Perpignan, un destino imprescindible en el sur de Francia

Empezar el artículo sobre Perpignan (en castellano, aunque no se usa demasiado, se dice Perpiñán) no ha sido nada sencillo. Quizá no esperásemos demasiado de esta ciudad del sur de Francia, puede que tuviésemos más esperanzas puestas en localidades cercanas como Colliure. El caso es que fue una auténtica sorpresa, uno de esos sitios que te dejan sin palabras. ¡Qué pedazo de ciudad! Podríamos estar hablando durante horas sobre su preciosa catedral, de su potentísima oferta gastronómica o de sus inolvidables calles llenas de pequeños comercios.

Y por eso, hoy os enseñamos qué ver en Perpignan, en una visita de un día en la que pudimos ver prácticamente todo el centro histórico de la ciudad. Mucha atención, porque es un sitio que está a cuatro horas en tren desde Madrid, lo cual le convierte en una posibilidad real para prácticamente cualquier puente.

que-ver-en-perpignan-01

QUÉ VER EN PERPIGNAN EN UN DÍA

Lo primero que tenemos que decir es que el punto de partida fue nuestro hotel, con lo cual no busquéis más lógica en el inicio del recorrido que la comodidad del momento. En cualquier caso, el centro de Perpignan es pequeñito, por lo que da igual empezar la ruta por un sitio o por otro: tenéis material de sobra para pasar un día inolvidable.

Y dicho esto, empezamos recorriendo el precioso Allée Maillol, un paseo muy tranquilo que demuestra que las zonas verdes también tienen cabida en las grandes ciudades.

que-ver-en-perpignan-02Hoy por hoy quizá sea una zona poco visitada en comparación con el resto del casco histórico, pero en el siglo XX fue la única que veían la mayoría de los turistas españoles. Y es que en tiempos de la dictadura de Franco, Perpignan se consolidó como uno de los grandes destinos para los que querían disfrutar del cine prohibido.

Y no solo estamos hablando de las típicas comedias picantonas (que también), sino de clásicos como El Último Tango en París, para la cual se fletaban autobuses desde Barcelona y otras ciudades catalanas. Y en ese contexto, el Cinéma Castillet era toda una institución. Preguntad a padres y abuelos, seguro que alguno tiene cosillas que contar.

que-ver-en-perpignan-03HÔTEL PAMS, EL MAYOR SECRETO DE PERPIGNAN

Nuestros primeros pasos en Perpignan fueron bastante atípicos, ya que lo siguiente que visitamos fue el Hôtel Pams, un edificio que solo se puede visitar unos pocos días al año mediante rutas organizadas por el ayuntamiento. Y es una pena, pese a que por fuera pueda parecer una visita corriente.

que-ver-en-perpignan-04Para muestra, una foto de las escaleras. Tampoco vamos a hablar demasiado de un edificio que normalmente está cerrado, pero no podemos dejar de recomendaros que lo visitéis si tenéis oportunidad. Una buena ocasión puede ser durante el festival de fotografía Visa pour l’Image, ya que es una de las sedes del evento.

que-ver-en-perpignan-05EL CORAZÓN DE LA CIUDAD

Tras esa pequeña introducción a Perpignan, empezamos a recorrer el centro propiamente dicho. Y en él, la primera parada fue la Plaza Hyacinthe Rigaud, dedicada al célebre pintor de retratos de Luis XIV. No solo tiene una estatua en el centro de la plaza, sino que encima está rodeada de coloridos edificios que seguro que serían del agrado del pintor.

que-ver-en-perpignan-07En la misma plaza está uno de los dos templos protestantes que hay en Perpignan. No sabemos si se puede visitar por dentro, al menos cuando nosotros pasamos por allí estaba cerrado. Sin embargo, no deja de ser sorprendente que en una ciudad tan al sur de Europa haya dos edificios dedicados a este culto.

que-ver-en-perpignan-08Y de esa pequeña plaza pasamos a otra mucho más grande: la Place de la République o Plaza de la República, uno de los grandes puntos calientes de la ciudad. Es una referencia a nivel social, ya que está llena de bares para todos los bolsillos. Además, cuenta con un patrimonio excepcional, en el cual destacan algunos edificios como la Maison Fontano.

que-ver-en-perpignan-09No puede pasar desapercibido el Teatro Municipal de Perpignan, un edificio de comienzos del siglo XIX en el que todavía se realizan representaciones con frecuencia. Las entradas se venden por internet y los precios no están nada mal, así que puede ser una opción interesante si os apetece hacer algo cultural en el viaje.

que-ver-en-perpignan-10

Por cierto, cuando fuimos había un mercado de fruta, verdura y productos típicos en el centro de la plaza. No era especialmente grande y según nos dijeron no se celebra periódicamente, pero igualmente nos encantó poder verlo. Visitar un mercado siempre es interesante, aunque los de Francia son especialmente llamativos.

que-ver-en-perpignan-11TIENDAS CON ENCANTO EN PERPIGNAN

Mucha atención, porque os vamos a enseñar la zona de Perpignan que más nos gustó. Un pequeño conjunto de calles encantadoras, con todo lo que alguien imagina en una ciudad francesa: pequeños cafés, tiendas con productos artesanales, músicos bohemios tocando en plena calle… ¡Mola!

Estamos hablando de una zona amplia ubicada entre la Plaza de la República y el Castillete, aunque tienen bastante más encanto las que están cerca de la plaza.

que-ver-en-perpignan-12

¿Sois de los que cuando viajáis buscáis experiencias auténticas? Pues entonces este es el sitio de Perpignan que os llegará al corazón. No os imagináis el abanico de colores, olores e incluso sabores que pudimos disfrutar por allí: desde un maestro artesano que hacía turrón en plena calle (riquísimo) hasta embutidos de los Pirineos recién cortados. En casi todos los puestos daban muestras gratis, y los precios estaban tan bien que era imposible no comprar nada.

que-ver-en-perpignan-13

Aunque todo tiene un toque mediterráneo, tenemos que reconocer que nos sorprendimos un montón con algunas calles mucho más exóticas: especias, dátiles, encurtidos… ¡Era como estar en los zocos de Marrakech! De verdad, fue una sensación muy gratificante, nunca nos habíamos sentido tan cerca de esa preciosa ciudad estando al otro lado del Mediterráneo.

que-ver-en-perpignan-14

Sea como fuere, este pequeño sector de Perpignan bien merece un paseo sin prisas. No os podemos decir calle concretas ni una ruta definida, simplemente os recomendamos empezar a pasear desde la Place de la République y que os dejéis llevar. Os prometemos que descubriréis rincones únicos.

que-ver-en-perpignan-15PASEANDO JUNTO A LOS CANALES

Y de esa zona con mucho encanto pasamos a otra que no estaba nada mal: la divertida Place Arago. Está dedicada al célebre científico francés del siglo XIX. No deja de llamarnos la atención que en Francia François Arago tenga una estatua, mientras que en España los monumentos se los dedicamos a políticos que inauguran aeropuertos sin aviones. Bromas aparte, aunque se trata de una plaza ovalada, en realidad parece más una avenida, ya que es bastante larga y tiene palmeras a ambos lados.

que-ver-en-perpignan-16

A lo largo de toda la plaza, como en otras partes de la ciudad, algunos fines de semana toman el control un montón de divertidos puestos de compraventa de antigüedades: pinturas, mobiliario, monedas… Todo ello a unos pocos pasos del Palais de Justice o Palacio de Justicia.

que-ver-en-perpignan-17

Básicamente hicimos un semicírculo: recorrimos la plaza, cruzamos al otro lado del canal y paseamos por el Quai Sébastien Vauban. Si habláis un poquito de francés sabréis que quai significa muelle, y es que Perpignan es una ciudad con unos cuantos canales. No vamos a decir eso de “la Venecia del sur de Francia” o la “Brujas del Mediterráneo” como dirían los más sensacionalistas, pero hay que reconocer que pasear junto a todas estas canalizaciones es delicioso.

que-ver-en-perpignan-18

Por cierto, por allí anda la Oficina de Turismo de Perpignan. No le sacamos demasiado partido porque ya teníamos planos sacados de internet y el viaje era cortito, pero tenían un montón de folletos y nos trataron super bien. Las oficinas de turismo francesas suelen estar en un nivel altísimo.

que-ver-en-perpignan-19

Como hemos dicho, estuvimos paseando al otro lado del canal. Aunque técnicamente no pertenece al casco histórico, en todas las guías aparece como una parte indivisible del mismo, pues sería un pecado estar en Perpignan y no pasarse por aquí. Nuevamente hay que hablar de la típica zona que cumple con todos los tópicos que se esperan de un viaje a Francia, por lo que no hace falta decir mucho más. ¡Imprescindible!

que-ver-en-perpignan-20Atención a los amantes del shopping, porque en Perpignan hay una pequeña representación de las célebres Galería Lafayette. No son tan grandes ni tan glamourosas como las de París, pero sin duda ofrecen un buen abanico de posibilidades para aquellos que deseen aflojar la cartera.

que-ver-en-perpignan-21EL CASTILLETE

Y llegamos entonces a uno de los grandes edificios de la ciudad, el Castillet o Castillete. Una pequeña fortaleza del siglo XIV que en origen estaba totalmente integrada en la muralla, siendo la primera puerta de Perpignan. Posteriormente fue utilizada como cárcel y más tarde, en tiempos de Luis XI, se amplió para integrar en el edificio la vecina Puerta de Notre-Dame.

que-ver-en-perpignan-22

El castillete es un edificio muy peculiar, pocas construcciones de esa entidad son a la vez visita obligada (en su interior está el Museo de Historia de Cataluña del Norte Joseph Deloncle) y lugar de paso, ya que cruzando la puerta se entra y sale del casco histórico. Es uno de los grandes símbolos de la ciudad.

que-ver-en-perpignan-23

Como hemos dicho, en su interior alberga un pequeño museo. Las salas están diseminadas a lo largo, ancho y alto de toda la fortaleza, ya que para verlo todo hay que subir unas cuantas escaleras en dirección a la torre. Aun así, nos pareció una visita obligada.

que-ver-en-perpignan-24

Desde lo alto del Castillete las vistas son increíbles. Son bastantes escaleras, no lo vamos a negar, pero la subida se hace cómoda y la panorámica realmente merece la pena. No solo se disfruta de una perspectiva increíble de Perpignan, sino que en días soleados también se divisa nítidamente el monte Canigó.

que-ver-en-perpignan-25GÓTICO CIVIL EN PERPIGNAN

Dejando atrás el Castillete y callejeando un poquito llegamos al Ayuntamiento de Perpignan (Hôtel de Ville), un edificio muy significativo. Fue construido en el siglo XIII, aunque tiene modificaciones significativas del XV y del XVII. Es una de las construcciones civiles más representativas del Rosellón.

que-ver-en-perpignan-26Si está abierto hay que acceder a su patio interior, ya que en él se encuentra La Mediterráneo de Aristide Maillol. Aunque si buscáis información sobre esta escultura veréis que se encuentra en el Museo de Orsay, esta versión en bronce fue elaborada por el autor a comienzos del siglo XX. Obra maestra.

que-ver-en-perpignan-27

Y a pocos pasos del ayuntamiento está la Loge de Mer o Lonja de Mar, construida en 1397. Es el otro gran edificio civil medieval de la ciudad de Perpignan, testigo de la estrecha relación de la ciudad con las actividades marítimas. En él se regulaba todo lo relacionado con el comercio en el Mediterráneo, por lo que encontraréis un montón de referencias en la fachada. Hoy en día en la planta baja hay un restaurante.

que-ver-en-perpignan-28

Y una pequeña curiosidad: muy cerquita de allí está la Maison Quinta, una tienda de telas con fama en el mundo entero. Aunque los precios son auténticamente prohibitivos, no vamos a negar que es gente muy amable y que gusta de enseñar su establecimiento. Tienen varias plantas con un montón de objetos tan raros como bonitos, casi todos hechos con sus telas.

Para que os hagáis una idea del renombre que tiene el sitio, aquí compraron la cuna Angelina Jolie y Brad Pitt para uno de sus hijos.

que-ver-en-perpignan-29PATRIMONIO RELIGIOSO EN PERPIGNAN

No hemos hablado hasta ahora de casi ninguno de ellos, pero Perpignan tiene un patrimonio religioso impresionante. La principal referencia, como no podía ser de otra manera, es la Cathédrale Saint-Jean-Baptiste (Catedral de San Juan Bautista), que se empezó a construir en 1324 y no se consagró hasta inicios del siglo XVII.

que-ver-en-perpignan-30

Aunque en origen tenía tres naves, a mediados del siglo XV se transformó por completo y se dejó en una sola. Por eso, es un edificio bastante curioso, con techos proporcionalmente muy elevados. Nos encantó, es el típico templo lleno de capillas y patrimonio en el que hay que echar un buen rato para verlo todo.

que-ver-en-perpignan-31Su estilo gótico meridional está apoyado en unas vidrieras espectaculares, pinturas a la altura de las grandes iglesias de Francia o un retablo del siglo XVI muy destacado. No hay que olvidarse de su brutal órgano, uno de los más grandes del país. ¡Ah! Y tampoco queremos dejarnos en el tintero la tumba de Sancho I de Mallorca, con un sepulcro tallado por el célebre escultor Frederic Marès.

que-ver-en-perpignan-32¿Habéis visto alguna vez a un edificio comerse a otro? Nos viene a la mente Plasencia, por ejemplo, donde la catedral nueva fagocitó a la vieja. En Perpignan pasó algo parecido, y en uno de los laterales de San Juan Bautista está arrinconada la iglesia más antigua de la ciudad: la Église de Saint-Jean le Vieux o Iglesia de San Juan el Viejo. Hoy en día está cerrada, ya que alberga un generador eléctrico, pero hay planes para restaurarla y ponerla en valor.

que-ver-en-perpignan-33Y, aunque parezca increíble, al lado de la Catedral está uno de los secretos mejor guardados de Perpignan. Nos referimos a la pequeña Chapelle du Dévot Christ (Capilla del Devoto Cristo), en uno de los laterales. En ella se alberga, como su propio nombre indica, el Devoto Cristo: una talla gótica anónima que no se parece en nada a lo que hayáis podido ver. No somos especialmente fans de las tallas religiosas en madera, pero os aseguramos que merece la pena ir hasta allí.

que-ver-en-perpignan-34

Y para terminar, el famoso Campo Santo: el único claustro-cementerio de toda Francia. Es enorme, cada una de sus paredes tiene más de 20 arcos. Hoy en día puede parecer un parque, pero si os asomáis veréis lo peculiar que es el lugar. En su interior a veces hay eventos culturales, como proyecciones o exposiciones.

que-ver-en-perpignan-35

Y si, sabemos que no hemos hablado del Palais des Rois de Majorque (Palacio de los Reyes de Mallorca), pero es que no tuvimos tiempo para verlo. ¡Pero no hay problema! Perpignan está a solo 4 horitas de Madrid en tren, por lo que seguro que volvemos más pronto que tarde.

Volver a Pirineos Orientales ’14

2 pensamientos en “Perpignan, un destino imprescindible en el sur de Francia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *