Sevilla ’13 – Capítulo IV: Hospital de la Caridad, Parque de María Luisa y crucero por el Guadalquivir

Sevilla es una ciudad como para estar una semana, pues tiene mucho que ver y que hacer. Sin embargo, un fin de semana da para hacerse una idea muy buena de lo que es esta joya a orillas del Guadalquivir. El mejor ejemplo es el diario de viaje sobre este finde que pasamos a finales de mayo, del cual publicamos ahora el último relato. En este domingo sevillano nos dio tiempo a ver algunas cosillas que se habían quedado pendientes (como el Hospital de la Caridad), a explorar a fondo el emblemático Parque de María Luisa (un enorme pulmón verde que incluso ha sido escenario de grabación de Star Wars) y a rematar la jugada con un crucero por el río.

Acompañadnos en estas últimas horas por Sevilla, prometemos que no os va a decepcionar todo lo que vais a ver y leer.

Fotos de Sevilla

HOSPITAL DE LA CARIDAD DE SEVILLA

Así como el día anterior fue planificado al extremo, en este caso el orden de visita obedeció únicamente a un criterio: ver las cosas para las que no habíamos tenido tiempo todavía. Por eso no están unas de otras o no tienen relación temática, pero hay que entender este recorrido en el conjunto del fin de semana.

El primer objetivo de la mañana era el Hospital de la Caridad. Eso sí, antes de llegar a él pudimos observar furtivamente las Reales Atarazanas de Sevilla. Pese a que se trata de una de las primeras construcciones cristianas tras la conquista de la ciudad en 1248, es Bien de Interés Cultural y su papel en el desarrollo naval español fue clave, en la actualidad su estado deja mucho que visitar. Teóricamente se pueden visitar, pero según nos dijeron llevan un tiempo cerradas. Total, que solo pudimos verlas asomándonos a una ventana que estaba abierta, acompañados de un bonito olor a cubo de basura.

Fotos de Sevilla

Tampoco pudimos pasar a ver la Real Maestranza de Artillería de Sevilla, que en realidad es parte de las susodichas atarazanas. Aquí se construían y reparaban las piezas de artillería del ejército español, especialmente en momentos concretos como la guerra con Portugal en tiempos de Felipe II.

Fotos de Sevilla

Pese a las dos primeras decepciones, llegamos con toda la ilusión del mundo al Hospital de la Caridad. Si el día anterior poníamos a la Iglesia de San Salvador como edificio clave del barroco, este hospital también merece ser catalogado como uno de los conjuntos más importantes de este estilo arquitectónico.

Su principal impulsor fue Miguel Meñara, hermano mayor de la Hermandad de la Santa Caridad durante mediados del siglo XVII. Puso todo su esfuerzo en construir un templo a la altura de su fervor religioso, y vaya si lo consiguió.

No tiene el horario de apertura más amplio del mundo, así que conviene ir con la lección bien aprendida: lunes a sábado, de 9 a 13 y de 15:30 a 18; domingos y festivos, de 9 a 12:30. Entrar cuesta 5€, pero está incluido en la Sevilla Card. 🙂

Fotos de Sevilla

Además de su vertiente artística, de la que ahora seguiremos hablando largo y tendido, el Hospital de la Caridad nació con la idea de desarrollar las funciones para las que fue creada la hermandad: el cuidado de personas enfermas sin recursos, enterrar a ajusticiados, rezar por los ahogados… Evidentemente ese planteamiento ha ido evolucionando con el paso del tiempo, pero hoy en día sigue siendo un lugar al que acuden las personas más desfavorecidas de Sevilla.

Fotos de Sevilla

No obstante, también recibe miles de viajeros al año, que van allí en busca de uno de los conjuntos barrocos más notables del país. A nivel arquitectónico el edificio es una pasada, no solo por la fachada (que ya habéis visto en fotos anteriores) sino por su patio con columnas toscanas, la sala de cabildos (que hoy en día funciona como un pequeño museo) o por su iglesia. Pero el templo merece una mención aparte.

Fotos de Sevilla

¡Qué pasada! Al ser una institución dedicada al cuidado de los pobres esperábamos un templo modesto, pero nada más alejado de la realidad. El interior del edificio, de una sola nave, es espectacular. Parece estar iluminado por su impresionante retablo mayor, una obra de Bernardo Simón de Pineda (finales del siglo XVII). Su principal seña de identidad es el dorado, que hace que parezca una mole de oro, pero la pieza va mucho más allá: columnas salomónicas, bajorelieves y esculturas forman un retablo fuera de serie.

Fotos de Sevilla

Pero decir Hospital de la Caridad es sinónimo de hablar de pintura. Valdés Leal, Pedro Roldán, el ya citado Bernardo Simón de Pineda y, por encima del resto, Murillo, se encargaron de elaborar un programa iconográfico muy ambicioso. Éste último llegó a tener aquí seis pinturas, estando varias entre sus obras más reconocidas: San Juan de Dios con un enfermo, el Niño Jesús, la Anunciación

Hay cuatro cuadros que no son originales, ya que fueron robados por los franceses durante la Guerra de Independencia y hoy se encuentran en Ottawa, Washington DC, Londres y San Petersburgo. Sin embargo, en el año 2008 se decidió añadir las reproducciones a las paredes para recuperar el mensaje primigenio que había pensado Miguel Meñara.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

De verdad que merece la pena ir, pues el Hospital de la Caridad está a dos pasos de la catedral y en su interior encontaréis obras de primer nivel. A nosotros nos encantó, no imaginamos un viaje a Sevilla sin visitar este edificio.

PARQUE DE MARÍA LUISA

Es más, tampoco podemos concebir una escapada a la ciudad del Guadalquivir sin un buen paseo por el Parque de María Luisa. Ese iba a ser nuestro siguiente objetivo, pero antes teníamos pendiente ver unas cuantas cosillas. Hay que decir que éstas técnicamente no forman parte del parque, pero están en sus inmediaciones y también son zonas verdes, por lo que se podrían considerar inseparables.

Fotos de Sevilla

Empezamos con el Palacio de San Telmo, la actual sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía. Es un enorme palacio barroco construido en el año 1682 y que ha llegado hasta nuestros días manteniendo el esplendor de su bonita y característica fachada.

Fotos de Sevilla

Después fuimos al Hotel Alfonso XIII de Sevilla, uno de los establecimientos hosteleros más reconocidos de la ciudad. El edificio fue construido para ser el hotel oficial de la Expo de 1929, y su inauguración contó con la asistencia del propio Alfonso XIII y de Victoria Eugenia, la reina.

Quizá sus tarifas, acordes a su categoría de cinco estrellas, sean prohibitivas para la mayoría de los presupuestos viajeros, pero un edificio neomudéjar como éste siempre merece una visita, aunque solo sea para contemplar su impresionante fachada. Por lo visto por dentro es espectacular, con una decoración pomposa a más no poder, pero por cuestiones obvias nos quedamos sin saberlo.

Fotos de Sevilla

En este recorrido no podía faltar un acercamiento a la antigua Real Fábrica de Tabacos de Sevilla, la primera fábrica de tabaco de Europa y hoy sede principal de la Universidad de Sevilla. Fue construida en el siglo XVII y, junto a otras Reales Fábricas de España, está considerada obra cumbre de la arquitectura industrial del Antiguo Régimen. Entre semana se puede curiosear por dentro, pero al ser domingo tuvimos que conformarnos con la fachada.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

La última parada antes de meternos de lleno en el parque fue en el Costurero de la Reina, una joya que bien pudiera ser parte de una película de Disney. Es un pequeño edificio de finales del siglo XIX, construido con forma de castillo neomudéjar únicamente por estar adaptado al gusto romántico de la época.

En la actualidad pertenece al Consorcio Turismo de Sevilla, que ofrece información turística y una exposición sobre el lugar. Sin embargo, cuando fuimos estaba cerrado.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Llegó por fin el momento de hincarle el diente al Parque de María Luisa. Es el gran pulmón verde de Sevilla, un parque gigantesco al que acuden cada día miles de personas. Fue inaugurado en el año 1914 tras la unión de distintos jardines privados y quince años más tarde se le añadieron varios elementos con motivo de la Expo de 1929.

Todas las ciudades tienen su gran parque, y desde luego éste es el de Sevilla. En él se puede hacer de todo: museos, paseos en barca, disfrutar de sus cientos de especies vegetales y mucho más, pues 40 hectáreas dan mucho de sí. También es muy frecuente que se celebren eventos culturales de todo tipo. Por ejemplo, cuando fuimos se estaba desarrollando una carrera popular.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Nosotros somos muy de ir a museos, así que decidimos empezar por ellos. En el Parque de María Luisa y sus alrededores hay varios, así que conviene hacer una selección. La primera parada la hicimos en el Museo de Artes y Costumbres Populares. Abre de martes a domingo y la entrada es gratuita, por lo que no hay excusas para dejar de visitarlo. Está en el precioso Pabellón Mudéjar de la Expo de 1929.

Fotos de Sevilla

El museo abrió sus puertas en el año 1973 y su exposición permanente fue formada a partir de distintas colecciones privadas. Se exponen todo tipo de objetos relacionados con la vida cotidiana tradicional de Sevilla, desde aperos agrícolas hasta muebles. Algunos temas son especialmente explorados, como los bordados: su colección de 6000 piezas hace que sea una de las más importantes del mundo.

La verdad es que le va haciendo falta una pequeña renovación, pero sigue siendo un museo de lo más resultón. Se exponen piezas muy interesantes y en el pasado recibió muchos premios, por lo que la visita sigue mereciendo la pena.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Una curiosidad a tener en cuenta es que en el interior del museo hay una pequeña muestra de la Bodega del Condado de Huelva. En uno de los pasillos empezamos a notar un fuerte olor a vino, lo fuimos siguiente y llegamos a una sala en la que hay dos andanas (criadera y solera) en las que se elabora vino siguiendo el método más tradicional.

Fotos de Sevilla

Justo enfrente del Museo de Artes y Costumbres Populares, al otro lado de la Plaza de América, está el Museo Arqueológico de Sevilla. Tiene un horario de apertura similar y también es gratis, por lo que normalmente la gente suele ir de uno a otro. En este caso, se ubica en el Pabellón de Bellas Artes de la Expo de 1929. Aunque el museo lleva funcionando desde 1879 (cuando era el Museo de Antigüedades de Sevilla), no fue hasta 1946 cuando se inauguró la colección en este pabellón.

Fotos de Sevilla

La riqueza arqueológica de Sevilla ha sido la impulsora natural de un museo como éste. Yacimientos tan importantes como Itálica o hallazgos que cambiaron la concepción de la Historia de España, como el Tesoro del Carambolo, fueron a parar aquí en buena medida. Eso hace que sea una visita imprescindible no solo para los amantes de la arqueología, sino también para el público en general.

Fotos de Sevilla

Aquí sí que hace falta una reforma en profundidad, pues tiene pinta de que la exposición permanente no se ha tocado en años. Aun así, hay que reconocer que fueron unos auténticos pioneros en su época, pues añadieron módulos en los que se anima al visitante a oler y tocar piezas históricas. Lo que hoy en día se vende como algo novedoso, por ejemplo la posibilidad de aspirar el aroma de épocas pasadas, es algo que aquí lleva haciéndose mucho tiempo.

Fotos de Sevilla

Nuestra idea era ver únicamente esos dos museos, pues si no se nos podía ir el día entero y teníamos muchas cosas por ver. En realidad, el Parque de María Luisa es un mal lugar si se va con el tiempo justo, pues hay infinidad de lugares en los que quedarse sorprendido y perder unos minutos.

Hay un montón de rotondas y glorietas dedicadas a personajes y eventos famosos. Un ejemplo es la Glorieta de Cervantes, un octógono decorado con azulejos que recrean los principales pasajes de Don Quijote de la Mancha. También hay glorietas en honor a Concha Piquer, a Dante, a Goya…

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Aunque no es muy grande, en el centro del Parque de María Luisa hay un pequeño estanque que también merece la pena conocer. Quizá no sea muy grande, pero es rotundamente precioso. Además, es un sitio perfecto para ver una gran variedad de flora y fauna, desde un bonito pavo real hastas las clásicas higueras mediterráneas.

Fotos de Sevilla

En cualquier caso, el espacio estrella del Parque de María Luisa es la Plaza de España de Sevilla. Era el edificio principal de la Expo de 1929, el más costoso de todos los proyectos surgidos al amparo de ese evento. Es una plaza enorme, con más de 200 metros de diámetro y con una superficie de 50.000 metros cuadrados. Tiene un edificio central que envuelve a toda la plaza en forma de elipse, además de un canal de más de 500 metros, cuatro puentes, una fuente…

Fotos de Sevilla

Desde su construcción se convirtió en uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Es un auténtico icono internacional, el mundo entero asocia Sevilla a esta preciosa plaza. El mejor ejemplo lo tenemos en el cine, pues ha sido utilizada como localización en películas tan variadas como El Dictador (de Sacha Baron Cohen) o en la legendaria Lawrence de Arabia. Nuestra favorita es, sin duda, la escena de Star Wars Episodio 2: El Ataque de los Clones, en la que Padme y Anakin aparecen caminando por aquí. Es cierto que la han tuneado mucho por ordenador, pero es fácil reconocerla.

El principal arquitecto del proyecto fue el sevillano Aníbal González que, siguiendo las indicaciones de las instituciones, no escatimó esfuerzos en construir algo fuera de lo común. Aunque el conjunto en sí es bestial, quizá lo que más llama la atención es la pareja de torres barrocas que están a ambos extremos de la plaza.

Miden 74 metros de alto y fueron bastante polémicas, pues nadie quería rivalizar con el gran icono de la ciudad: la Giralda. De hecho, el propio Alfonso XIII, en una visita a las obras, se asombró de la magnitud de todo el conjunto y afirmó que Sevilla perdería su esencia si empezaba a hacer cosas como esa. Parece que los amigos de la Torre Cajasol no le han hecho demasiado caso.

Fotos de Sevilla

Es una maravilla pasear por la plaza. El ambientazo es increíble y se puede montar en barca (incluso en burro), pero en nuestra opinión lo mejor es pasear por el edificio. Cruzar uno de sus cuatro puentes y caminar por sus galerías llenas de arcos es un auténtico placer para los sentidos.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

La Plaza de España es también un magnífico ejemplo de arquitectura regionalista. A los pies de sus arcos hay un largo conjunto de 48 bancos temáticos, en los que aparecen representadas 46 provincias de España. En cada asiento está el escudo y el mapa de la provincia en cuestión, además de un azulejo pisano en el que se representa un suceso histórico destacado. Esta obra está coronada por 48 medallones con bustos de personajes españoles ilustres, además de 24 águilas imperiales, el escudo de Sevilla y varias cosas más.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Aunque no está señalizado, se puede subir a través de distintas escalinatas hasta el segundo piso. Os lo recomendamos al 100%, pues la Plaza de España impresiona aún más con un poco de perspectiva.

Fotos de Sevilla

Para terminar con Plaza de España, nos gustaría hacer una pequeña reflexión sobre compras y souvenirs. Nosotros somos los primeros que defendemos las tiendas oficiales frente a los vendedores ambulantes con mercancía de dudosa procedencia, pero todo tiene un límite. En la plaza vimos las dos vertientes. En primer lugar vimos a Manolo el de los abanicos, un simpático sevillano que vendía abanicos de estraperlo en unas escaleras. Simpático, muy salao y un precio genial, pues se podía regatear con él. En el extremo opuesto estaban los puestos “oficiales”: mercancía de mala calidad, precios abusivos y vendedores súper bordes.

¿Donde compramos? Pues evidentemente donde Manolo el de los abanicos, que incluso nos regaló un poquito de romero para que nos diese buena suerte. Nos hubiera gustado comprar en el puesto oficial, pero se nos quitaron las ganas a la primera bordería del vendedor, que parecía que le molestaba que estuviésemos allí curioseando entre sus productos.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Dicho eso, dejamos atrás el Parque de María Luisa y volvimos hacia el centro, pues ya era hora de comer. De camino vimos el Casino de la Exposición, hijo también de la Expo de 1929. Lo deberíamos haber visto antes, entre la Fábrica de Tabacos y el Costurero de la Reina, pero se nos olvidó por completo.

Fotos de Sevilla

COMER EN TRIANA

Pensábamos comer por el centro, pero llegado el momento cambiamos de idea. ¿Por qué no ir a Triana? El primer día habíamos quedado contentísimos, estábamos bastante cerca y así nos asegurábamos comer muy bien a excelente precio. Eso fue lo que hicimos, aunque esta vez no cruzamos por el Puente de Isabel II sino por el Puente de San Telmo. Husmeamos un poco entre la Calle Betis y la Calle Pureza y, en esta última, encontramos exactamente lo que buscábamos: Casa Remesal.

Fotos de Sevilla

Era el típico bar de tapas familiar, lleno de gente del barrio, en el que los camareros te tratan como si te conociesen de toda la vida y hasta el último plato es un manjar. Por unos 15€ probamos tapitas de lo más variadas: chipirones, solomillo al whisky, ensaladilla… Nos encantó comer allí, fue todo un acierto.

Fotos de Sevilla

CRUCERO POR EL GUADALQUIVIR

La tarde no iba a dar mucho de si, ya que todavía nos esperaban cinco horitas de coche hasta Madrid. No podíamos pasar demasiado tiempo en Sevilla, o de lo contrario el viaje de vuelta a casa sería muy pesado. Habíamos visto todo lo que teníamos previsto, por lo que decidimos despedirnos de la ciuda de la mejor manera posible: haciendo un paseíto en barco por el río Guadalquivir. Son muchas las empresas que lo ofrecen, pero nosotros nos decidimos por Crucero Torre del Oro básicamente por un motivo: estaba incluido en la fantástica Sevilla Card. Un tour como este suele costar de 16€ para arriba, así que no los pagamos gracias a nuestra flamante tarjeta.

El embarcadero de esta empresa está a los pies de la Torre del Oro y los barcos salen cada media hora a partir de las 11. Funcionan durante todo el día, hasta las 19 en los meses fríos (noviembre-marzo) y hasta las 22 en los meses cálidos (abril-octubre). Los barcos son bastante nuevos y cuentan con las típicas comodidades de estos trayectos: toldo, audioguía multilingüe, cafetería…

Fotos de Sevilla

Nos pareció la mejor manera de despedirnos de Sevilla, ahora que ya conocíamos a fondo la ciudad después de todo el fin de semana recorriéndola. Contemplar desde el río edificios como la Catedral o la Torre del Oro, además de pasar por debajo del famoso Puente de Triana, es una forma genial de completar la imagen que teníamos de Sevilla.

Fotos de Sevilla

También descubrimos cosas que no habíamos visto hasta ahora, como los muelles desde los que salió Cristobal Colón, el Puente del V Centenario o las diferentes instalaciones deportivas que están a lo largo del río.

La audioguía no es que fuera la más moderna del mundo, pero igualmente estaba bien. Contaba muchas anécdotas históricas y no se entretenía demasiado (para lo que suelen ser este tipo de paseos en barco) en cosas superfluas.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Y eso es lo que dio de sí nuestra escapada a Sevilla. Ahora ya podemos confesarlo: teníamos dos grandes dudas acerca de la ciudad. Por un lado, el fútbol nos había hecho creer que los sevillanos son gente borde o prepotente… ¡Qué error! Desde el primer minuto nos sentimos como en casa. Solo nos encontramos amabilidad, buen humor y unas ganas de vivir que se transmitían rápidamente.

Por otro lado, habíamos oído algunas críticas sobre Sevilla como destino: que si no era para tanto, comparaciones con otras ciudades de Andalucía, incluso comparaciones con Madrid… ¡Otro error! Sevilla nos ha parecido un destino diez. Es una ciudad con muchas cosas para hacer, con buenos museos, con naturaleza, con una excelente gastronomía y con un gran ambientazo a cualquier hora.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Solo podemos terminar de una forma: diciendo a todo el mundo que vaya a Sevilla. Es una ciudad inolvidable, de esas que hay que visitar al menos una vez en la vida. Aunque, siendo sinceros, nosotros no vamos a ir solo una vez. ¡¡Estamos deseando volver!!

Capítulo IIIVolver a Sevilla ’13

8 pensamientos en “Sevilla ’13 – Capítulo IV: Hospital de la Caridad, Parque de María Luisa y crucero por el Guadalquivir

  1. Qué guay! Tengo que volver a Sevilla. Hace unos años estuve de paso un día porque el destino era Córdoba, y leyendo vuestro post me doy cuenta de que me faltan muuuuchas cosas por ver. Un abrazo!

  2. Me encanta la manera de explicar lo que se puede ver en esta magnifica ciudad, aunque he ido hay muchas cosas que no he visto y con vuestros comentarios espero volver y ver todo lo que me he perdido besos

  3. soy sevillano y la verdad es que os puedo garantizar que quedan muchos tesoros por descubrir como la iglesia del sagrario, el interior de la parroquia de la magdalena y de santa ana, LA IGLESIA DE SAN LUIS, EL HOSPITAL DE LOS VENERABLES,barrio santa cruz,interior del palacio arzobispal y del ayuntamiento, iglesia, arco y murallas de la macarena, una infinidad de cosas que ni si quiera yo he podido conocer todas en persona (si por fotos) y por lo que aconsejaría volver a Sevilla que como ya han dicho antes es imposible conocerla al completo.

  4. Excelente reportaje y muy ameno ;). Yo también resido en Madrid y cada vez que voy a Sevilla alucino aunque aun me faltan por visitar espacios que aquí habéis comentado. Por cierto me uno al comentarío del Sevillano y añado lugares que a mi me han encantado: Parroquia de San Lorenzo (junto a la mundialmente conocida imagen del Gran Poder), las setas de Sevilla (que pese a ser polémicas, no dejan de ser la construcción en madera más grande del mundo) junto con el museo Anticuarium que posee restos romanos e islámicos, el museo de arte mudejar (super desconocido pero de gran interés), los jardines de Murillo, el hospital de las cinco llagas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *