León ’11 – Capítulo II: León & Oz

Todos cometemos locuras alguna vez: hay quien es capaz de ver del tirón todas las pelis de El Señor de los Anillos, otros prefieren comerse un chuletón de dos kilos y los hay capaces de pedir un préstamo para ir a ver la final de una Champions League. En nuestro caso, la última locura del año fue viajera y musical al mismo tiempo, pues tal y como hemos dicho fuimos a León a ver a Mägo de Oz en un viaje exprés de un único día. Salimos prontísimo de Madrid, vimos la ciudad, asistimos al concierto y volvimos en un tren nocturno, pues a primera hora del día siguiente Edu tenía que trabajar.

La aventura leonesa empezó en la Estación de Chamartín a eso de las 7:30 de la mañana, cuando tomamos un tren ALVIA a las 7:30 con destino Oviedo que hacía parada en León. Entre la comodidad de los asientos, el traqueteo propio del ferrocarril y el soporífero documental sobre la vida en Mesopotamia pudimos ir durmiendo tranquilamente. Aun así fue un viaje digno de recordar, pues nos encanta montar en tren y siempre nos ha parecido un medio de transporte especialmente viajero.

Leon 01 Leon 02

Leon 03Eran ya más de las diez cuando llegamos a la estación de tren de León. Es relativamente nueva y está a las afueras, pero en poco tiempo andando te plantas en el centro. No hay más que ir en dirección a la catedral, visible casi desde cualquier punto de la ciudad. Es obligatorio cruzar el Río Bernesga, afluente del Esla, que lucía así de bonito.

Leon 04La verdad es que León es un sitio fácil de visitar. No habíamos tenido tiempo apenas de preparar nada, pues el trabajo y las compras navideñas habían absorbido buena parte de nuestro tiempo en los últimos días. Llevábamos una guía de viajes, pero aun así no hubiera sido necesaria: todo está muy bien señalizado y no hay posibilidad de perderse.

En seguida llegamos al Convento de San Marcos, uno de los edificios más representativos del Renacimiento en España. Fue construido gracias a una donación de Fernando el Católico, aunque no se terminó hasta el siglo XVIII. La fachada plateresca es una joya cargada de detalles, pasamos un buen rato curioseando hasta que el frío nos hizo tener ganas de caminar.

Leon 05

Leon 06El Convento de San Marcos ha tenido infinitos uso, de los cuales conserva tres: Parador Nacional, siendo uno de los que más fama tiene; Iglesia, pues actualmente sigue sirviendo para el culto; y museo, pues aunque la mayoría de la colección ha sido trasladada aún funciona como anexo del Museo de León. Cuesta 1€ entrar, aunque es totalmente gratis para estudiantes.

La iglesia es bastante bonita, sobretodo el claustro. La pena es que las fotos no han quedado muy allá, ya que en este viaje exprés la cámara réflex se tuvo que quedar en casa. Con dos digitales pequeñas no pudimos hacer mucho más, pero al final las fotografías han salido mejor de lo que esperábamos. El museo no tiene gran cosa, ya que la mayoría de los fondos están ahora en otra parte de la ciudad. Aun así merece la pena.

Leon 07 Leon 08 Leon 09

Al ladito del antiguo convento se encuentran dos construcciones modernas con un diseño bastante vanguardista: el Auditorio Ciudad de León y el edificio de la Junta de Castilla y León. Quizá no parezcan gran cosa en las fotos, pero siempre es de agradecer que en edificios oficiales se apueste por la innovación arquitectónica y no por sosas moles de cemento. Dicho sea de paso, León es una ciudad muy pródiga en ese sentido.

Leon 10 Leon 11

La mejor prueba de ello es el MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León), un edificio inaugurado en 2005 y que sólo dos años después recibió el Premio Mies van der Rohe: el máximo galardón que otorga la UE en Arquitectura Contemporánea. Su colorido diseño no tiene término medio, puesto que hay gente que lo considera una obra de arte moderna y otros que hablan de él como una chufa sin valor alguno. A nosotros nos sorprendió bastante, aunque quizá no tanto como otros ejemplos españoles (como el Museo Guggenheim de Bilbao).

Leon 12 Leon 13 Leon 14

Ya hemos dicho mil veces que el arte contemporáneo no nos gusta nada, pero aun así cada cierto tiempo le solemos dar una oportunidad. En este caso la entrada al MUSAC era gratis, y encima la institución tiene bastante fama, así que nos animamos. Aun así, como suele pasar, no supimos sacarle demasiado jugo. Quizá seamos demasiado simples, pero un trozo de tela agitado por un ventilador o silbatos con letras no son precisamente ejemplos lo que más nos inspira en esta vida.

Leon 15 Leon 16 Leon 17

Para desintoxicarnos de esa sesión de arte contemporáneo necesitábamos algo antiguo, y lo más cercano que encontramos fue la Iglesia de San Juan y San Pedro de Renueva. No fue más que un placebo, ya que fue construida en el siglo XX, pero su estilo neorenacentista nos hizo olvidar rápidamente todo lo visto en el MUSAC. La iglesia no nos pareció gran cosa, pero en su interior albergaba un enorme belén bastante currado.

Leon 18 Leon 19

Leon 20Lo que sí nos gustó fue la antigua Estación de FEVE Ciudad de León – País Leonés. Las paradas de ferrocarril antiguas siempre tienen su encanto, y esta se ha sabido conservar de la mejor manera posible. Han hecho un parquecito alrededor, y en los aledaños hay distintas máquinas que muestran avances de la Revolución Industrial.

Leon 21En nuestro siguiente destino nos entretuvimos bastante rato, pues, después de visitar su anexo, nos apetecía mucho recorrer de arriba a abajo el Museo de León. Es el más antiguo de la provincia -fue inaugurado nada más y nada menos que en 1869-, pero desde 2007 fue trasladado al Edificio Pallarés, en pleno centro de la ciudad. La exposición permanente trata de explicar de manera global la evolución histórica de León, a través de una colección excelente de piezas arqueológicas, etnográficas y artísticas traídas de distintos lugares.

Desde tiempos prehistóricos hasta nuestros días hay mucho que decir, por lo que se combinan vestigios genéricos -como un hendedor neolítico o un trillo medieval- con piezas internacionalmente reconocidas, como el Cristo de Carrizo -una talla románica del siglo XI hecha en marfil-. Por suerte, al ser una exposición elaborada hace pocos años no escatima en medios: audiovisuales, paneles con una museografía moderna, innovaciones que ya quisieran muchas instituciones tres veces más grandes…

Leon 22 Leon 23 Leon 24

Justo en un lateral del Edificio Pallarés se encontraba el Mercado de Navidad de León, al cual no pudimos resistirnos. Lo malo es que nos decepcionó bastante, dado que de navideño tenía lo mismo que Rajoy de carismático. Más bien lo podríamos catalogar como los típicos puestos hippies en los que venden incienso, ropa o chorraditas para regalar. No esperábamos algo a la altura de los grandes mercados navideños europeos, pero desde luego por ahí no había pasado Papá Noel.

Leon 25 Leon 26

Leon 27Al final del supuesto mercado navideño nos topamos con un lugar bastante curioso, perteneciente a la cultura popular de este país: el Bar La Lola, en el que el grupo Café Quijano expone distintos recuerdos de su trayectoria musical. Está regentado por el padre de los tres hermanos Quijano, y es una visita obligada para los fans del grupo.

No es precisamente la música que más nos guste, por lo que ni siquiera llegamos a entrar. Nos esperaba la Real Colegiata Basílica de San Isidoro, y no queríamos llegar tarde… cosa que por desgracia hicimos. Como muchos de los edificios importantes de León, tiene un horario extraño en el que está cerrado de 13 a 16. Nosotros nos presentamos a las 13:01, así que tuvimos que conformarnos con disfrutar de la fachada de estalla joya románica. No podíamos perdernos su interior, pero tuvimos que dejarlo para la tarde.

Leon 28

Pensamos que la catedral estaría abierta, así que hacia ella fuimos. Para llegar tuvimos que atravesar la Calle Ancha, la que probablemente sea la arteria más transitada de toda la ciudad. Bares, tiendas y riadas de gente hacen de este lugar una caja de sorpresas por la que siempre merece la pena pasarse. Nos entretuvimos bastante y por eso, al llegar, también nos encontramos con la catedral cerrada: hasta las 16:00 nada de nada. Por suerte la Oficina de Turismo estaba abierta, así que nos hicimos con unos folletos y con mucha información valiosa para la tarde.

Leon 29 Leon 30

Con lo pronto que había empezado el día ya nos rugían las tripas, así que para hacer tiempo no se nos ocurrió mejor idea que disfrutar de un deporte que todo el mundo debería practicar alguna vez: ir de tapas por León. Sus bares tienen una fama a la altura de los que se pueden encontrar en el casco viejo de San Sebastián o en Granada, cosa que no nos podíamos perder. La zona más típica es conocida como el Barrio Húmedo, en la cual se concentran decenas de calles distribuidas por varias calles.

En el primero al que fuimos, el Bar La Noria, nos tomamos un par de cocacolas acompañadas por unos mejillones tigre. Una tapa buena, aunque no para echar cohetes. En segundo lugar probamos en el Bar El Gaucho y… ¡La leche! El mejor bar de tapas en el que hemos estado nunca. Con cada bebida tienes derecho a elegir entre cuatro tapas la mar de hermosas: nosotros por ejemplo entramos en calor con dos sopas de ajo, la especialidad de la casa. Nos gustó tanto el sitio que nos animamos y pedimos una ración de picadillo con patatas que resultó tan deliciosa como abundante. Pagamos por todo poco más de 7€, ya podrían aprender en Madrid y en otras muchas ciudades.

Leon 31 Leon 32 Leon 33

Leon 34Aunque nuestro plan era haber ido a más sitios de tapas, con lo que habíamos probado estábamos más que llenos. Aun así no pudimos resistirnos y rematamos la jugada de la manera más dulce: con dos chocolates a la taza acompañados de roscón de reyes. La mejor muestra de que todo estaba bien es que en uno de los trozos tocó el regalo.

Una vez nos pusimos en marcha, fuimos directos a la Plaza Mayor de León. No pudimos disfrutar de ella en todo su esplendor ya que estaban recogiendo el típico mercadillo mañanero, pero aun así nos pareció muy bonita. Su estructura nos recordó en cierta manera a la de Madrid, sólo que en pequeñito. Intentamos también visitar la iglesita que había al lado, pero estaba totalmente cerrada.

Leon 35 Leon 36 Leon 37

Entre el tapeo y la visita a la Plaza Mayor ya habían dado las cuatro de la tarde, así que ya estábamos listos para visitar la Catedral de León. Empezó a construirse en el siglo XIII y ha llegado hasta nuestros días como uno de los mejores ejemplos del gótico en España. Está hecha al gusto francés, con los muros agujereados cual quesos de Gruyère. En cada hueco no hay vacío, sino casi dos mil metros cuadrados de preciosas cristaleras con escenas medievales. No dejan hacer fotos, por lo que no tenemos mucho material del templo. Aun así os recomendamos visitarlo, ya que además de gratuito es una joya de la arquitectura de nuestro país.

Leon 38 Leon 39 Leon 40

Teníamos pendiente ir a San Isidoro, pero de camino nos entretuvimos en otros edificios relevantes. Quizá el más llamativo a nivel visual fuese la Casa Botines (también llamada Casa Fernández y Andrés), un edificio de estilo modernista diseñado por Gaudí a finales del siglo XIX. Es una construcción importantísima, pues el genio catalán sólo hizo tres obras fuera de su tierra: una en Astorga, otra en Comillas y esta. Muy cerquita fuimos a ver el antiguo Ayuntamiento de León, en cuya plaza habían instalado un belén enorme. También había una especie de granja con alguna ovejita y poco más.

Leon 41 Leon 42 Leon 43

Para cerrar la lista de cosas pendientes fuimos de nuevo a la Real Colegiata Basílica de San Isidoro, donde nos esperaba una gran sorpresa. Antes de nada decir que la iglesia no nos pareció gran cosa, aunque estaba en obras y quizá por eso lucía poco.

Leon 44Lo que sí nos gustó fue la visita guiada, obligada para ver las dependencias más interesantes del conjunto: el Panteón de Reyes de San Isidoro de León, donde fueron enterrados la mayoría de los reyes de la extinta Corona de León; la Biblioteca, con unos fondos excelentes; o el Museo, donde hay expuestas joyas como el Arca de los Marfiles.

Leon 45La sorpresa vino porque se produjo una de esas casualidades que explican el refrán “el mundo es un pañuelo”. Resulta que en la visita guiada coincidimos con Margarita, una antigua profesora de la carrera con la que en su momento hicimos muy buenas migas. Estuvimos hablando mucho rato y nos fuimos contentos al comprobar que más allá de las clases tenemos una amiga para toda la vida.

Leon 46Teníamos previsto haber hecho una visita guiada por la catedral, pero nos entretuvimos demasiado y cuando llegamos ya no hacían más. De todos modos no fue un problema, porque en cualquier caso teníamos que ir hasta allí para visitar el cercano Museo Sierra Pambley. Sólo funciona mediante visitas guiadas, pero son gratis para estudiantes.

En él es posible visitar un caserón del siglo XIX en el que se muestra como era la vida de una familia poderosa en esa época. A través de muebles, piezas de cerámica u otros objetos cotidianos como calefactores descubrimos una joya que para nada esperábamos. Que nadie se imagine el típico y aburrido museo de artes decorativas, porque la Fundación Sierra Pambley ofrece un auténtico viaje al pasado. De verdad, una de las cosas que más nos gustaron de la ciudad: imprescindible en toda visita a León que se precie.

Leon 47 Leon 48

Leon 49Para cuando salimos ya era de noche, pero como quedaba mucho para el concierto aprovechamos para dar un paseíto nocturno por León. La catedral, la Plaza Mayor o la Calle Ancha iluminadas tenían un aspecto mucho más chulo que por el día. Además, estábamos en plenas navidades y, pese al frío, había muchísimo ambiente.

Leon 50Tampoco nos entretuvimos demasiado, pues el concierto de Mägo de Oz empezaba a las 21:00. Era en la Sala Oh! León, que estaba a las afueras, aunque ese concepto en esa ciudad tan pequeñita puede llevar a engaño. En media horita caminando nos plantamos en la puerta, y eso que paramos en un supermercado a comprar cecina.

El principal motivo del viaje había sido ver la despedida de José Andrea como cantante de la banda, y la verdad es que no defraudaron. Mägo de Oz dio un conciertazo en el que no faltaron sus canciones más conocidas: Satania, Hasta que el Cuerpo Aguante, Molinos de Viento… Quizá se note el paso de los años, o haya quien los considere un grupo para adolescentes, pero a nosotros nos siguen gustando y nunca dejaremos de apoyarles.

Leon 51
Foto extraída de www.magodeoz.com

Leon 52Tocaron casi tres horas, por lo que cuando salimos ya estaban prácticamente todos los restaurantes cerrados. Cuando ya nos habíamos hecho a la idea de cenar un bocadillo prefabricado de una máquina expendedora… ¡Tachán! ¡Apareció un restaurante chino abierto! Esta gente sí que es trabajadora. En el local no había nadie, pero nos animaron a pasar con una sonrisa. Rollitos de primavera, arroz con curry y pollo con limón a poco más de diez euros en total, una metáfora de lo que es España: en un bar tradicional la cocina hubiera estado cerrada.

A eso de la una de la noche pusimos rumbo a la estación. Hacía muchísimo frío, y aunque la espera se hizo larga no fue tan dura como pensábamos. A las 3:45 apareció nuestro tren, uno de esos nocturnos que sale de Ferrol y llega a Madrid casi doce horas después. En nuestro caso tardamos cinco horitas, las cuales las aprovechamos para dormir. Aunque no tenía el mismo encanto, nos trajo muy buenos recuerdos del ferrocarril en el que hicimos el trayecto entre Moscú y San Petersburgo.

Leon 53 Leon 54

A las nueve estábamos en Madrid, y a las diez Edu entraba a trabajar. Fue una mañana dura, pero la sonrisa no faltó en ningún momento. Eso sí, León nos ha dejado muy buenas sensaciones y ya estamos buscando la excusa para volver y explorar la provincia más a fondo. ¡Volveremos!

Capítulo IVolver a León ’11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *