención personalizada del recepcionista, que además sabía español, nos permitió sentirnos como en casa. Aunque los camarotes son algo pequeños, cuentan con una mesa y baño privado (para dormir no necesitas más). El desayuno no estaba incluido, pero podías solicitarlo antes de pagar el alojamiento. El Wi-fi era gratuito, sin embargo aparcar por los alrededores era algo complicado: existe un parking público de pago no vigilado (donde lo dejamos nostros) y otro privado subterráneo mucho más caro pero con mayor seguridad.

BeneluxPara concluir, nuestra última estancia tuvo lugar en Lovaina, ciudad universitaria por antonomasia. El Leuven City Hostel fue el elegido, más o menos cerca del centro. Sin lugar a dudas, de todos los anteriores fue el peor: aunque las habitaciones son cómodas y están limpias, las duchas comunes no funcionan del todo bien, la recepción no está las 24 h, el desayuno era pésimo (café o té con tostadas con una mantequilla durísima) y el wi-fi no era seguro, ya que estando conectados nos sacaron las contraseñas de hotmail. Por todo ello, el Leuven City Hostel es poco recomendable.

Alquilar un coche

Lo primero que nos planteamos a la hora de trazar la ruta, era la necesidad de alquilar un coche para poder abarcar todas las ciudades que queríamos ver. Pero, ¿con qué agencia? Queríamos una que fuese fiable y adecuada a nuestros intereses (buena relación calidad-precio). La oferta es inmensa pero el principal problema era que muchas de ellas cobraban un suplemento por ser menor de 25 años, además de que el precio del alquiler era desorbitante.

BeneluxFinalmente, y tras mucho buscar y leer en foros de viajeros opiniones diversas, nos decantamos por Budget. Ésta es una agencia dependiente de Avis, presente en multitud de países y que se amoldaba perfectamente a lo que buscábamos. Una de sus oficinas se halla en el mismo aeropuerto de Charleroi, por lo que era aterrizar y hacernos con nuestro vehículo; no tienes que pagar más por ser menor de 25 años, posee unos precios muy competitivos (175 € por una semana aprox.), los coches son nuevos y además su flota es muy variada, permiten sacarlo fuera del país, y, aunque tienes que dejar una fianza -como en todas las agencias de alquiler- te la devuelven en seguida.

La reserva se puede realizar o bien desde la propia página web o bien una vez allí. Si escogemos la primera, hay que tener en cuenta que, una vez escogido el vehículo, tenemos dos opciones: pagar el alquiler por adelantado, con lo que te ahorras un dinerito, o abonar la cantidad al recoger el coche en la oficina.

Conducir

Antes de partir rumbo a tu destino, hay que tener presente un aspecto importantísimo: hazte con un mapa de carreteras del país o bien cómprate un GPS que permita actualizarlo con carreteras europeas. Nosotros conseguimos un GPS Garmin que nos guió perfectamente por las vías que conducían de una ciudad a otra.

BeneluxLas calzadas belgas, luxemburguesas, alemanas y neerlandesas son semejantes a las españolas en cuanto a señalización y normas de seguridad se refiere (no beber alcohol si se conduce, no hablar por teléfono móvil, llevar el cinturón puesto, etc.). Sin embargo, los límites de velocidad varían, sobre todo en las autovías germanas donde no existe un máximo permitido-las autoridades alemanas aconsejan ir a 130 km/h-. Aún así, ¡cuidado con fiarse! Existen determinadas áreas donde sí se advierte del límite de velocidad, además de que hay numerosos tramos en obras cuyas indicaciones deben ser respetadas y cumplidas. Por norma general, en las zonas urbanas no se deben rebasar los 50 km/h y en las vías de dos carriles no sobrepasar los 100-120 km/h.

Idioma

En un viaje de estas características, donde se visitan diferentes países cuyos idiomas son dispares, es importante conocer bien, a efectos prácticos, cómo se escriben las ciudades en las diversas lenguas. Aquí os mostramos varios ejemplos relacionados con la ruta que hicimos:

Español Francés Alemán Neerlandés
Tréveris Trèves Trier Trier
Colonia Cologne Köln Keulen
Aquisgrán Aix-la-Chapelle Aachen Aken
Maastricht Maastricht Maastricht Maastricht
Lovaina Louvain Lowën Leuven

Por otro lado, aunque con el inglés y el francés se entiende la gente, no estaría de más conocer cómo se dicen algunas palabras usuales en cada idioma.

Español Francés Alemán Neerlandés
Hola Bonjour! Guten tang! Goedendag!
Adiós Au revoir! Auf Wiedersehen! Farvel!
Gracias Merci! Danke! Dank!
Por favor S’il vous plait Bitte Alstublieft
Perdón Pardon Tut mir leid Pardon
Entrada Entrée Eingang Ingang
Salida Sortie Ausgang Uitgang

Qué ver

Debido a las características de esta aventura, no os vamos a mostrar los mapas de todas y cada una de las ciudades que hemos visitado, porque si no esto se nos iría de las manos y no sería una información práctica. Por ello, queremos mostraros cuáles han sido los lugares que más nos han gustado, los imprescindibles que no os podéis perder de cada país.

Bélgica. Las principales ciudades de la región Valona son Mons (su casco histórico es muy interesante), Dinant (con su impresionante catedral y fortaleza), La Roche-en-Ardenne (en la cual destaca el museo de la batalla y su castillo), Lovaina (no dejéis de visitar la Grotte Markt y la Oude Markt) y finalmente, Waterloo (imprescindible visitar el Museo del Campo de la Batalla).

Gran Ducado de Luxemburgo. Además de la capital, nos os debéis perder Diekirch, donde podéis visitar el Museo Nacional de Historia Militar; Vianden, cuyo castillo parece sacado de un cuento de hadas; y Echternach, lugar que destaca por su gran abadía.

Alemania. Trier o Tréveris merece un alto en el camino para contemplar los restos de la antigua ciudad romana, así como su característica iglesia. Y por supuesto, no debéis dejar pasar Colonia y una de las catedrales góticas más hermosas del mundo.

Países Bajos. Del sur de este país, sobresalen dos ciudades con historia. Aquisgrán, de cuya capilla palatina nada más que podemos decir elogios. Es el lugar donde se encuentra enterrado Carlomagno, el emperador que instituyó como sede del gobierno a esta ciudad. Por otro lado, Maastricht, capital de Limburgo, ofrece cultura y diversión por doquier. Os recomendamos visitar encarecidamente la Basílica de Nuestra Señora y su peculiar fachada monumental.

Horarios

Un aspecto importante a tener en cuenta a la hora de organizar un viaje es conocer bien los horarios de los monumentos y museos de cada lugar, así como el de los comercios. En este caso, a grandes rasgos podemos decir que abren en:

Bélgica y Luxemburgo. A diario la apertura se halla entre las 9 y las 10 de la mañana, mientras que el cierre suele ser entre las 18 y las 19 h. En cuanto a los fines de semana, los sábados hasta mediodía y los domingos cerrado.

Alemania. El horario habitual de las tiendas es de 9 a 20 h, mientras que los monumentos y museos suelen cerrar una hora o dos antes aproximadamente.

Países Bajos. El comercio posee un horario de 9 a 18 h (exceptuando un día a la semana que amplían hasta las 22 h), mientras que las atracciones turísticas cierran a las 17 h.

También es importante tener en cuenta que las horas de las comidas y cenas suele ser relativamente pronto con respecto a nuestras costumbres, por lo que si te retrasas puede que no encuentres un lugar cercano donde saciar tu hambre.

Benelux

Volver a Sur de Benelux ’12Capítulo II

Un pensamiento en “Sur de Benelux ’12 – Capítulo I: Información práctica

  1. Pingback: Sur de Benelux ’12 – Capítulo II: Charleroi, Mons y Namur (día 1) | www.eduyeriviajes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *