Sevilla ’13 – Capítulo III: Lo mejor de Sevilla

Podríamos empezar este artículo sobre Sevilla con un montón de tópicos, desde canciones de Los del Río hasta menciones a sus populares equipos de fútbol. Digamos que es una de esas ciudades que se conocen desde niño, se haya estado en ella o no. Su impacto cultural en el resto de España es muy profundo, por lo que mientras preparábamos el viaje nos dimos cuenta de que podíamos recitar de carrerilla personajes, sucesos históricos o edificios de Sevilla. Sobre este último punto, teníamos muy claro lo que no íbamos a dejar pasar: la Giralda, la Torre del Oro, el Real Alcázar…

Por fin había llegado el momento de conocer la cara más universal de Sevilla, sus principales monumentos y ese sinfín de puntos de interés que hacen de la ciudad un icono a nivel mundial. Para cumplir este objetivo teníamos por delante un largo e inolvidable sábado, del cual os vamos a hablar en los siguientes párrafos con detalle.

Fotos de Sevilla

SEVILLA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

A diferencia del día anterior, en el que aparcar en Sevilla había sido un suplicio, en esta caso utilizamos el servicio de transfer que ofrecía nuestro hotel, mediante el cual un autobús nos llevaba hasta el centro y nos recogía al final del día. No sabemos si todos los hoteles de las afuera serán igual, pero en ese sentido el Hotel Alcora funciona genial.

Gracias a eso, pasaban poquitos minutos de las diez cuando ya estábamos en pleno centro. Empezamos por el Archivo de Indias, que junto a la Catedral y al Real Alcázar compone la famosa tríada que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es uno de los archivos más famosos de toda España, posiblemente el más importante del mundo para estudiar las relaciones entre Europa y sus colonias americanas. Fue creado en 1785 por Carlos III para recopilar en un solo lugar toda la documentación de las colonias españolas, albergando en la actualidad más de 43.000 documentos (entre los cuales están documentados, al menos, 8.000 mapas).

Fotos de Sevilla

Pese a que su función principal sigue siendo la conservación de la documentación, de cara a que los investigadores puedan trabajar con ella, es innegable que el edificio es uno de los más bonitos de la ciudad. Su sede principal fue fijada en la Casa Lonja de Mercaderes, una construcción de tiempos de Felipe II que consta de dos pisos y un característico patio central.

Por eso, al margen de su vertiente científica, el Archivo General de Indias es un edificio visitable como cualquier otro. Abre todos los días (lunes a sábados, de 9 a 16; domingos y festivos, de 10 a 14) y el acceso es gratuito, por lo que no hay excusas para perdérselo.

Fotos de Sevilla

¿Y qué hay en su interior? Bueno, pues nosotros encontramos cosas buenas y cosas malas. Empezando por lo positivo, hay que reconocer que el Archivo de Indias es precioso. La escalera principal es una de sus principales elementos, obra de Lucas Cintora en el siglo XVIII. Su majestuosidad es acorde al resto del edificio.

Fotos de Sevilla

Sin embargo, a nivel expositivo es muy pobre. Suelen montar exposiciones temporales, pero no son nada del otro mundo (al menos las que nosotros vimos). La exposición permanente se limita a unos cuantos mapas y poco más, por lo que nos fuimos bastante chafados. ¡Anda que no tiene posibilidades un sitio como este! Aun así sigue siendo una visita imprescindible, y más teniendo en cuenta que es gratis.

Fotos de Sevilla

Por cierto, buena parte de las estanterías del Archivo de Indias (prácticamente todas) en realidad no contienen documentos, sino cajas vacías. Teniendo en cuenta su completa apertura al turismo, tenerlos allí sería una temeridad, pues no solo estarían expuestos a malas condiciones para su conservación sino también a robos. Por eso, en edificios anexos es donde realmente se custodia la documentación.

Fotos de Sevilla

Del archivo pasamos a otro de los platos principales de Sevilla: los Reales Alcázares de Sevilla. El lugar, al que también se le llama Real Alcázar de Sevilla, es un conjunto de palacios custodiados por una única muralla. Se empezaron a construir a comienzos de la Edad Media, por lo que en su interior hay construcciones de muy diversos estilos arquitectónicos. Eso sí, es el arte islámico el que destaca por encima del resto, pues junto a La Alhambra de Granada o a la Mezquita de Córdoba es uno de los ejemplos más vistosos del periodo en el que la Península Ibérica estaba bajo influencia musulmana.

Huelga decir que es IMPRESCINDIBLE entrar a verlos si se está en Sevilla. Abre todos los días (de 9:30 a 17:00, entre octubre y marzo; de 9:30 a 19:00, entre abril y septiembre) y la entrada es un poco cara: 8.75€ general y 2€ estudiantes/jubilados. Por suerte, está incluida en la flamante Sevilla Card que estrenábamos en ese momento y que nos iba a permitir ahorrarnos un montón de dinero durante todo el finde, por lo que no pagamos. También organizan visitas guiadas por la noche, aunque son más caras y más cortas.

Se accede por la impresionante Puerta del León, la mejor carta de presentación posible. ¿A que es una pasada?

Fotos de Sevilla

Hay que calcular un mínimo de hora y media para esta visita, pues se recorren más de 50 estancias diferentes. Evidentemente no podemos hablar de todas ellas en este post, aunque quizá hagamos algún día uno monotemático sobre este recinto. En cualquier caso, hay zonas de los Reales Alcázares que son de mención obligada.

Una vez cruzamos la Puerta del León, nos quedamos boquiabiertos con las dos primeras cosas que vimos: la Sala de la Justicia y el Patio de la Montería. La primera formaba parte del palacio musulmán original y en ella se reunía el consejo de visires. No hace falta decir que arquitectónicamente es impresionante. El segundo espacio (en la foto) es un enorme patio trapezoidal en el que destacan la fachada mudéjar del palacio de Pedro I y un corredor de dos plantas con unos preciosos arcos. Sobran las palabras.

Fotos de Sevilla

Recorriendo el interior de los Alcázares de Sevilla nos vinieron un montón de recuerdos a la mente. Antes hemos hablado de Granada y Córdoba, pero también nos acordamos de la Madrasa de Marrakech o del Palacio Topkapi de Estambul, por poner algunos ejemplos. Todos ellos tienen en común su universalidad, su belleza y su capacidad para dejar sin palabras al viajero.

En este tipo de sitios, especialmente en España, solemos criticar la masificación y la sobreexplotación turística a la que están sometidos. En este caso no nos llevamos mala impresión, la verdad. Evidentemente había mucha gente, pero se podía hacer el recorrido cómodamente y en ningún caso nos sentimos agobiados.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Uno de los espacios que más nos sorprendió fue el Salón de los Embajadores, sin duda una de las manifestaciones más elaboradas del esplendor artístico de Sevilla. Podríamos hablar de las columnas de mármol, de los arcos de herradura o incluso del suelo, pero lo que destaca por encima del resto (nunca mejor dicho) es su enorme cúpula en tonos dorados. Era el salón del trono de Pedro I, por tanto su intención era apabullar a sus visitantes y mostrarles su grandeza a través de la arquitectura. Lo consiguió.

Fotos de Sevilla

Otro enclave fácilmente reconocible de los Reales Alcázares es el Patio de las Doncellas. Distintos reyes mostraron su agrado por este patio rectangular, hasta el punto de que muchos introdujeron reformas para adaptarlos a su gusto personal. Fueron los casos de Felipe II, que lo enlosó y le añadió la fuente del centro, o de Pedro I, que sustituyó el enlosado por su extraña alberca con arriates en un nivel inferior.

Fotos de Sevilla

Al margen de las construcciones palaciegas, también destacan los gigantescos Jardines de los Reales Alcázares. A lo largo de más de 60.000 metros cuadrados están dispuestas 170 especies vegetales procedentes de todo el mundo, y que se empezaron a plantar desde el siglo X. Hoy en día constituyen una de las zonas verdes artificiales más importantes del país.

La transición hasta esos jardines es la Fuente de Mercurio, una gran alberca con una escultura de Mercurio del siglo XVI. Es seguramente una de las zonas más visitadas de los jardines, ya que la mayor parte de los visitantes no se adentra a explorarlos en su totalidad.

Fotos de Sevilla

Nosotros no vimos todos los jardines, pero sí hicimos un recorrido lo suficientemente exhaustivo como para llevarnos una imagen general del conjunto. El tiempo viajando es muy limitado y no podíamos perder el día entero aquí. Aun así, nos dio tiempo a ver el Cenador del León, el Pabellón de Carlos V y otras construcciones interesantes, además de constatar las diferencias entre los jardines. Poco tienen que ver entre sí el cuadriculado Laberinto con el amplio Jardín Inglés.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Quizá no sea lo más espectacular, pero desde luego la gran sorpresa fue descubrir un jardín subterráneo. Nos referimos a los Baños de Doña María de Padilla, un gran estanque con arcos de nervadura que está bajo el Palacio Gótico. Es muy poco transitado, daba la sensación de que mucha gente se va de allí sin saber que existe esta joyita. Nos recordó muchísimo a la Cisterna de la Basílica de Estambul.

Fotos de Sevilla

Y hablando del Palacio Gótico, ese es el último gran espacio que os queremos enseñar. Se trata de un edificio construido por Alfonso X, donde ubicó su corte y desarrolló su idea de lo que debía ser un palacio real. Aunque siguió paso a paso todo lo que plasmó en las Siete Partidas, hasta nuestros días ha llegado muy reformado, pues la estructura fue muy afectada en el terremoto de 1755.

Fotos de Sevilla

Como habéis visto, los Reales Alcázares son imprescindibles. No hay duda: visita obligada y punto. Ese no es el caso, como ahora veremos, del siguiente monumento emblemático que visitamos: la Torre del Oro. Y es que uno de los grandes símbolos de Sevilla ofrece mucho más por fuera que por dentro. Pero vayamos por partes.

Lo primero, una pequeña introducción histórica. La Torre del Oro es una construcción dodecagonal que data del año 1220, tiene 36 metros de altura y debe su nombre a los brillos dorados que refleja sobre el río. Fue encargada por el gobernador almohade que en ese momento mandaba en Sevilla, con la intención de asegurar la ciudad ante los constantes ataques castellanos. Cuando cayó la ciudad pasó a tener distintos usos, desde capilla hasta prisión. Poco a poco fue cayendo en el olvido, hasta el punto de estar prácticamente a punto de derrumbarse en el siglo XVIII. Incluso flotó sobre ella un plan para el derrumbe, pero finalmente fue restaurada en 1900. Desde el año 1936 funciona como Museo Marítimo de Sevilla.

Tiene un horario de apertura bastante limitado: martes a sábado, de 10 a 14; domingos y festivos, de 11 a 14. Cuesta 2€ por persona, aunque está incluida en la Sevilla Card.

Fotos de Sevilla

Echas las presentaciones, llegó la hora de la leña. La Torre del Oro es uno de esos lugares que hay que ver porque… porque… pues eso, porque forman parte de los elementos más reconocibles de la ciudad. Sin embargo, la visita aporta poco o nada. El Museo Marítimo es un auténtico pufo, más parecido a un almacén que a otra cosa. Hay un montón de objetos (maquetas, cuadros, trastos en general) diseminados sin ton ni son por el interior de la torre, que parecen una excusa para cobrar entrada.

Fotos de Sevilla

Por otro lado, las vistas no son nada del otro mundo. La torre no es muy alta, así que la panorámica no es espectacular. Además, su ubicación tampoco es que sea la mejor, por lo que no esperéis la foto de vuestra vida. Hay que decir que no nos arrepentimos de haber subido, pues estas cosas hay que hacerlas, pero desde luego esperábamos mucho más.

Fotos de SevillaY, ya que estábamos por la zona, aprovechamos para visitar un par de edificios que no suelen aparecer en las guías pero que también merecen la pena. El primero de ellos es el Edificio Helvetia, una obra pionera del popular arquitecto Rafael Moneo. Aunque es la sede de una compañía de seguros, desde su construcción está considerada una de las grandes obras de la arquitectura contemporánea sevillana. En su interior hay vestigios de las antiguas murallas. Suele estar abierto y el acceso es gratuito.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Muy cerquita está la Torre de la Plata, considerada la hermana pequeña de la Torre del Oro por tener solo ocho lados. La verdad es que el edificio no luce mucho, ya que está en una calle bastante vieja y en medio de un aparcamiento, pero igualmente es una muestra excelente de arquitectura militar medieval. Data del siglo XII y, aunque hoy en día no está puesta en valor, estamos seguros de que en el futuro será recuperada.

Fotos de Sevilla

Volvimos en dirección a la catedral, la cual no habíamos visitado todavía. Eso sí, antes paramos a contemplar la magnífica fachada del Palacio Arzobispal de Sevilla, la residencia oficial del arzobispo de la ciudad. Los orígenes del edificio se pierden en el tiempo: se sabe que la mayor parte es de los siglos XI-XVII, aunque ya en el siglo XIII hay documentos que hablan de una residencia eclesiástica en el lugar. Sus característicos tonos rojos nunca pasan desapercibidos, pese a estar a la sombra de edificios tan ilustres.

Fotos de Sevilla

Llegó, por fin, el momento de ir a la Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla (vamos, la Catedral de Sevilla de toda la vida). ¿Y por qué no la habíamos visitado antes? Pues por su horario. Sevilla es una ciudad con mucho fervor religioso, por lo que las primeras horas del día están reservadas al culto.

  • De septiembre a junio:
    • Lunes: 11 a 15:30
    • Martes a sábado: 11 a 17
    • Domingo: 14:30 a 18
  • Julio y agosto:
    • Lunes: 9:30 a 14:30
    • Martes a sábado: 9:30 a 16
    • Domingos: 14:30 a 18

También es algo cara para ser una catedral, pues cuesta 8€ por persona (3€ para estudiantes y jubilados). Una vez más, nos sentimos satisfechos de haber comprado la Sevilla Card, pues también estaba incluida.

Fotos de Sevilla

De hecho, la Sevilla Card tiene una ventaja adicional en la catedral: no hay que esperar cola. Normalmente se tarda un rato en entrar, pero los poseedores de la Sevilla Card tienen una entrada exclusiva en la Puerta del Lagarto (justo a los pies de la Giralda). Este tipo de tarjetas se suelen comprar por el ahorro económico, pero cuando adicionalmente te ofrecen ahorro de tiempo… ¡Mejor que mejor!

La Giralda es el campanario de la catedral, cuyos dos tercios inferiores son el alminar de la antigua mezquita y el último tercio un añadido posterior. Mide unos 100 metros de alto y su belleza tiene dos claros precedentes: la Torre Hassan de Rabat y la Koutoubia de Marrakech. La estatua de la parte de arriba es el Giraldillo, la escultura en bronce más grande del Renacimiento.

Fotos de Sevilla

Ya que estábamos allí, decidimos empezar la visita a la Catedral de Sevilla por la Giralda. Es lo que han decidido llamar Giralda Tower Tour, un recorrido que después de 35 rampas de 17% de pendiente y 17 escalones da acceso a unos miradores impresionantes. Esta curiosa forma de subir no se debe a una adaptación por cuestiones de accesibilidad, sino que tiene una explicación histórica: el acceso a lo alto de la Giralda estaba pensado para llegar montado a caballo, a toda velocidad, y así poder dar la voz de alarma en caso de algún incidente.

Fotos de Sevilla

Las vistas, a diferencia de las que hay en la Torre del Oro, si que merecen la pena. Una forma de contemplar Sevilla a vista de pájaro desde perspectivas tan inolvidables como esta de aquí…

Fotos de Sevilla

…o esta otra…

Fotos de Sevilla

…o incluso la de aquí. No sabemos el tiempo que permanecimos en la parte de arriba, pero desde luego fue bastante. Sin duda es la mejor panorámica posible que se puede obtener de la ciudad (sin helicóptero ni nada de eso).

Fotos de Sevilla

Una vez bajamos, nos dispusimos a recorrer esta inmensa catedral. Sus dimensiones son tales que se la considera la mayor catedral gótica del mundo: 23.500 metros cuadrados. Sus fechas de construcción no están claras del todo, pero se sabe que data de comienzos del siglo XV sin ninguna duda.

Es imprescindible ir con un mapita, pues entre capillas, retablos, esculturas y demás puntos de interés algo se puede quedar en el tintero. Con la entrada te dan un folleto con dos recorridos, uno con el best of (45 minutos) y otro más completo (90 minutos). En cualquier caso, el Tesoro, el Patio de los Naranjos o la Capilla de los Cálices no pueden faltar nunca.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Sin embargo, hay algo que destaca especialmente en la Catedral de Sevilla: los enterramientos. Todos los templos son a la vez pequeños cementerios, pero en este caso hay tumbas tan ilustres que hay que ir con mucho ojo. Los primeros que vimos nos llamaron mucho la atención: el sepulcro del cardenal don Juan de Cervantes, una obra del siglo XV en alabastro; y el sepulcro de Hernando Colón, hijo del famoso “descubridor” de América.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

De hecho, el gran enterramiento de la Catedral de Sevilla es el Mausoleo de Cristobal Colón, pese a estar envuelto en una gran polémica. El destino de los restos mortales de Colón fue especialmente tumultuoso: primero se le enterró en Valladolid, donde falleció; tres años después se le trasladó a la Cartuja de Sevilla, donde permaneció casi tres décadas; posteriormente se le llevó a la Catedral de Santo Domingo (República Dominicana), siguiendo la voluntad de Colón; lo siguiente fue llevar los restos a Cuba, tras la cesión de la isla a Francia en 1795; por último, volvió a Sevilla en 1898, tras el desastre de la guerra con EEUU. En cada traslado se fueron perdiendo huesos, con lo cual hoy existen distintas tumbas de Colón y cada lugar pugna por ser la auténtica.

El Sepulcro de Colón que hay en Sevilla fue diseñado en este último traslado. Los cuatro pilares sobre los que se sostiene la tumba representan a Castilla, León, Aragón y Navarra. Los huesos han sido sometidos a distintos estudios de ADN y son considerados auténticos, pero cualquiera sabe.

Fotos de Sevilla

Con la catedral poníamos un pequeño punto y aparte en nuestra visita a Sevilla. Junto al Archivo de Indias, a los Reales Alcázares y a la Torre del Oro, además de otras cosas que ya os hemos enseñado, forman lo más gordo de la ciudad. Sin embargo, a orillas del Guadalquivir hay mucho que ver, y nosotros estábamos decididos a apurar hasta nuestro último segundo allí.

IGLESIA DE SAN SALVADOR Y MUCHO MÁS

Ya se acercaba la hora de comer, así que en realidad empezamos a buscar un sitio en el que hacer la correspondiente parada técnica. Ya que después teníamos que ir por allí, empezamos a buscar en los alrededores de la Plaza de San Francisco. El día anterior, cuando fuimos a la Oficina de Turismo, nos habíamos fijado en que estaba lleno de bares. Sin embargo, después de echar un vistazo, no nos parecieron nada recomendables: caros, no especialmente apetecibles y 100% enfocados a guiris. Tocaba seguir buscando.

Durante nuestra búsqueda nos encontramos con la Iglesia del Salvador (Iglesia Colegial del Divino Salvador) y, ya que estábamos, decidimos entrar a verlo. A nivel arquitectónico no dice demasiadas cosas, pues es una iglesia más del siglo XVII.

Fotos de Sevilla

Sin embargo, la cosa cambia mucho al entrar dentro. En su interior hay hasta 14 retablos, haciendo que la Iglesia del Salvador sea uno de los grandes puntos de interés del barroco español y europeo. Obras como el Retablo del Cristo de los Afligidos, el Retablo de San Fernando o el propio Retablo Mayor dan buena cuenta de que merece la pena rascarse el bolsillo (2€ por persona, aunque está incluida en la Sevilla Card) y disfrutar de este recinto único.

Fotos de Sevilla

No somos especialmente amigos de una decoración tan recargada como la barroca, pero hay que reconocer las cosas: nos sorprendió gratamente la visita a esta iglesia. No esperábamos grandes cosas y al final ha resultado ser de nuestras favoritas, hasta el punto de que siempre la sacamos en conversaciones sobre Sevilla.

Eso tuvo una connotación negativa (definitivamente se nos echó encima la hora de comer), pero no nos arrepentimos en absoluto de todo el tiempo que pasamos allí dentro.

Fotos de Sevilla

Con la entrada también se tiene acceso al museo. Normalmente solemos pasar de ellos, pero en el Salvador le prestamos mucha atención. Esta iglesia es sede de hasta seis hermandades, incluyendo algunas tan célebres como la Archicofradía Sacramental de Jesús de la Pasión. Su fervorosa actividad durante todo el año, aunque especialmente en Semana Santa, se han proyectado sobre un museo interesante y con una cantidad de piezas excepcional.

Fotos de Sevilla

Antes no lo hemos dicho, pero la iglesia está en la Plaza del Salvador. En un primer momento nos pareció un sitio muy interesante para comer, pues estaba llenísimo de gente y con varios bares. Sin embargo, le preguntamos al vigilante de seguridad de la iglesia y nos recomendó otros sitios. Total, que decidimos fiarnos…

Fotos de Sevilla

…y menudo acierto. Acabamos en la cercana calle Herbolarios, en un famoso establecimiento familiar llamado Bar Kiko. Lo primero que nos dio buena sensación es que estaba lleno de sevillanos y, además, que no había ni un sitio libre. Preguntamos y dentro tenían un minúsculo comedor con aire acondicionado, por lo que preferimos comer allí antes que esperar.

Fotos de Sevilla

Cuando hemos dicho que es un bar familiar, lo decimos literalmente. Una cocinera de las de toda la vida prepara platos tradicionales de todo tipo (croquetones, albóndigas, boquerones y demás delicias) mientras que su hija es la que sirve. Fue realmente barato, nos atendieron a la perfección y todo estaba delicioso. Evidentemente no es un bar de cocina fusión ni de moderneces de ese tipo, pero es difícil comer mejor. Nos encantó: totalmente recomendable para gente que busque cocina auténtica sin necesidad de gastarse una fortuna.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

Empezamos la tarde paseando por allí, esta vez con muchas menos prisas. Ya habíamos visto lo principal y todo lo que viniera después dependía del cansancio que nos fuese entrando. Lo primero que hay que decir es que nos sorprendió un montón el ambientazo que había en los alrededores de la Iglesia de San Isidoro, del siglo XIV. El templo en sí no pudimos visitarlo, pues estaba cerrado, pero los bares de la zona daban mucho juego. Parecía un buen lugar para hacer un alto en el camino y tomarse algo, cosa que no hicimos ya que acabábamos de comer.

Fotos de Sevilla

Lo que sí hicimos fue entrar al Museo del Baile Flamenco, posiblemente la principal institución de esta temática en Andalucía. El museo cuenta con el patrocinio de la legendaria Cristina Hoyos, algo así como si se hace un museo del fútbol y se pone Zidane al frente del mismo.

Abre todos los días (incluso festivos) de 10:00 a 19:00, y la entrada cuesta 10€ (8€ para estudiantes). Está incluida en la Sevilla Card, otro buen motivo para hacerse con la tarjeta. También hay que decir que todos los días hay un espectáculo de flamenco a las 19:00, que dura una hora y que cuesta 20€.

Fotos de Sevilla

No es que sea nuestro estilo favorito, pero es innegable que el flamenco ha tenido una tremenda influencia cultural en el sur de España a través del cante y del baile. Por eso mismo, porque no tenemos mucha idea sobre el asunto, nos apetecía visitarlo. Nos daba un poquito de miedo, pues a veces estos sitios se convierten en un pufo para sacarle el dinero a los japoneses, pero éste no es el caso.

Fotos de Sevilla

A través de sus distintas salas aprendimos un montón de cosas sobre las palmas, la guitarra, la percusión y todo los relacionado con el flamenco: trajes, instrumentos musicales, vídeos de los grandes del género… Seguramente para alguien como el hermano de Eri, que es un fanático de Camarón y compañía, éste sea un lugar increíble. A nosotros nos encantó, aunque reconocemos que quizá sabiendo más sobre flamenco lo hubiésemos pasado mejor.

Fotos de Sevilla

CASA DE PILATOS

Donde disfrutamos como enanos fue en la Casa de Pilatos, uno de los edificios nobles más famosos de Sevilla y un arquetipo perfecto de los palacios andaluces. En origen era el Palacio de los Adelantados Mayores de Andalucía, una construcción pensada por Pedro Enríquez de Quiñones y su segunda mujer que actualmente pertenece a los Duques de Medinaceli.

Abre todos los días de 9 a 18 en los meses fríos y de 9 a 19 en los meses cálidos. Se venden dos tíckets, uno por 6€ que da derecho a ver la planta baja por libre y uno de 8€ que incluye adicionalmente una visita guiada por la planta alta (se celebra cada media hora). La entrada está incluida en la Sevilla Card.

Fotos de Sevilla

Empezamos recorriendo la planta baja a nuestro aire, en compañía de la completa audioguía que está incluida en el precio de la entrada. Está muy bien, pues son fragmentos sonoros cortos, concretos e imprescindibles para entender el edificio. Es una de las grandes construcciones renacentistas de España, gracias a su mezcla de distintos estilos arquitectónicos, a la integración de los jardines en el resto del edificio y a su gusto por las esculturas de inspiración clásica.

Fotos de Sevilla

Para nuestro gusto el edificio está demasiado idealizado, da sensación de ser de mentira. Y es que buena parte de su aspecto actual se debe a reformas del siglo XIX, en las que aplicaron un marcado estilo romántico. En cualquier caso, sigue siendo una visita imprescindible, además de un auténtico remanso de paz en medio de Sevilla.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

De la visita de la planta alta solo diremos que merece la pena pagar los 2€ de diferencia entre la entrada sencilla y la completa. Nos gustaría enseñaros y contaros más cosas, pero lamentablemente no lo podemos hacer, ya que aquí se aplica esa extraña norma de “no fotos aunque sea sin flash”. Una pena, pero es lo que hay.

Fotos de Sevilla

LA MAESTRANZA DE SEVILLA

El día avanzaba y el calor también iba en aumento, por lo que poco a poco fuimos teniendo la idea de abandonar la vertiente cultural del viaje y marcharnos al hotel para darnos un bañito en la piscina. Sin embargo, ya que teníamos la Sevilla Card, decidimos cerrar la tarde con una visita que de otro modo no hubiéramos hecho. Nos referimos Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Así es como se le conoce a la Plaza de Toros de Sevilla, la sede de las corridas de toros de la Feria de Abril (entre otros muchos festejos).

Abre todos los días de 9:30 a 19:00 y en verano amplía su horario hasta las 23:00. Cuesta 7€ por persona, aunque como ya hemos dicho está incluida en la Sevilla Card. Solo se recorre en visita guiada, aunque salen cada poquito tiempo.

Fotos de Sevilla

Nosotros no somos seguidores del toreo, más bien todo lo contrario. Sin embargo, eso no significa que vayamos a dejar de visitar un edificio tan emblemático como éste (tampoco nos gustaría vivir en una sociedad feudal y sin embargo visitamos castillos). Y al César lo que es del César: la Real Maestranza de Sevilla es una plaza de toros espectacular, de lo más bonito que hemos visto nunca. Se la conoce como la Catedral del Toreo, no solo por su antigüedad sino por los hitos que en ella se han vivido.

Fotos de Sevilla

El recorrido incluye de todo: las gradas de la plaza, un museo taurino, la capilla en la que los toreros se preparan antes de cada faena… Vamos, un auténtico tour equivalente a lo que se hace en los estadios de fútbol o en los grandes teatros. Agradecimos enormemente la labor de la experta que hacía la visita, pues se esforzaba en que todo el grupo entendiese mejor las cosas. Se notaba un montón la diferencia entre los fanáticos de los toros (con la sonrisa de un niño constantemente) y entre los que no estamos precisamente a favor de este tipo de eventos (que no sabíamos diferenciar una banderilla de una muleta).

Fotos de Sevilla

Queremos incidir en la idea de que esta es una visita recomendable incluso para la gente que odie con toda su alma la tauromaquia. El recorrido es 100% respetuoso con todas las formas de pensar, tiene un marcado enfoque histórico y su único interés es acercar el tema a todos los públicos. No vamos a debatir aquí sobre si “toros sí” o “toros no”, pese a que nuestra postura es más que evidente, solo queremos decir que merece la pena visitar esta gigantesca plaza.

Fotos de Sevilla Fotos de Sevilla

El cansancio nos derrotó y, una vez visitamos la plaza de toros, pusimos punto y final a la tarde. Volvimos al Hotel Alcora utilizando su excelente servicio de shuttle bus, nos dimos un bañito en su piscina y cenamos en el centro comercial de al lado. Estábamos muy cansados, pero aún nos quedaban fuerzas suficientes para darlo todo al día siguiente. Aunque ya habíamos visto muchas cosas de Sevilla, todavía nos quedaba mucho por hacer en esta fantástica ciudad.

Capítulo IIVolver a Sevilla ’13Capítulo IV

3 pensamientos en “Sevilla ’13 – Capítulo III: Lo mejor de Sevilla

  1. Pingback: Sevilla ’13 – Capítulo IV: Hospital de la Caridad, Parque de María Luisa y crucero por el Guadalquivir | www.eduyeriviajes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *