Platos típicos de Polonia

Como ya sabéis, la gastronomía es uno de nuestros mayores hobbies. Nos encanta comer y, por supuesto, cuando viajamos, probar la cocina del lugar. Polonia no iba a ser menos teniendo la fama que tiene y en la cual se pueden descubrir la interesante historia del país y las diferentes influencias que recibe de otras culturas gracias a su situación geográfica. Así pues, os traemos una relación de aquellos platos típicos de Polonia que ningún viajero debe dejar de probar. ¡Buen provecho!
comida-polonia-2

La cocina polaca, al igual que cualquier otra del mundo, ha evolucionado a lo largo del tiempo gracias a los diversos avatares del momento. Encontraremos influencias de la cocina italiana y francesa, pues durante el siglo XVI la segunda mujer del rey Segismundo era italiana, así como de Austria, Hungría, Rusia y Alemania.

Habitualmente se empieza con una sopa calentita o zupa, que viene genial en invierno para atemperar el cuerpo. La de remolacha (barszcz) es de las más conocidas, además de la zurek, que se hace a base de harina de centeno de sabor agrio, con patatas, huevo y chorizo, que en ocasiones se sirve en un bollo de pan. A muchas de ellas se le añade nata o crema agria, dándole un sabor muy característico y delicioso.

comida-polonia-3La gastronomía de Polonia se compone de platos sustanciosos y abundantes, con “chicha” como se suele decir. Así, la carne es la gran protagonista y está realmente exquisita en cualquiera de sus elaboraciones: desde guisos como el gulasz (especie de ragú), las salchichas kiełbasa, las costillas de cerdo o el codillo (golonka w piwie). Normalmente se suelen acompañar de verduras como col fermentada, rábanos o pepinos. En la foto, podéis apreciar una montaña de carne de la que dimos cuenta con mucho gusto 😀

Los bigos son otro de los platos más típicos de este país. Consisten básicamente en un guisado de col blanca fermentada con verduras, setas, salchicha y carne ahumada. También el gołąbki -que nos recordaron mucho al sarmale de Rumanía- hojas de col rellenas de carne y arroz. Y por supuesto, no hay que olvidarse de los pierogi unas empanadillas rellenas de chucrut, setas, carne o queso.

comida-polonia-1

En cuanto a los dulces… ¡No sabemos por dónde empezar! Nos gustaron mucho los makowiec que es similar al brazo de gitano pero está relleno de semillas de amapola, miel y pasas. También destacan los pączki, una especie de donut pero sin agujero y relleno de mermelada, y la tarta de manzana o szarlotka.

Para acompañar, nada mejor que el rosco de pan obwarzanki y de beber cerveza (para los más cerveceros podéis probar la muy poco fermentada o podpiwek), el aguamiel y el vino caliente. Para terminar: té o café y ¡un chupito de vodka!

Volver a Polonia ’14

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *