Puerta de Terrer, el mejor restaurante de Calatayud

Últimamente, Edu ha tenido que hacer varios viajes a Cataluña por motivos laborales. Todos ellos han tenido en común dos cosas: que le ha tocado trabajar mucho y que siempre ha disfrutado de grandes experiencias gastronómicas. Es lo bueno de viajar por trabajo, que siempre hay tiempo para ver alguna ciudad o probar un buen restaurante. Y hoy os enseñamos el último gran descubrimiento: el Restaurante Puerta de Terrer, en Calatayud.

Aunque fue descubierto de pura casualidad (teníamos hambre cuando íbamos a la altura de esa bonita ciudad de la provincia de Zaragoza), nos gustó tanto que hemos comido allí ya tres veces. Y es que se ha convertido en una costumbre: si se va hacia Cataluña, se para a comer allí.

puerta-de-terrer-calatayud-01COMER BIEN EN CALATAYUD

Cuando éramos pequeños, parar a comer en medio de un viaje era sinónimo de tener que pelear con filetes secos y con más nervios que Marco en “Sorpresa Sorpresa”. Nuestros padres eran los típicos que paraban en cualquier lugar, pero nosotros hemos roto esa bonita tradición. Cuando nos entra el hambre, buscamos en internet (ya sea en blogs o directamente en TripAdvisor) algún sitio chulo para comer y nos desviamos. Merece la pena hacerse 10 o 15 kilómetros a cambio descubrir un sitio como este.

Explicada la teoría, vamos a la práctica. Así fue como descubrimos Puerta de Terrer, el restaurante que protagoniza este artículo. Tiene dos menús: el de diario, a 10,50€; y el de fin de semana, a 14,50€. En ellos siempre se puede escoger entre cuatro primeros, cuatro segundos y una larga lista de postres caseros.

¿Qué tipo de cocina hay aquí? Pues exactamente la que más nos gusta en este momento de nuestra vida: productos tradicionales, de esos que llaman “de mercado”, pero elaborados de una manera fresca y tirando a modernita. Vamos, el equilibrio perfecto entre el bareto de carretera y el DiverXO.

puerta-de-terrer-calatayud-02Las veces que hemos comido allí hemos probado platos muy variados: desde queso provolone a la plancha con orégano (en la foto de arriba) hasta un delicioso cordon bleu de rulo de cabra y sobrasada, pasando por platos más tradicionales como migas de pastor con huevo frito u otros más elaborados como unos exquisitos pimientos de piquillo rellenos de marisco y rape.

Como veis, son muchas las opciones: quizá muchísima más variedad de la que cabría esperar en un sitio como Calatayud. No vamos a caer en el tópico de que allí solo se pueda comer ternasco, pero desde luego Puerta de Terrer fue un descubrimiento increíble.

Los postres merecen mencióna parte: todos ellos caseros y a cada cual más bueno. Las tartas son sencillamente épicas, hemos probado ya cuatro o cinco y todas nos han encantado. Un día nos dio por fruta y probamos un brutal carpaccio de piña con helado que ya hemos incorporado a nuestro recetario del día a día.

puerta-de-terrer-calatayud-03Y no hay que dejar pasar la oportunidad de hablar del restaurante en sí: un entorno acogedor, tirando a rústico pero con mucha claridad. Un día coincidimos con la típica comida de 30 personas pero ni aun así había sensación de agobio. El personal es encantador, de ese tipo de gente que hace muy bien su trabajo y procura que estés a gusto en todo momento. Un diez.

puerta-de-terrer-calatayud-04INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Dirección: Calle Herrer y Marco 8, Calatayud
  • Teléfono: 976895466
  • Web: http://restaurantepuertadeterrer.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *