La playa de Agadir

El principal motivo que nos llevó a volver a Marruecos por cuarta vez fue, sin lugar a dudas, la fantástica playa de Agadir. Tiene muchísima fama, no solo como la más emblemática de Marruecos sino por ser una de las más frecuentadas por turistas europeos en el norte de África. Es una pasada, comparable perfectamente con las mejores zonas de baño del litoral español.

En ella pasamos ocho días tostándonos al sol y dándonos buenos baños en las aguas del Atlántico, pero no es lo único que se puede hacer allí: deporte, gastronomía y compras esperan al viajero que decida pasar su verano en Agadir. En este artículo os enseñamos a fondo esta preciosa playa y sus múltiples posibilidades.

playa-agadir-1

LA MEJOR PLAYA DE MARRUECOS

Cuando decíamos a nuestros conocidos que íbamos a Marruecos para un viaje de sol y playa, todo el mundo nos planteaba las mismas dudas: “¿Pero ahí se puede llevar bikini?”, “¿No son musulmanes?”, “¿Qué pasa con viajar a Marruecos en Ramadán?”… Pues bien, lo único que podemos decir es que hay que dejarse las preocupaciones en casa.

Evidentemente hay zonas de interior mucho más tradicionales, pero los grandes núcleos de población marroquíes (Agadir, Marrakech, Essaouira) son totalmente open mind. Viven del turismo, por lo que respetan sus costumbres siempre que el viajero haga lo propio con las suyas. Vamos, que se puede ir por la playa en bikini sin problemas, aunque seguro que se ve alguna mujer con los famosos burkinis.

La playa de Agadir tiene 6 kilómetros de arena fina y aguas transparentes, un auténtico lujo para relajarse y disfrutar de sus más de 300 días de sol al año. Las autoridades de la ciudad son conscientes del potencial turístico de su playa, así que día a día limpian la arena, recogen los cubos de basura y se esfuerzan de que todo estén en orden. Aun así, hay que reconocer que hemos visto playas más limpias, especialmente en lo que respecta a cosas que se podrían evitar. No es una pocilga, pero casi todos los días vimos algunos envoltorios de plástico (por ejemplo de helados) tirados por la arena.

playa-agadir-2

Prácticamente todos los hoteles presumen de tener playas privadas. En realidad, se refieren a pequeñas zonas acotadas con sombrillas y hamacas. Están en la parte de la arena más alejada del mar y tienen básicamente dos ventajas: los vendedores ambulantes solo te molestan si tú quieres y hay un vigilante que protege tus cosas. Si el hotel en el que te alojas ofrece ese servicio, conviene usarlo. En cualquier caso, la anchura de la arena es bastante grande (a ojo diríamos que entre 300 y 400 metros), por lo que hay espacio más que de sobra para poner la toalla si no se tiene acceso a una de estas zonas privadas.

La playa de Agadir cuenta con los mismos servicios que cualquier gran playa europea de bandera azul, empezando por puestos de vigilancia/socorristas cada poquitos metros. Hay que destacar que tiene muchos accesos, aparcamiento, duchas, aseos e incluso un kiosko de información medioambiental. Por supuesto, también hay que valorar que es una playa accesible para personas con movilidad reducida, y cada tres o cuatro accesos convencionales hay una rampa especial para entrar con silla de ruedas.

playa-agadir-3

OCIO Y SHOPPING A PIE DE PLAYA

En nuestra opinión, lo que más mola de la playa de Agadir es que en ella se pueden hacer muchas cosas. Nosotros nos aburrimos un montón con el típico turismo de sol y playa, pero aquí la oferta de ocio es muy variada. Empecemos con algo intangible pero igualmente llamativo: lo exótico de estar en Marruecos. Simplemente ver pasar a gente diferente, con ropa y hábitos distintos, hace que estar tumbado en la hamaca sea algo más que enriquecedor.

También es una playa perfecta para hacer deportes. Aparte de los típicos que se pueden realizar sin mucho dinero (seis kilómetros para correr, nadar en aguas limpísimas, jugar con las raquetas de playa) también hay varios puestos para alquilar vehículos acuáticos: motos de agua, patines a pedales, catamaranes…

Por último, el viento que hace en Agadir hace que sea una playa propicia para disfrutar de actividades como el kitesurf (llevando vuestro material o alquilándolo allí mismo) o incluso de otras más mundanas, como volar la cometa.

playa-agadir-4

Además, a cualquier hora veréis una oferta ambulante de shopping y gastronomía fuera de lo normal. Se puede comprar de todo, desde arte africano hasta chilabas tejidas a mano, pasando por pulseritas, collares o sombreros. También pasa mucha gente vendiendo fruta y pasteles, por lo que todo momento es bueno para darse un caprichito. Inlcuso veréis mujeres que pasan ofreciendo masajes.

Eso si, hay que reconocer también dos aspectos negativos. El primero es que son muy pesados, y es casi imposible estar leyendo diez minutos en la hamaca sin oír a alguien intentando captar su atención. El segundo es que piden precios desorbitados, ya que es una playa llena de turistas rusas y tratan de aplicar esas tarifas al resto de viajeros.

El mejor ejemplo es este simpático vendedor de frutas, al cual le compramos varias cosillas (plátanos, uvas y ciruelas) y ante nuestro asombro nos pidió… ¡Diez euros! A Edu le encanta regatear y no tuvo problemas en pasarse diez minutos peleando cada dírham a muerte, y al final lo sacó a 2€. Seguía siendo caro, pero un capricho es un capricho.

playa-agadir-5

PASEO MARÍTIMO DE AGADIR

Y como toda buena playa, la de Agadir está escoltada por un larguísimo paseo marítimo. Allí se conoce como Corniche, y en ella encontramos lo mismo que en cualquier ciudad costera turística europea: restaurantes, heladerías, vendedores ambulantes… A cualquier hora del día hay gente paseando, pero desde que cae el sol es un auténtico hervidero. Tiene un ambientazo tremendo y solo pasear por allí, aunque no se entre a ningún sitio, ya resulta una experiencia fascinante.

Respecto a la gastronomía, hay que resaltar que los precios no son los mejores: más baratos que en España, pero mucho más caros que en el resto de Marruecos. Por suerte, la oferta es amplísima, pues los restaurantes van desde la comida marroquí hasta un McDonald’s, pasando por italianos, indios o incluso uno en el que venden carne de camello. Para todos los gustos.

paseo-maritimo-agadir

Capítulo IIVolver a Marruecos: sol y playa ’13Capítulo IV

5 pensamientos en “La playa de Agadir

  1. Hay países que, por una causa u otra, se resisten a entrar en nuestro pasaporte viajero… Marruecos, tan cerca, es uno de ellos. No hay motivo especial, incluso hemos estado a punto de ir en varias ocasiones, pero al final…
    Y, sin embargo, vosotros, ¡cuarta vez! Le tenemos ganas, la verdad, a ver cuando cae.
    Saludos!

    • Cuando menos os lo esperéis 😛 Todos tenemos lugares a los que inexplicablemente no hemos ido (sin ir más lejos, nosotros no conocemos ni Valencia ni Salamanca XD). Pero bueno, hay taaantos sitios que es imposible que pase esto. Eso si, cuando le déis una oportunidad a Marruecos no os defraudará!

  2. La verdad es que tengo muchas ganas de ir a Marruecos, aunque debo reconocer que Agadir no estaba entre mis destinos elegidos en Marruecos. Supongo que es porque un compañero de trabajo que fue allí me comentó que no le había gustado mucho y yo me la imaginé como una ciudad muy artificial y una playa atestada de turistas sin más. Tal vez tenga que darle una oportunidad… 😉

    Un abrazo fuerte!
    Sonia.

    • Nosotros también elegiríamos otras ciudades, por ejemplo Marrakech o Rabat. Pero bueno, Marruecos nos gusta tanto que no podíamos quedarnos sin conocer Agadir 😛 A ver cuando vas!

  3. Pingback: Qué ver en Agadir | www.eduyeriviajes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *