Las Minas de Sal de Wieliczka

¿Nunca habéis recibido la típica cadena de email con sitios sorprendentes del mundo? En ese tipo de correos no suelen falta las Minas de Sal de Wieliczka, uno de los lugares más bonitos del planeta. Está en Polonia, en una pequeña localidad no muy lejos de Cracovia, y es una visita que hay que hacer al menos una vez en la vida.

Su red casi infinita de galerías subterráneas recoge la herencia de unas minas que han sido explotadas desde hace más de siete siglos. Bajo tierra se pueden encontrar cosas tan sorprendentes como una iglesia de más de 50 metros de largo, un enorme lago salado o escaleras verticales imposibles que recuerdan a las Minas de Moria (de El Señor de los Anillos).

Con todos ustedes las Minas de Sal de Wieliczka: nuestra experiencia e información práctica para poder preparar una visita inolvidable.

minas-wieliczka-01Como en otros artículos, vamos a empezar narrándoos nuestra experiencia. Si buscáis únicamente la información práctica (horarios, cómo llegar y ese tipo de cosas) podéis encontrarla sintetizada al final del todo.

Y hecho ese aviso, os contamos que para ir a Wieliczka nos tocó madrugar un poco. Se tarda aproximadamente una hora desde Cracovia, aunque el trayecto es bastante cómodo. Básicamente hay que tomar el autobús 304, que sale enfrente de la Galería Krakowska (en la calle Kurniki), y bajarse en la parada Wielizcka Kopalnia Soli. Ida y vuelta dos personas sale por 7,6 zlotys, algo menos de dos euros.

Al llegar, hay que subir una cuestecita hasta llegar al edificio de recepción de visitantes. No tiene pérdida, está perfectamente señalizado. Eso sí, es muy importante que tengáis claro que hay que reservar antes de ir, sobretodo en temporada alta. Las visitas solo son guiadas y se suelen agotar las plazas, por lo que comprad las entradas antes (ya sea por Internet o en alguna oficina de turismo de Cracovia) o podéis quedaros sin entrar.

minas-wieliczka-02Como decimos, las visitas (que son muy caras, unos 20€ por persona) siempre son guiadas. Duran entre dos y tres horas, están disponibles en varios idiomas y recorren los lugares más significativos de las Minas de Sal de Wieliczka. No es un paseo apto para todo el mundo, ya que hay que caminar un montón. Los claustrofóbicos deben pensarlo dos veces antes de entrar, ya que se bajan hasta los 135 metros de profundidad.

minas-wieliczka-03Vamos a empezar por lo negativo: no nos gusta todo el business que hay alrededor de las Minas de Sal. Ya nos dio mala espina cuando nos bajamos del autobús y vimos un buen puñado de puestos de souvenirs, impresión que se confirmó poco a poco. Es como si el objetivo último de la explotación de estas minas solo fuera vaciar la cartera del turista: tiendas, restaurantes, hoteles…

Que si, que entendemos que si estos sitios no son rentables no se pueden mantener, pero en ocasiones nos pareció demasiado agresivo. Por ejemplo, la visita atraviesa varias tiendas subterráneas en las que es obligatorio hacer una parada.

minas-wieliczka-04Pero ojo, que no os engañen nuestras palabras: sigue siendo un lugar increíble y una visita imprescindible. Si no recordamos mal, la guía dijo que las minas tienen unos 8 o 9 pisos, pero el recorrido turístico se extiende únicamente por los tres primeros niveles. Eso se traduce en cámaras que han sido explotadas prácticamente en su totalidad, habiendo dejado paso a la creatividad de los trabajadores de las minas: esculturas talladas en sal, pequeñas capillas, zonas musealizadas… Es muy entretenido.

minas-wieliczka-05Por momentos, la visita a las Minas de Sal de Wieliczka se convierte en una especie de museo de Historia de Polonia, ya que sus principales figuras están representadas: reyes, solados, intelectuales…

No lo vamos a negar, a nosotros sobretodo nos hacía ilusión el parecido de este sitio con las Minas de Moria de El Señor de los Anillos. Sabemos que Le Mont-Saint-Michel, en Francia, sirvió para inspirar Minas Tirith, pero no hemos leído nunca nada que relaciones estas minas polacas con la obra de Tolkien. Sin embargo, imágenes como la de más abajo bien podrían haber sido tomadas en una cavidad enana.

minas-wieliczka-06Aparte de la Historia, las minas son una especie de homenaje a la vida y la labor de los mineros que trabajaron en Wieliczka. Hay muchas estancias dedicadas a explicar cómo era el día a día en el subsuelo y como llevaban a cabo tareas tan cotidianas como transportar la sal de un piso a otro. Incluso es posible formar parte de todo el proceso de manera activa, a las pruebas nos remitimos:

minas-wieliczka-07Otro eje vertebrador de la visita a Wieliczka es el mundo espiritual. A lo largo de los diferentes pasillos hay varias iglesias y capillas, todas talladas por los mineros que trabajaron en el lugar. Es un buen sitio para saber cómo los polacos han vivido su religión en los últimos siglos.

minas-wieliczka-08El espacio más emblemático, sin lugar a dudas, es la capilla de Santa Kinga (Kaplica Św. Kingi). Quizá el nombre no os suene, pero lo tenéis que haber visto en cientos de cadenas de correo de esas de las que hablábamos al principio del artículo. Tiene unas dimensiones colosales: 54 metros de largo, 18 metros de ancho y otros 18 metros de altura. Está tallada directamente en la sal, mismo material que se ha utilizado para prácticamente todo: lámparas, retablos, escaleras…

minas-wieliczka-09El lugar es único por sí mismo, pero adquiere tintes colosales si se sabe cómo fue el proceso de construcción: en él participaron únicamente dos hermanos, que a lo largo de aproximadamente 30 años fueron capaces de extraer 20000 toneladas de sal. ¿El resultado? Pues tan asombroso que las fotos no le hacen justicia.

minas-wieliczka-11Aunque la mayor pasrte de Santa Kinga fue tallada por dos personas, años después otro minero se dedicó a hacer algunos bajorrelieves. Por eso, pese a que el trabajo de los dos hermanos es innegables, lo justo es reconocer que fueron tres artistas los que convirtieron la sal en arte.

minas-wieliczka-12Nos llamaron especialmente las estancias con agua: lagos subterráneos con mayor salinidad incluso que el Mar Muerto. Por ejemplo, la cámara de Eram Baracz tiene unas aguas con más de 320 gramos de sal por litro. No dejan bañarse, pero de hacerlo se flotaría ahí con toda la facilidad.

minas-wieliczka-13 Y, pese a que nos hemos quejado de algunos excesos comerciales en las minas, hay que reconocer que la tienda nos encantó y que hicimos algunas compras en ella. Recomendamos especialmente llevar unos saquitos de sal de roca, no os imagináis el toque que le dan a los chuletones.

minas-wieliczka-15Con todo lo que os hemos contado pensamos que es suficiente para haceros a la idea de lo que supone una visita a las Minas de Sal de Wieliczka. Pero por si aun no os hemos convencido, aquí os dejamos uno de los espacios que más nos llamó la atención: una sinuosa escalera entra las rocas que bien parece sacada de una película.

minas-wieliczka-16Por cierto, nunca habíamos estado a 135 metros bajo tierra. No somos nada claustrofóbicos, ni siquiera diremos eso de “miedo no, respeto si”, pero la verdad es que nos sentimos muy pequeñitos tan debajo. Toda una experiencia.

minas-wieliczka-19De vuelta a la superficie, aprovechamos para pasear un rato por los alrededores. No pudimos hacerlo con todo el detalle que hubiéramos querido (la nieve es muy bonita, pero incomoda mucho para caminar), pero fue suficiente para disfrutar del parque que hay detrás. En Wieliczka también hay un castillo, pero decidimos volver a Cracovia y empezar a explorar la ciudad.

minas-wieliczka-21 INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Cómo llegar: desde Cracovia, el autobús 304. Se coge en la Calle Kurniki (enfrente de la Galería Krakowska), cuesta 2,8 zlotys ida y vuelta. El billete se compra en la parada de autobús o en una máquina en el propio vehículo.
  • Precio: 79 zlotys/persona (casi 20€).
  • Horario:
    • Invierno: de 8:00 a 17:00.
    • Verano: de 7:30 a 19:30
  • Visitas: siempre guiadas. Duran entre dos y tres horas. Están disponibles en varios idiomas, incluido el español.
  • Reservas: imprescindible reservar antes de ir.
  • Web oficial: http://www.laminadesalwieliczka.es/ (se pueden comprar allí las entradas).

minas-wieliczka-23Volver a Polonia ’14

5 pensamientos en “Las Minas de Sal de Wieliczka

  1. Cada vez que veo imágenes de las Minas de Sal de Wieliczka me quedo a cuadros, tremendas dimensiones y decoración para tratarse del lugar que es.

    Con muchas ganas de visitar Polonia especialmente pro este sitio 🙂

    ¡Saludotes!

  2. Pingback: La Colina Wawel | www.eduyeriviajes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *