Montreux, la ciudad que vio apagarse a Freddie Mercury

Nuestro tercer día en Suiza empezó en Montreux, una ciudad famosa en el mundo entero por tres eventos relacionados con la música. En primer lugar, aquí fue donde Freddie Mercury pasó sus últimos años de vida. De hecho, los últimos cinco o seis discos de Queen fueron grabados en el estudio que la banda tenía en lo que hoy es el Casino de Montreux. En segundo lugar, la popular canción Smoke on the Water de Deep Purple (con su famoso riff inicial) se inspiró en un incendio ocurrido en un concierto que Frank Zappa estaba dando en la ciudad. Por último, hay un Festival de Jazz internacional que todos los años reúne a los mejores músicos de este estilo.

Más allá de esas referencias, la ciudad tiene mucho que ofrecer. Por eso, en este post os contamos como fue nuestra experiencia allí y qué ver en Montreux a lo largo de mañana.

montreux-01

MONTREUX: MUCHO MÁS QUE EL CASTILLO DE CHILLON

Aunque hemos empezado hablando de la música, Montreux también es una localidad famosa por estar a pocos minutos del Castillo de Chillon. Sin duda es la fortaleza más bonita del Lago Lemán y de toda Suiza, pero es que además no tiene nada que envidiar a otras de Europa. Se tarda diez minutos en autobús desde el centro, por lo que ir a Montreux y no pasarse por el Castillo de Chillon es un crimen. Sin embargo, en este artículo os vamos a enseñar todo lo que ver en la ciudad, ya habrá tiempo de hacer un post específico del castillo. Eso si, contad que una cosa no tiene sentido sin la otra, por lo que se va más de medio día en ver ambas.

Y dicho esto, comenzamos con el relato de nuestra experiencia en Montreux. Como no podía ser de otra manera, empezamos en la estación de tren, tan bonita como las de Lausana y de Nyon.

montreux-02Nada más llegar a la ciudad, se hace imprescindible bajar a la Oficina de Turismo. Está frente al lago, se tarda dos minutitos y el camino está perfectamente señalizado. Y decimos que es imprescindible porque en ella vimos algo muy poco común pero que llevamos pidiendo desde hace años: un dispensador de mapas en la puerta, para que todo viajero pueda hacerse con información útil aunque la Oficina de Turismo esté cerrada.

Montreux es una ciudad pequeña, pero con dos zonas claramente diferenciadas: la alta y la baja o, si seprefiere, la que está en la costa y la que está pegada a la montaña. Sin planificación, es imposible verlo todo en una mañana.

montreux-03Ya con nuestro planito en la mano, decidimos empezar por la parte pegada al lago y después afrontar la subida. Eso nos hizo empezar por el Mercado Cubierto o Marché Couvert, una estructura de madera y metal en la que construida a finales del siglo XIX. Es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, pese a que haya sido un poquito maltratado: desde utilizarse como aparcamiento hasta estar apunto de hundirse por falta de mantenimiento.

Cuando nosotros fuimos se estaba utilizando como sede del mercadillo navideño, que por cierto tiene mucha fama. Eso sí, estaba en pleno montaje y no pudimos explorarlo todo lo que quisiéramos.

montreux-04TRAS LOS PASOS DE QUEEN

Justo al lado del Mercado Cubierto se encuentra una visita obligada: la estatua de Freddie Mercury, uno de los grandes genios del siglo XX. El mítico cantante de Queen pasó los últimos años de su vida en Montreux, compaginando la grabación de los últimos discos de la banda con su retiro para tratar de sobrellevar la dura enfermedad que sufría. Y, sinceramente, para unos momentos tan difíciles no se nos ocurre un lugar mejor para huir del mundanal ruido.

La estatua está frente al lago, mostrando al cantante en su postura más típica. Es una imagen 100% reconocible, ya que se utilizó para la portada del Made in Heaven, el disco póstumo de Freddie Mercury al frente de Queen.

montreux-05Al igual que el Mosaico Imagine de Central Park en Nueva York recibe cada día a miles de fans de John Lennon y de The Beatles, en el caso de la Estatua de Freddie Mercury ocurre exactamente lo mismo. Evidentemente las cifras son menores, ya que Montreux no recibe a tantos viajeros como la Nueva York. Sin embargo, en el lugar nunca faltan flores, cartas y regalos que los fans de la banda llevan al lugar. Es un sitio muy emotivo, de esos que merece la pena visitar.

montreux-06La Estatua de Freddie Mercury es el punto de partida perfecto para empezar a pasear a la orilla del lago. No hacía buen tiempo, de hecho estaba lloviendo, pero aun así fue un recorrido precioso. El Lago Lemán es uno de los lugares más bonitos de Europa, un sitio sacado de cuento de hadas en el que enormes montañas se unen con el agua sin apenas separación. Y si a todo eso se le unen flores, gaviotas y barquitos, la imagen que se consigue es inolvidable. De hecho, la zona es conocida como Quais Fleuris, es decir, los Paseos de las Flores.

montreux-07Y así, transitando por un paraje inmejorable, fue como llegamos al Casino de Montreux. Aunque fue construido en 1881, tuvo que ser reconstruido prácticamente por completo tras el incendio que sufrió en 1971. Las llamas sirvieron para inspirar la famosa canción Smoke on the Water de Deep Purple, con su famoso CHAN CHAN CHAN CHAN CHAN ¡CHAN CHAN! del principio.

Como ya hemos dicho en la introducción, es una ciudad con muchísima vida cultural: lo que no habíamos dicho es que toda ella confluye en el casino. Además del riff de Deep Purple, aquí grabó Queen sus últimos discos de estudio. También ha sido la sede del popular Festival de Jazz, a lo que se le suma haber sido escenario para las mejores orquestas sinfónicas del planeta.

montreux-08

Vamos, que es una visita obligada en la que las ruletas y las mesas de black jack son actores secundarios (aunque también andan por ahí). Si queréis echar unas fichas no hay problema, ya que no se requiere una vestimenta especialmente esmerada.

Por cierto, justo enfrente del casino (en la fachada que no da al lago) se coge el autobús para ir al Castillo de Chillon. Eso fue lo que hicimos, para luego volver al mismo sitio y seguir con la visita a Montreux. Pero vamos, que ya os hablaremos del castillo en otro artículo diferente.

montreux-09Al casino no nos había llevado el juego, cosa que no nos interesa especialmente. Si habíamos ido es porque en su interior está la Queen Studio Experience, un pequeño museo que recuerda los tiempos en los que Queen tuvo su estudio de grabación en lo que hoy es el casino. Solo hay que entrar por la puerta principal e ir a la izquierda, donde está esta exposición gratuita. Abre de 13:00 a 22:00

Aunque los Montain Studios hoy en día están en Attalens, pertenecieron a Queen desde 1978 hasta 1995, y en él grabaron discazos como A Kind of Magic o Made in Heaven. También grabaron otras bandas legendarias como AC/DC, The Rolling Stones o Yes, además de iconos de la música como David Bowie o Iggy Pop. No obstante, todo gira entorno al grupo de Mercury y compañía.

montreux-10

Trajes, instrumentos musicales, diarios de grabación, manuscritos, merchandising… ¡El paraíso de los seguidores de Queen! A nosotros nos gusta mucho su música, no es lo que más escuchamos pero desde luego no podíamos dejar de ir. Y la verdad es que nos encantó, pese a ser un sitio pequeño tiene mucho que dar.

La parte más llamativa fue una reproducción del estudio de grabación en la cual se podían hacer mezclas de algunos temas míticos. Nosotros cogimos el Made in Heaven y modificamos su legendario comienzo para hacerlo aún más cañero.

montreux-11

Entre la parte costera de Montreux y la visita al Castillo de Chillon se nos fue la mañana. En Suiza es bastante caro comer, por lo que aprovechamos que había un supermercado Migros relativamente cerca del Casino para hacerlo en su zona de comida preparada. Allí tienen los típicos platos para llevar (fish & chips, pasta, guisos) y una zona con mesas y sillas, por lo que se puede comer a bien a un precio aceptable.

montreux-12EL CASCO HISTÓRICO DE MONTREUX

Después de comer fuimos a ver el casco histórico de Montreux, muy diferente a la parte de la ciudad pegada al lago. Lo primero que hay que decir es que es un auténtico desconocido, ya que la mayor parte de las guías que consultamos no hacen referencia a él. Y es muy bonito, por lo que solo encontramos una explicación: lo incómodo que es visitarlo. Hay que subir unas cuestas considerables para llegar hasta él y está bastante alejado, por lo que queda descartado para público familiar.

Aun así os recomendamos acercaros, pues es auténtico. Recuerda mucho a otras pequeñas ciudades centroeuropeas que ya hemos visitado, especialmente del oeste de Alemania.

montreux-13

Tras una primera decepción (el Museo Histórico de Montreux o Musée Historique de Montreux solo abre de abril a octubre) nos pusimos a patearnos la ciudad, llena de edificios muy interesantes. Como decimos, encontramos algo totalmente inesperado, ya que en las guías de viajes solo veíamos glamour y referencias a la vida frente al lago. En su lugar encontramos un montón de villas históricas, en buena parte de los siglos XVI y XVII, con ese encanto europeo que tanto nos gusta a los que vivimos al sur de los Pirineos.

montreux-14

Es una de esas ciudades que en conjunto no destaca demasiado y que tampoco tiene grandes referencias individuales, pero que por alguna razón te llega al corazón. Nosotros lo teníamos todo en contra (llovía un montón, hacía frío, estábamos cansados) y sin embargo nos ha quedado un buen recuerdo. Y no nos lo explicamos, ya que las fotos no son espectaculares. Ahí está la gracia de viajar, en que por muchos años que llevemos escribiendo en el blog todavía no hemos podido acercarnos a las sensaciones que se experimentan en el momento.

montreux-15El edificio más destacado del casco histórico es la Tour Buenzod, una torre del siglo XVII. No es gran cosa, aunque estando por allí vimos un mapa turístico solo de la parte alta y era el principal símbolo.

montreux-16

Nuestro recorrido terminó en la Iglesia de San Vicente (Eglise St-Vincent), un templo del siglo XV en el borde del casco histórico. Está encaramado sobre un pequeño acantilado, junto a un parquecito con unas bonitas vistas del lago. Eso sí, hay que andar tanto para llegar hasta él que no tenemos claro que merezca la pena.

Fue el final de una bonita y lluviosa mañana en Montreux. La ciudad es mucho más que el punto de partida para visitar el Castillo de Chillón, irse de allí sin verla sería una pena.

montreux-17Volver a Suiza ’14

2 pensamientos en “Montreux, la ciudad que vio apagarse a Freddie Mercury

  1. Parejaaa!! Voy para Suiza en Semana santa asi que port aquí siguiendo vuestros pasos! Tenemos que hablar en Fitur para que me contéis cosas. No se si me dará tiempo de llegar hasta Montreux, pero tiene buena pinta! Tengo que hacer el planning aún. Por aquí me quedo cogiendo ideas! Abrazos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *