Peñaranda de Bracamonte y sus plazas

Peñaranda de Bracamonte es un pueblo de la provincia de Salamanca. Se trata de un bonito alto en el camino si se va desde Madrid, aunque también puede ser un buen complemento para una excursión a Alba de Tormes. En cualquier caso, estamos ante un conjunto histórico-artístico que bien merece una visita, especialmente si, como a nosotros, te gustan los típicos pueblos castellanos austeros. Si quieres saber qué ver en Peñaranda, sigue leyendo y descubrirás sus emblemáticas plazas, sus bonitos edificicios religiosos y alguna que otra sorpresa más.

penaranda-de-bracamonte-01

DE PLAZA A PLAZA Y TIRO PORQUE ME TOCA

Si algo caracteriza a Peñaranda de Bracamonte es que su casco histórico, al menos la parte más turística, está estructurado entorno a tres plazas: la de España, la de la Constitución y la de Martínez Soler. Eso hace que sea un pueblo muy cómodo de visitar, de esos en los que yendo sin mapa el viajero se orienta con suma facilidad.

Nosotros aparcamos y empezamos nuestra visita en la Plaza de la España, la más moderna de las tres. Su elemento más característico es El Templete o Quiosco de Música, construido en el primer cuarto del siglo XX y convertido automáticamente en uno de los puntos de reunión de los peñarandinos.

penaranda-de-bracamonte-02De ahí fuimos a la Plaza de la Constitución, quizá la que más patrimonio tiene del pueblo. En ella están el Ayuntamiento (que data de mediados del siglo XVII) y el Palacio de los Bracamonte (una de las construcciones pertenecientes a la familia que da nombre al pueblo). La plaza cuenta con algunos soportales, por lo que es perfecta para refugiarse del calor y de la lluvia en caso de que el tiempo esté dando la lata.

penaranda-de-bracamonte-03Caminar por el casco histórico de Peñaranda de Bracamonte permite tomarle el pulso a la modernidad, a esa eterna batalla propia de los pueblos venidos a más en la que los edificios tradicionales se enfrentan a los chalets modernos. De todos modos, no hace falta desviarse demasiado para encontrar casas solariegas de toda la vida: con recorrer las calles que unen las diferentes plazas es más que suficiente.

penaranda-de-bracamonte-04La tercera gran plaza de Peñaranda es la Plaza de Agustín Martínez Soler, en la cual destaca por encima de todo la Iglesia de San Miguel. Sorprende encontrar un edificio de semejante envergadura en un pueblo tan pequeño, lo cual demuestra el esplendor que Peñaranda tuvo en el pasado. Eso sí, hay que tener en cuenta que buena parte del edificio es totalmente nuevo, ya que en 1971 sufrió un incendio devastador.

En la plaza no hay que perderse la Fuente de los Cuatro Caños, del siglo XVII. Todavía se ve a gente del pueblo llenando botellas de agua para llevar a sus casas, algo que cada vez es menos frecuente en Castilla.

penaranda-de-bracamonte-05LA PARTE MODERNA DE PEÑARANDA DE BRACAMONTE

Más allá de las tres citadas plazas, Peñaranda tiene otros monumentos que ofrecer. El más vanguardista es el Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas para el Medio Rural, conocido po rsus siglas CITA. Es obra de dos de los arquitectos contemporáneos más reconocidos, Álvaro Siza y Juan Miguel Herández León. Peñaranda de Bracamonte es la envidia de los alrededores gracias a este edificio, que hoy por sirve de centro educativo, aula tecnológica, sala de exposiciones temporales y muchas más cosas.

penaranda-de-bracamonte-06Merece la pena entrar, no solo para ver esta llamativa obra arquitectónica moderna, sino para conocer sus jardines. Dicho sea de paso, no es la única zona ajardinada de Peñaranda, que también puede presumir de otros espacios como el Parque de la Huerta y Los Jardines.

penaranda-de-bracamonte-07Seguimos caminando por esa calle y llegamos al Convento de las Madres Carmelitas. Teníamos muchas esperanzas puestas en el edificio, ya que por lo visto ofrece una de las mejores colecciones de pintura y bronces italianos de toda Salamanca. Sin embargo, nos lo encontramos cerrado a cal y canto, por lo que nos tuvimos que quedar con las ganas.

penaranda-de-bracamonte-08También estaba cerrada la Ermita del Humilladero, un pequeño templo construido originalmente en el siglo XVI. Sin embargo, en 1939 fue totalmente destruida, por lo que tuvo que ser reconstruida desde los cimientos.

penaranda-de-bracamonte-09Fue el punto y final a nuestra visita a Peñaranda de Bracamonte. Pese a que nos quedaban algunos edificios por ver (como la Ermita de San Luis), esa tarde teníamos previsto ir también a Alba de Tormes y no queríamos que la noche se nos echara encima.

Volver a Salamanca ’15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *