País Vasco ’08 – Capítulo VIII: Excursión a Cantabria (Día 7)

Casualidades de la vida, estando de vacaciones en el País Vasco los padres de Erika -y por tanto los suegros de Edu- estaban veraneando en Cantabria, así que hicimos una excursión a medio camino entre donde estaban ellos y nosotros, y el lugar elegido fue Castro Urdiales. Este pueblo, a caballo entre la cultura vasca y cántabra, es uno de los más dinámicos de la zona, y en buena medida se debe tanto a su puerto como a su conjunto monumental, del cual fuimos a ver la parte más destacada, que abarca una preciosa iglesia y un peculiar castillo con faro. Para colmo, había un poco de oleaje que hacía la postal más bonita todavía.

Pais Vasco 77 Pais Vasco 78

Los edificios mencionados están en la parte alta del pueblo. Para subir la posibilidad más atractiva es hacerlo a través de un puente de origen romano, el cual siempre tiene gente encima, pues desde la parte de arriba no solo se ven las olas romper contra las rocas, sino que puedes ver las diferentes formas que éstas han adquirido con el paso del tiempo.

 Pais Vasco 79 Pais Vasco 80

Lo cierto es que la visita tuvo que ser exprés, ya que el tiempo no acompañaba, por lo que nos centramos únicamente en el cogollo del conjunto histórico. De ese modo, lo primero que vimos fue la Iglesia de Santa María de la Asunción, cuyo mal estado de conservación no impide que sea uno de los edificios más bonitos que vimos en el viaje. Eso sí, ni pudimos verla por dentro ni los alrededores están en condiciones, pues incluso una de las verjas que protegen el edificio estaba rota y se podía entrar por los patios interiores. Una pena, la verdad.

 Pais Vasco 81 Pais Vasco 82

El otro gran edificio que vimos esa mañana fue el castillo de Santa Ana, un edificio de lo más peculiar. En principio se trata de un castillo típico, con su muralla y sus torreones, pero lo raro es que en la torre sureste del edificio está el faro de Castro Urdiales. Nunca habíamos visto una mezcla similar, pero este castillo-faro está conservado a las mil maravillas -no como la iglesia- y merece la pena visitarlo, lo cual se puede hacer de manera gratuita. Eso si, la visita no está enfocada hacia la historia, sino que el castillo se ha habilitado como mirador -las vistas al mar desde arriba son impresionantes, al igual que las vistas a la localidad- y como sala de exposiciones. En el caso de nuestra visita, vimos una exposición de moda en la cual pudimos ver diseños originales de Charles Frederick Worth, diseñador considerado como el “padre” de la alta costura.

 Pais Vasco 83 Pais Vasco 84

Una vez vimos el castillo-faro nos fuimos a comer, y de allí a Laredo, la otra localidad que queríamos ver en la excursión de ese día. Una vez aparcamos, en pleno centro, fuimos a la Oficina de Turismo, en la cual nos hablaron de unas visitas guiadas gratuitas que salían desde el ayuntamiento del pueblo, por lo que nos fuimos a ver la Casa Consistorial. Antes de la visita tomamos unos cafés y cola-caos en uno de los sitios más raros a los que hemos ido nunca, una especie de sala de juegos en pleno centro con una camarera rusa.

Pronto apareció la guía turística, la cual nos explicó que había dos tipos de visitas, una enfocada más hacia el plano cultural y otra acerca del entorno de la ciudad. Como entre las dos se recorría todo el pueblo decidimos hacer ambas. La primera de ellas, una vez nos explicaron el ayuntamiento -por cierto, mientras nos contaban la historia le cagó una paloma a la madre de Eri- fuimos calle arriba y vimos las murallas de la localidad.

 Pais Vasco 85 Pais Vasco 86

Lo cierto es que desde el punto de vista histórico la guía dijo más de una burrada, pero suponemos que para el público general fue una buena visita. El pueblo en si es precioso, y casi en cada una de sus empinadas calles había un rincón con encanto, desde escudos familiares de hace dos siglos hasta ascensores haciendo las veces de puertas.

Pais Vasco 87 Pais Vasco 88

De esta visita guiada los edificios que más nos llamaron la atención fueron la Iglesia de Santa María de la Asunción, que comparte nombre con la que vimos por la mañana, y el Palacio Zarautz. La iglesia la tuvimos que ver a toda prisa, pues había un entierro poco después, y el palacio fue lo último de la visita. Hay que volver a decir la cantidad de imprecisiones históricas que dijo la pobre guía, además de pequeños “olvidos” como no mostrarnos los capiteles en estilo románico erótico (los cuales teníamos ganas de ver, después de haber visitado un par de años atrás la preciosa Colegiata de San Pedro de Cervatos). De mayores nosotros, en vez de ir a ver obras para corregir a los obreros, iremos a visitas guiadas para corregir a los guías.

 Pais Vasco 89 Pais Vasco 90

La segunda visita guiada tuvo un gran problema: tuvo que ser suspendida cuando no llevábamos ni la mitad porque empezó a diluviar. De todas formas, nos llevaron al Túnel de Laredo (también conocido como Túnel de la Atalaya) y al emplazamiento en el que se trató de construir el Muelle de la Soledad. Hay ciudades que tienen la suerte de tener un sitio interesante para andar o ir a correr, como por ejemplo el camino de los 666 pórticos que vimos en nuestro viaje a Bolonia, y ese es el caso de este lugar.

Pais Vasco 91 Pais Vasco 92

En definitiva, la lluvia hizo que nuestra visita se quedase a mitad. Eso hizo que nos fuésemos a Zarautz a recoger nuestras cosas, pues nuestra semana allí había terminado. Eso sí, empezaba una semana de vacaciones en Lekeitio, por lo que no fue tan triste recoger todo. Sin embargo, la lluvia hizo que todo fuese mucho más… difícil.

Capítulo VIIVolver a País Vasco ’08Capítulo IX

Un pensamiento en “País Vasco ’08 – Capítulo VIII: Excursión a Cantabria (Día 7)

  1. Pingback: País Vasco ’08 – Capítulo IX: Información práctica (Vizcaya) | Edu & Eri Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *