París ’12 – Capítulo II: Llegada a París de madrugada (día 1)

Lo hemos dicho en muchas ocasiones, pero no nos cansaremos nunca de repetirlo: pocas cosas hay tan placenteras como salir del trabajo un viernes, ir al aeropuerto y dormir esa misma noche en otro país. Aunque solo sea un fin de semana, la ruptura de la monotonía y la sensación de conocer mundo generan una felicidad inmensa.

En este caso, el finde viajero era muy especial para nosotros. No solo el destino, París, pues cinco años antes había supuesto nuestro primer viaje más allá de la Península Ibérica. Además, en esta ocasión contábamos con unos acompañantes de lujo: nuestros padres/suegros. Por primera vez podríamos enseñarles por qué nos gusta tanto viajar.

ParísHoy en día es facilísimo encontrar vuelos económicos a París, ya que la mayoría de las low cost operan en la capital francesa: Ryanair, Easyjet, Vueling… Por tanto, no hay excusas para conocer la ciudad de la luz. Compramos los billetes con Easyjet, una de nuestras compañías favoritas por puntualidad y destinos. ¡Viva el color naranja!

Nuestro vuelo salía a las 20:20 de la Terminal 1 de Barajas. Más o menos un par de horas antes nos reunimos en el aeropuerto, pues la familia de Edu llegaba desde Alcobendas y la de Eri desde Getafe. En las caras, lo típico antes de un viaje: sonrisas, nervios, preguntas de última hora… Pese a ilusión, el comienzo fue más bien tirando a decepcionante. El proceso de embarque fue muy lento, el avión perdió su turno y eso hizo que tuviésemos que estar una hora en pista esperando la autorización para el despegue. Siempre defendemos a las compañías lowcost, en especial a Easyjet, pero si solo ponen a un chico a hacer el embarque es normal que pasen estas cosas.

Aun así, el vuelo fue tranquilo y rápido. Todos habíamos volado antes excepto el padre de Eri, aunque no le disgustó en absoluto la experiencia. Además, parece que el piloto pisó el acelerador, pues al final solo llegamos con media hora de retraso. A eso de las once de la noche el avión se posaba en el Aeropuerto de Charles de Gaulle (también conocido como Aeropuerto de Paris-Charles de Gaulle y como Aeropuerto de Roissy-Charles de Gaulle).

París París

Ir desde Charles de Gaulle al centro de París normalmente es muy fácil, porque está bien comunicado por tren. ¿El problema? Que estaban en obras y esa línea de ferrocarril no operaba por la noche. Total, que tuvimos que buscarnos la vida y al final encontramos la solución en forma de autobús.

RoissyBusEn concreto, de RoissyBus, la típica línea que opera entre el aeropuerto y la ciudad sin paradas. Fuimos en un vehículo nuevo y muy cómodo, suponemos que el resto de la flota será igual.

ParísNo fue nada barato, pues el trayecto salió a 10€ por persona. Sin embargo, el mismo recorrido en tren son 9.5€, por lo que tampoco nos vamos a quejar del autobús. Además teníamos una cierta sensación de victoria, pues nos subimos por los pelos y -según nos dijeron- era el último bus que salía. Es mejor ni pensar en la clavada que hubiera supuesto el taxi.

ParísEn 45 minutos el autobús nos dejó muy cerquita del centro, en una calle  entre la Opera Garnier y las célebres Galerías Lafayette. ¡Ya estábamos en París! Ahora solo quedaba ir a nuestro alojamiento, pues era tarde y lo único que nos apetecía era meternos en la camita. Al día siguiente andaríamos mucho, así que teníamos que coger fuerzas.

ParísMaleta en mano buscamos la estación de RER, a la cual llegamos a las 00:00. Eso fue bueno para nuestros padres, pues su tarjeta París Visite era válida para dos días y la iban a empezar a amortizar en ese momento. Nosotros tuvimos que comprar dos billetes sencillos, pues los tíckets de fin de semana con los que pensábamos movernos solo se podían adquirir a partir de las 5 de la mañana.

Así, llegamos a la impresionante Estación de Lyon (Gare du Lyon) y cruzamos el Puente Charles du Gaulle en busca de nuestro alojamiento. Poco a poco se iba haciendo tarde, mientras que el padre de Erika no dejaba de repetir lo sucio que le parecía todo. Suponemos que no se esperaba encontrar un Metro peor que el de Madrid y unas calles en las que los barrenderos brillaban por su ausencia.

París París

El caso es que, suciedad a parte, a eso de la una de la mañana llegamos a nuestro alojamiento. Era un tanto especial, pues habíamos reservado un barco atracado en el Sena para pasar esas dos noches. Pese a que era tarde, encontramos a la dueña del barco, Anne Marie, para que nos diese las llaves (nuestros padres se presentaron como monsier Eduardo y monsier Vicente) y poder hacer el check in. Se había hecho largo, casi ocho horas desde que llegamos al aeropuerto de Barajas, pero por fin habíamos llegado a nuestro querido barquito.

París París

Una de las maletas iba llena de comida, ya que sabíamos que disponíamos de cocina y así podríamos ahorrarnos un par de cenas del presupuesto. Total, que cenamos rápidamente y nos fuimos a dormir. Al día siguiente tocaba madrugar bastante, pues había que levantarse a las 7 de la mañana si queríamos sacarle todo el partido a la capital de Francia.

Capítulo IVolver a París ’12Capítulo III

Un pensamiento en “París ’12 – Capítulo II: Llegada a París de madrugada (día 1)

  1. Pingback: París ’12 – Capítulo III: De la Torre Eiffel al Arco del Triunfo. ¡París a tope! (día 2) | www.eduyeriviajes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *