País Vasco ’08 – Capítulo XII: Bilbao y Portugalete (Día 10)

Nuestro décimo día de viaje lo empleamos en ir a ver Bilbao, una de las ciudades más importantes de la Península Ibérica, la cual se halla en pleno proceso de cambio, quizá no tanto real como de imagen. La ciudad gris que antaño se presuponía ha dejado paso a otra llena de color, fomentada por edificios tan futuristas como los que fuimos a ver.

Aparcar en Bilbao es complicado, aunque el tráfico no es tan cargante como el de otras ciudades como Madrid, Barcelona o Granada. En este caso optamos por dejar el coche a las afueras, a pesar de que tuvimos que andar 15 minutos, ya que así nos ahorramos el parking -algo que agradeció nuestro apretado presupuesto, que a estas alturas del viaje ya empezaba a tiritar-. Aun así pronto pasamos por una zona “aristocrática”, con grandes edificios entre los que cabría destacar, por ejemplo, la Universidad de Deusto.

Pais Vasco 121 Pais Vasco 122

Nuestra primera parada fue el Museo Guggenheim, quizá uno de los elementos más visibles de ese “nuevo Bilbao” del que antes hemos hablado. Un profesor nuestro de la universidad nos dijo que era el colmo de las contradicciones que se hiciese un museo en el cual lo más visitado es el exterior, pero por muy mal que le suene es verdad: el exterior es llamativo, turístico en sí mismo y uno de los símbolos de la ciudad, mientras que las exposiciones del interior, al menos en el momento en el que fuimos nosotros, eran más bien flojitas. Otro atractivo es Puppi, un perrito -o intento de perrito, porque hay quien piensa que es un gato, un león o un oso- hecho con flores en uno de los accesos al edificio, el cual registraba casi más visitas que el propio museo.

 Pais Vasco 123 Pais Vasco 124

Quizá sea cosa del tiempo, pero cuando nosotros estuvimos en Bilbao no nos pareció una ciudad gris en absoluto. Puede que por cuestiones relacionadas con su actividad industrial la ciudad siempre haya sido así, o al menos haya cargado ese tópico, pero casi en cada calle había un edificio imponente cuyo aspecto dotaba de un aire “señorial” a Bilbao.

 Pais Vasco 125 Pais Vasco 126

Al igual que cuando fuimos a San Sebastián, tuvimos la suerte de ir en plena Aste Nagusia. Está claro que turísticamente puede ser un inconveniente, pues había mucha más gente de lo normal, pero también hizo que el día fuese más divertido. La parte vieja de Bilbao es muy bonita, aunque no es comparable a la de Donostia. Ninguna es mejor ni peor que la otra, simplemente ambas son preciosas al igual que diferentes. Uno de los sitios turísticos que más nos llamó la atención fue la Fuente del Perro, aunque de perro la verdad tenía poco.

 Pais Vasco 127 Pais Vasco 128

Bilbao está muy bien pensada de cara a hacer una visita turística, y todo rincón que tiene algo de histórico tiene un pequeño panel informativo, quizá algo escueto para los grandes edificios, pero que ofrece la información esencial para luego ampliar leyendo otras cosas. Ese era el caso de la Iglesia de los Santos Juanes, un edificio barroco del siglo XVII cuyo interior no pudimos visitar. Justo enfrente de la misma está un edificio en el cual vivieron tanto Miguel de Unamuno como Antonio Lecuona. Este es un buen ejemplo de lo que acabamos de decir, pues si no fuera por el cartel pasaría totalmente desapercibido.

 Pais Vasco 129 Pais Vasco 130

En la Semana Grande son tradición las cabalgatas de gigantes y cabezudos, y aunque por cuestión de horarios no tuvimos ocasión de disfrutar de ellas sí que pudimos ir al interior de un museo en el cual “dormían” las figuras. La camiseta de Edu con rayas rojas y blancas, del Sporting, dio el pego a las mil maravillas durante la visita a Bilbao. En el interior también conocimos a Mikeldi, una figura en piedra arenisca de la Edad del Hierro similar a los verracos castellanos, aunque con la particularidad de que “retiene” un círculo entre sus patas.

 Pais Vasco 131 Pais Vasco 132

Pais Vasco 133Una vez disfrutamos de Bilbao, decidimos coger el Metro -cosa que ha acabado siendo una tradición en nuestros viajes, ya que vamos conocido suburbanos de diferentes ciudades del mundo, como en París o en Bucarest– e irnos a Portugalete, que también estaba en fiestas -incluso vimos un desfile de los colegios del pueblo-. Por cierto, en vez de coger la parada más cercana fuimos a San Mamés, para ver el campo del Athletic de Bilbao, pero la verdad es que desde fuera no es gran cosa. Nos hubiera gustado ver el museo que alberga el estadio, pero se nos salía totalmente de nuestro maltrecho presupuesto. ¿Por qué los museos relacionados con el mundo del fútbol tienen siempre un precio desorbitado?

Ya en Portugalete fuimos directos a ver el monumento más representativo de la ciudad: el Puente Colgante (también conocido como Puente de Vizcaya). Esta colosal obra fue el primer puente colgante del mundo, y comparte muchas cosas con la Torre Eiffel: época de realización, método constructivo, materiales… Es impresionante, imprescindible para cruzar la ría y sin duda una de las construcciones más destacables de la Península Ibérica. El puente tiene dos funciones: una útil, que hace que personas y coches puedan ir de una orilla a otra de la ría; y una turística, que consiste en subir a una plataforma que se instaló arriba a finales del siglo XX.

 Pais Vasco 134 Pais Vasco 135

Como no teníamos pensado ir de un sitio a otro –Getxo es la ciudad allende la ría, y no habíamos previsto visitarla- optamos por subir arriba, y los 5€ por persona que cuesta hacerlo se amortizan con creces. La entrada consiste en una postal con una representación de época, y el miedo que se pasa arriba no tiene precio. Las vistas son únicas y la experiencia totalmente recomendable, a excepción de que tengas miedo a las alturas. El puente se mueve mucho y encima hace ruido cada vez que la pasarela inferior lleva coches de una orilla a otra. Eso sí, arriba no solo hay vistas, sino una exposición acerca de su construcción, paneles informativos explicando sus piezas y algo de historia de las localidades que une. Al bajar sencillamente tiemblan las piernas.

 Pais Vasco 136 Pais Vasco 137 Pais Vasco 138

Uno de los motivos por los que aprovechamos ese día para ir a ver Portugalete fue que en el marco de las fiestas se celebraba un mercado medieval, el cual no pudimos dejar de visitar. Los mercados medievales suelen ser muy similares unos a otros, pero cada cual tiene una serie de particularidades que lo hacen único: en el caso de este es su perfecta comunión con un casco histórico maravilloso.

Pais Vasco 139 Pais Vasco 140

El cansancio hizo mella tras el mercadillo, y nos fuimos a nuestro camping. El camino de vuelta no fue corto: media hora en metro, veinte minutos andando hasta el coche y hora y cuarto hasta Lekeitio. Pese a todo mereció la pena, sin lugar a dudas.

Capítulo XIVolver a País Vasco ’08Capítulo XIII

3 pensamientos en “País Vasco ’08 – Capítulo XII: Bilbao y Portugalete (Día 10)

  1. Pingback: País Vasco ’08 – Capítulo XIII: Gernika y Bosque de Oma (Día 11) | Edu & Eri Viajes

  2. Pingback: Nueva York ’12 – Capítulo VII: Los museos de la Quinta Avenida (día 6) | www.eduyeriviajes.com

  3. Pingback: Qué ver en Oviedo en un día | www.eduyeriviajes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *