Provincia de Cuenca ’09 – Capítulo II: Valeria y sus Jornadas Romanas

El mismo día en que llegábamos a Cuenca para instalarnos en nuestro piso de alquiler nos fijamos en que la ciudad entera estaba llena de unos carteles muy interesantes: en ellos se anunciaban las IX Jornadas Romanas de Valeria. El caso es que durante los dos meses que estuvimos viviendo en Cuenca todos los fines de semana nos volvíamos a Madrid, y en alguno de esos viajes de vuelta aprovechamos para ver alguna cosa de camino. La verdad es que este no es un buen ejemplo, ya que pillaba un poco a desmano, pero a pesar de ser nuestra primera semana en Cuenca decidimos liarnos la manta a la cabeza y acercarnos a ver que se cocía en Valeria.

 Jornadas romanas de Valeria

A unos 40 minutos en coche desde Cuenca está el Yacimiento Romano de Valeria, un magnífico enclave arqueológico en Las Valeras, un municipio formado por Valeria (donde está el yacimiento) y Valeria de Abajo. Como el evento tenía pinta de ser muy concurrido -y encima empezaba ese día- fuimos bastante pronto, acompañados por nuestra amiga conquense María Amor (que hizo las veces de guía). Llegamos a las cinco más o menos, una hora antes de que empezaran los actos, y la verdad es que fue un acierto, ya que pudimos llegar a una zona de aparcamiento a las afueras bastante tranquila y nada más pasar nosotros la policía cortó el centro del pueblo.

El punto de encuentro era la Plaza Mayor de Valeria, donde todo el pueblo, vestido de romano, había quedado para empezar las celebraciones. Mientras esperábamos estuvimos tomando algo en un bar que estaba en los bajos del Ayuntamiento, y también conociendo un poco los alrededores. Aparte de la Casa Consistorial, el edificio que más destaca de la plaza es la Iglesia de Nuestra Señora de la Sey (erróneamente se suele decir que también se denomina Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, fallo que estuvo en nuestra web más de un año hasta que un visitante nos advirtió del mismo), un precioso edificio de estilo románico (siglo XII)

Provincia de Cuenca 01 Provincia de Cuenca 02

Aunque senadores, amantes del vino y centuriones llegaron puntuales, todo empezó con un poco de retraso porque CMT (Castilla-La Mancha Televisión), la cadena autonómica, quería hacer una conexión en directo y había que esperar a que les dieran paso. De todos modos la espera nos sirvió para comprobar que el pueblo entero se vuelca con sus fiestas romanas, ya que había decenas y decenas de personas con todo tipo de disfraces.

Provincia de Cuenca 03 Provincia de Cuenca 04 Provincia de Cuenca 05

Una vez se hizo la foto de familia y la conexión con la televisión, comenzó lo bueno. Hubo un pequeño acto de apertura que nos emplazó a todos, romanos y habitantes del siglo XXI, a recorrer el camino que une el pueblo con el yacimiento. En esta especie de desfile pudimos conocer a las más diversas gentes del imperio: gladiadores, músicos, esclavos… A nosotros no nos gusta especialmente la fotografía, pero fue un gusto tener tantos personajes curiosos a los que retratar.

Provincia de Cuenca 06 Provincia de Cuenca 07 Provincia de Cuenca 08 Provincia de Cuenca 09

La peregrinación exprés hacia el yacimiento romano nos regaló unas vistas espectaculares del paraje en el que nos encontrábamos: la Serranía Media-Campichuelo y Serranía Baja. Se conoce así actualmente a este conjunto de comarcas históricas, pero a nosotros más que lo político nos llama la atención lo natural. Es una zona regada por el río Júcar y por el Cabriel, su afluente. Además, pudimos deleitarnos con la Hoz del río Gritos, un impresionante desfiladero que luego atravesaríamos con el coche y que nos dejaría totalmente boquiabiertos.

Provincia de Cuenca 10 Provincia de Cuenca 11

Provincia de Cuenca 12Una vez llegamos a las puertas del yacimiento arqueológico de Valeria, las autoridades romanas dieron el alto y se marcaron un discurso de lo más interesante: frases como “¡que empiece la orgía”! o “¡a beber, hijos míos!” dieron el pistoletazo de salida a unas jornadas de lo más festivas. Evidentemente, el pueblo llano se quedó satisfecho con esas proclamas, y tras el discurso la gente se dispersó según sus ocupaciones o sus gustos: los artesanos abrieron el mercado, los jinetes se fueron a una explanada para luchar, los turistas nos fuimos a investigar un poco…

Provincia de Cuenca 13Cuando se dispersó la gente, decidimos ir a nuestro aire y dar una vuelta por el yacimiento, que es enorme. De hecho, la primera vez que se mira a Valeria uno se queda abrumado del tamaño del enclave. A nosotros, que somos historiadores, nos resultó una auténtica maravilla, y más yendo con María Amor que conocía perfectamente Valeria y nos hizo una ruta por todo el lugar.

La verdad es que no era el mejor día para disfrutar del yacimiento, pues estaba llenísimo de gente y casi en cada rincón se había montado un evento, un pequeño tenderete o una reunión de amigos. Así, algunos lugares de importancia del yacimiento, como la Casa de los Adobes, estaban tomados por los participantes en estas jornadas romanas. De todos modos el ambiente festivo y las muchas sorpresas que se escondían a cada paso compensaban con creces el barullo, así que aunque no fue una visita especialmente histórica sí que mereció la pena.

Provincia de Cuenca 14 Provincia de Cuenca 15

Los primeros tramos de nuestro paseo por el yacimiento los hicimos por la zona del ninfeo y las tabernae. Entre éstas últimas había apostados diversos artesanos trenzando esparto, montando sus tenderetes o simplemente charlando entre ellos. Por un lado el ambiente festivo es muy positivo, y gracias a él hay mucha gente que se acerca a ver el yacimiento arqueológico. Sin embargo, en algunas ocasiones no parecía haber mucho respeto por las “piedras”, ya que la gente se subía por ellas y no tenía cuidado. Por eso estuvimos debatiendo un buen rato, en una conversación que rozó los límites del frikismo más absoluto.

Provincia de Cuenca 16 Provincia de Cuenca 17 Provincia de Cuenca 18

El yacimiento de Valeria es grandísimo, y aunque tiene unos restos romanos increíbles su entorno natural también es precioso. La Hoz del Río Gritos es muy bonita, y además representa a la perfección, como hemos dicho al principio, el paisaje de toda esa región conquense. Sus grandes moles de piedra erosionada y el pequeño cañón que se ha formado son atractivos turísticos en sí mismos, y suelen congregar a un buen número de escaladores y montañeros que disfrutan de sus escarpados perfiles.

Provincia de Cuenca 19 Provincia de Cuenca 20 Provincia de Cuenca 21

Provincia de Cuenca 22Estando en la zona alta de la ciudad nos topamos con un auténtico infiltrado en la fiesta romana: Ideafix, el gracioso y simpático perro de Axtérix y Obélix. Le preguntamos al dueño si nos dejaba hacerle una foto, y el perro posó como un auténtico modelo. Aunque pueda parecer una tontería, el hecho de que el can fuese disfrazado da cuenta de que los habitantes de Valeria cuidan hasta el último detalle en sus jornadas romanas. Es evidente que se toman muchas licencias históricas, ya que si no sería un aburrimiento, pero saben hacerlo con humor y simpatía.

Ya que estamos en la parte alta hay que decir que el yacimiento no solo es romano, ya que también presenta muestras de ocupación medievales y posteriores. El mejor ejemplo es la Ermita de Santa Catalina, de una sola nave. A pesar de eso, es bastante grande para tratarse de un ermita de corte rural. En las afueras del edificio hay, como era frecuente, una pequeña necrópolis con varios enterramientos excavados. Es una pena que no se potencie más las zona medieval. En muchos yacimientos, como en Recópolis, ocurre que se fomentan demasiado los restos de una época y no se hace mucho caso al resto.

Provincia de Cuenca 23 Provincia de Cuenca 24 Provincia de Cuenca 25

Provincia de Cuenca 26Desde la cumbre de Valeria se domina todo el yacimiento, y las vistas confirman que se trata de un complejo arqueológico impresionante. Además, en el rato que habíamos estado paseando había pasado más de una hora, y cada vez venía más gente. Aunque nosotros no queríamos estar hasta muy tarde -teníamos que volver a Madrid- la gente tenía pinta de venir preparada para varias horas de fiesta.

Después de la visita general al yacimiento, decidimos mezclarnos entre la gente para disfrutar del ambiente “romano”. En realidad, lo primero que hicimos fue sentarnos en una piedra a descansar, pero tuvimos tan buena suerte de estar al lado de un grupo de jinetes que estaba entrenándose con lanzas de guerra y una diana. Impresiona ponerse cerca y sentir las pisadas del caballo en el suelo cuando va a toda velocidad.

Provincia de Cuenca 27 Provincia de Cuenca 28

Provincia de Cuenca 29Lo mejor de las Jornadas Romanas de Valeria, desde el punto de vista histórico, es cómo saben conjugar una buena ambientación de la época romana con el sentido del humor y las ganas de pasarlo bien. Por cierto… ¿Qué pensarían estos tres solados romanos al ver a un montón de gente viniendo en coches y vestidos con ropas modernas?

Pensándolo mejor, lo mejor de las Jornadas Romanas es, por encima de todas las cosas, la gente. Todo el mundo es muy simpático, no para de sonreír y de interpretar su papel: el centurión va con su casco a todas partes, los soldados se pasean vigilando el mercado -algo que los artesanos agradecen-, hay grupos de esclavos… De hecho, otra cosa muy destacable es el precio de los esclavos: ¡Sólo un euro y quince piedras por cada grupo de tres! Ni los chiquiprecios tienen unas ofertas tan fabulosas.

Provincia de Cuenca 30 Provincia de Cuenca 31

Una de las actividades anunciadas a bombo y platillo era el Colegivm Gladiatorivm Hispaniensis, que representaba luchas de gladiadores a la vez que daba algunas nociones sobre la época. Desde el punto de vista histórico es impecable, aunque quizá demasiado. Tanto rigor y tantas referencias academicistas aburrieron un poco a la gente, en especial a los más pequeños, y aunque a nosotros nos gustó nos quedamos con la frase que dijo un niño después de más de media hora de espectáculo: “Mamá, ¿cuándo empiezan las luchas de gladiadores?”.

Provincia de Cuenca 32 Provincia de Cuenca 33

Provincia de Cuenca 34No nos pudimos quedar hasta el final de la lucha de gladiadores, ya que nos teníamos que ir y no queríamos conducir demasiado tiempo de noche. Eso no fue posible, ya que nos entretuvimos un poco en el mercado. Un rato antes no habíamos podido ir porque estaba abarrotado, y ahora que la mayoría de la gente estaba viendo los combates no podíamos dejar pasar la oportunidad.

Jornadas Romanas de ValeriaEn definitiva, las IX Jornadas Romanas de Valeria nos dieron, al menos desde nuestro punto de vista, una de las tardes más divertidas de nuestra estancia en Cuenca. De hecho, nos gustó tanto que hemos pensado en volver otros años, aunque esta vez con amigos y disfrazados de romanos. Hay que darle un diez al yacimiento, otro diez a la gente y otro diez a que se celebren iniciativas como éstas, que acercan la Historia a la gente de a pie. La pena fue que no teníamos piedras sueltas para comprar esclavos, que si no nos hubiéramos traído dos o tres.

Capítulo IVolver a Provincia de Cuenca ’09Capítulo III

Un pensamiento en “Provincia de Cuenca ’09 – Capítulo II: Valeria y sus Jornadas Romanas

  1. Pingback: Provincia de Cuenca ’09 – Capítulo III: La ciudad de Cuenca “desde el aire” | Edu & Eri Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *