Qué ver en un día en Tarifa

Tarifa, uno de los lugares más bonitos de la costa gaditana y andaluza, enamora a cualquier viajero que se precie. Su luz, su gente y sobre todo sus vientos, siempre constantes, hacen que sea el lugar elegido por miles de turistas, tradicionalmente asociados a surfistas y bohemios. Después de diez años, volvimos para asegurarnos de que todo estaba tal y como lo recordábamos y mostrar su encanto a la familia de Edu, a la que sin duda, le fascinó. Nosotros, continuando nuestro diario de viaje por Cádiz, os contamos qué ver en un día en Tarifa.tarifa1

Para situarnos en el mapa, Tarifa se encuentra entre la afamada Bolonia y el Peñón de Gibraltar. Su nombre se debe a las primeras expediciones árabes que conquistaron la Península allá por el 710. Concretamente a Tarif, comandante de las tropas de Tarik, quien eligió la actual Isla de las Palomas para su incursión y posterior fundación de la medina. Aún así, el entorno (hoy Parque Natural del Estrecho) ya era conocido y utilizado por la población local desde el Paleolítico gracias a los innumerables abrigos, cuevas y excelente climatología existente en la Antigüedad.

Tras esta pequeña introducción histórica, vayamos al grano. Lo primero, si habéis conseguido reservar algún alojamiento por allí con buscadores tipo hundredrooms, no habrá problema, pero si vais en coche, os recomendamos aparcar en las inmediaciones del puerto, pues estáis cerca del centro histórico y os saldrá gratis. Plaza Miramar es como se llama la calle donde nosotros lo dejamos, si no recordamos mal. Bien, una vez hecho eso, comencemos la ruta.

Partimos del monumento a Sancho IV, pues desde ahí tendremos una estupenda visión del Castillo de Tarifa o Castillo de Guzmán el Bueno. Cuenta la historia que en 1294, tras la conquista de la ciudad por el rey Bravo, se quedó a cargo de la fortaleza Alonso Pérez de Guzmán, quien se vio sometido a un tremendo asedio por parte de las fuerzas benimerines. En la contienda capturaron a su hijo y lo ofrecieron como moneda de cambio para que se rindiese, sin embargo, Alonso desistió llegando incluso a darles su propio puñal para que lo matasen. Tarifa resistió y a pesar de que un siglo más tarde volvió a ser atacada, no hubo victoria para los ya mermados andalusíes.tarifa2

Emplazado sobre un antiguo asentamiento romano, fue en época califal cuando se construyó la fortaleza para la vigilancia del Estrecho gracias a su posición estratégica. De hecho, aún en el siglo XVII, fue restaurada para defender la costa de los ataques piratas y se alzó en una de las principales plazas de defensa y resistencia en la Guerra de Independencia. En 1931 fue declarado Bien de Interés Cultural y no es para menos, pues el conjunto es importante y se conserva bastante bien gracias a las labores de restauración y conservación llevadas a cabo en los últimos años.

El recorrido está perfectamente señalizado, por lo que no tiene pérdida, además en taquilla os harán entrega de un pequeño plano. Lo que más nos gustó fue el centro de interpretación donde se explica todo a la perfección, es bastante interactivo y podréis ver vídeos interesantes, así como el recorrido por los paseos de ronda, donde obtendréis una buena panorámica de la ciudad (foto del inicio del artículo). ¡Por cierto! El precio de la entrada es de 4€ la general y 1,5€ los niños. El horario varía dependiendo de la temporada. En invierno es de martes a viernes de 10:30 a 14:15 y de 16 a 18:15 h; sábados y domingos de 11 a 18 h. En verano, martes a sábado de 11 a 14 y de 18 a 20 h; domingos de 11 a 16 h. Recomendamos que en esta época del año intentéis evitar las horas de calor.

Salimos del Castillo y nos dirigimos a visitar el casco histórico de Tarifa. Para ello os recomendamos callejear por sus empinadas calles y plazuelas, pues tienen un gran encanto. No olvidéis pasaros por la de San Francisco y la Calzada, dos arterias principales donde tiendas y bares harán que deseéis que no corra el tiempo. En este entorno podréis visitar dos iglesias muy cucas, la de San Mateo, que aunque gótica fue concluida ya en el XVI, y la de San Francisco, de estilo Barroco y Neoclásico.tarifa4

Si seguís subiendo por la calle de Nuestra Señora de la Luz (Tarifa otra cosa no, pero cuestas si que tiene, así que llevad calzado cómodo), llena también de tiendas, llegaréis a la Puerta de Jerez, monumento que recuerda la victoria cristiana frente a los musulmanes y la ampliación de la muralla en el siglo XIII. A partir de aquí comienza la ciudad nueva, mucho más moderna. Y de nuevo bajaremos para disfrutar del pequeño Mercado de Abastos sito en la calle Colón. Este edificio fue un antiguo convento de la Santísima Trinidad, reconvertido en mercado en 1928.

Si seguimos por la calle del alcalde Juan, todo recto, iremos a parar a las zonas de las playas (la Chica y la de los Lances) y el camino que une tierra firme con la Isla de las Palomas, el punto más meridional de Europa y que separa el Mar Mediterráneo del Océano Atlántico. Este paso fue construido a principios del siglo XIX. No se puede acceder libremente a ella, pues es terreno militar, sino únicamente con visita guiada o bien mediante autorización previa. Allí se encuentran los restos algunos de los edificios más antiguos del lugar como un aljibe, la dársena, el faro, almacenes de artillería, una necrópolis…tarifa3

En cualquier caso, este es uno de nuestros puntos favoritos de la ciudad. Sentaos en la arena y disfrutad del paisaje, el mecer de las olas y por qué no, de la maravillosa puesta de sol. ¡Hasta siempre Tarifa!

Volver a Cádiz ’15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *