País Vasco ’08 – Capítulo XI: Ea y Elantxobe (Día 9)

Una vez hicimos el cambio de camping, y siguiendo las indicaciones que nos dieron en la Oficina de Turismo de Lekeitio, empezamos a hacer excursiones de nuevo. Todavía había cansancio acumulado, por lo que por la mañana estuvimos bastante tranquilos -con playita y haciendo algunas compras- y ya por la tarde nos fuimos a ver un par de pueblos.

El primero de ellos fue Ea, el lugar con el nombre más corto del mundo (según el libro Guiness, claro). El sitio es precioso, muy pequeño y con poca -al menos a primera vista- afluencia de turistas. Al igual que en Lekeitio había un parking cercano a la zona centro, por lo que dejamos allí el coche y fuimos a parar, casi sin querer, a una plaza en la que había dos edificios preciosos: la Iglesia de Nuestra Señora de Jesús y la Iglesia de San Juan. El problema es que ambos estaban cerradas, y según los paneles informativos los interiores son muy bonitos, pero tuvimos que conformarnos con disfrutar de sus atractivas fachadas.

Pais Vasco 107 Pais Vasco 108

Ea vive alrededor de su ría desde tiempos inmemoriales, y eso hace que sea frecuente encontrar puentes romanos de piedra por casi todo el pueblo. Los hay en diferentes lugares, y todos ofrecen una pintoresca imagen entre las casitas del pueblo. La idea de que suele haber pocos turistas por el pueblo quizá venga por las caras con las que nos miraban los lugareños cuando nos subíamos a los puentes para hacernos fotos.

 Pais Vasco 109 Pais Vasco 110

Yendo a la playa y a la zona del puerto vimos un cartel de madera que ponía “Camino de la atalaya”, y como era de esperar nuestra curiosidad nos obligó a ir por él. El sitio parecía sacado de un libro de fantasía, pues era un pequeño sendero que subía por uno de los montes de alrededor, en el cual el bosque parecía comerse el camino. A mitad del mismo estaba la Ermita de Talako Ama, un pequeño edificio en el cual los pescadores del lugar rendían culto de una manera algo particular (por ejemplo, entre los objetos del templo había algunos relacionados con la navegación).

 Pais Vasco 111 Pais Vasco 112

El camino seguía montaña arriba, pero ya habíamos andado un buen rato y no queríamos que se nos fuese todo el día en ello, así que nos dimos la vuelta no sin antes pararnos a disfrutar de las preciosas vistas. El hecho de vivir en ciudades de cientos de miles de habitantes hace que valoremos pequeñas instantáneas como éstas, en las que todo está marcado por colores vivos. Para colmo esos colores son el verde de la hierba y el azul del mar, y no los típicos urbanitas como el gris cemento o el rojo semáforo.

 Pais Vasco 113 Pais Vasco 114

La verdad es que volviendo sobre nuestros propios pasos nos dimos cuenta de que el camino por el que habíamos venido tenía una pizca de aventura, con puentes de madera y árboles que hacían que te tuvieses que agachar. Al final del mismo había una panorámica de la pequeña playa de Ea, la cual parece -dicho desde el desconocimiento- ganada al mar a través del dique de piedras. En cualquier caso, un pueblo totalmente recomendable para una pequeña excursión.

Pais Vasco 115 Pais Vasco 116

De Ea nos fuimos a Elantxobe o Elanchove, un pueblo más que particular al menos desde el punto de vista arquitectónico. Está dispuesto en terrazas, ganando terreno a la montaña, y visitarlo supone un ejercicio de piernas considerable. Nosotros aparcamos en la parte superior, desde la cual se podía disfrutar de una panorámica del pueblo y leer unos cuantos paneles informativos explicando su desarrollo histórico, el cual está y ha estado siempre vinculado con la pesca, lo cual explica la elección de un lugar con una orografía tan desaconsejable para establecer un pueblo: lo importante es que allí se pudo desarrollar un puerto perfectamente resguardado.

 Pais Vasco 117 Pais Vasco 118

Uno de los edificios que más nos llamó la atención fue la Iglesia de San Nicolás de Bari, fundada a comienzos del siglo XIX, en cuyo lateral se ha establecido el frontón del pueblo. Poco a poco emprendimos la bajada al puerto, a base de escaleras y rampas. Éste estaba en buen estado, y allí todos parábamos a hacer un descansito -justo había un grupo de moteros que no parecía muy acostumbrado a estos trotes-. En el puerto la principal atracción era pasear disfrutando de la vista del pueblo, pero la bajada nos dejó rendidos y decidimos volvernos a casa para descansar y dormir mucho.

 Pais Vasco 119 Pais Vasco 120

Capítulo XVolver a País Vasco ’08Capítulo XII

Un pensamiento en “País Vasco ’08 – Capítulo XI: Ea y Elantxobe (Día 9)

  1. Pingback: País Vasco ’08 – Capítulo XII: Bilbao y Portugalete (Día 10) | Edu & Eri Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *