La Garganta

En nuestro tercer día en el Valle del Ambroz empezamos visitando La Garganta, un pequeño municipio que se caracteriza fundamentalmente por ser la localidad más elevada de toda la comarca. Su casco urbano está a más de 1000 metros de altura, por lo que no hace falta decir que desde él hay unas vistas excepcionales de todo el entorno. De hecho, tan importante es la visita a La Garganta como la llegada hasta el lugar, ya que se trata de la típica carretera preciosa en la que hay que parar más de una vez a hacer fotos y disfrutar del paisaje.

la-garganta-ambroz-1

LA GARGANTA

Nada más llegar al pueblo, como si estuviera allí para dar la bienvenida al viajero, está la Iglesia de la Asunción, un templo de los siglos XVI-XVIII que alberga a la patrona del pueblo. No es el único edificio religioso de La Garganta, ya que también está la Ermita de San Gregorio.

la-garganta-ambroz-2

La Garganta es mucho más pequeño que Hervás o Baños de Montemayor, pero también tiene mucho encanto. En el Barrio de la Plaza hay excelentes muestras de arquitectura popular, salvo por algún detalle de modernidad (como aires acondicionados o antenas parabólicas) el tiempo parece haberse detenido. Hay que subir alguna que otra cuesta, pero suponemos que eso no sorprenderá a nadie después del recorrido que hay que hacer para llegar al pueblo.

la-garganta-ambroz-3

Pese a su recóndita localización o sus empinadas calles, en La Garganta vimos mucha vida. Hicimos la visita a primera hora, pero nos encontramos con bastante gente (todos lugareños). Siempre es de agradecer visitar un pueblo y que esté lleno de vida.

la-garganta-ambroz-4

Otra particularidad de La Garganta es que es la única de todo el Valle del Ambroz en la que perdura el ganado trashumante. Eso se traduce en un montón de estructuras propias de esa actividad cinegética, en la fama de sus vaquillas (son empleadas en las fiestas patronales de prácticamente todo el entorno) y en la producción de quesos artesanales. Su carne también tiene mucho reconocimiento, aunque no llegamos a probarla.

la-garganta-ambroz-5

EL POZO DE NIEVE

Una visita a La Garganta no está completa si no se coge el coche y se sube a ver el Pozo de la Nieve, muestra inequívoca de una de las grandes actividades económicas del pueblo en el pasado. Se trata de un nevero en el cual se acumulaba la nieve durante el invierno, haciendo grandes bolas compactadas que se iban acumulando en su interior. Posteriomente, en verano, se vendía por toda la comarca para conservar los alimentos y refrigerar al ganado.

la-garganta-ambroz-6

No está muy lejos, aunque conviene ir en coche. El camino está perfectamente señalizado, se tarda cinco minutos y en el aparcamiento hay cartelería para entender el entorno, el Pozo de la Nieve y la importancia de este producto en tiempos pretéritos. Además, se trata de un pinar espectacular que merece la visita por sí solo.

la-garganta-ambroz-7

El Pozo de la Nieve, si se visita en una época distinta al invierno, básicamente es un enorme agujero en medio del monte revestido de piedra. La visita merece la pena no por lo que es, sino por todo lo que se puede aprender y por lo bonito que es el entorno.

la-garganta-ambroz-8 la-garganta-ambroz-9

Y ya que estamos, no podemos dejar de recomendaros que os asoméis y disfrutéis de las vistas de La Garganta y del Valle del Ambroz en su versión elevada. Un auténtico regalo para la vista, en especial en una época tan bonita como el otoño.

la-garganta-ambroz-10

EL CORRAL DE LOS LOBOS

Y para terminar, conviene seguir por esa misma carretera y llegar hasta El Corral de los Lobos. Se trata de una antigua estructura para guardar el ganado y protegerlo de depredadores, en este caso de lobos. Hay varios carteles para comprender mejor esa difícil relación entre el ser humano y el lobo.

la-garganta-ambroz-11

Por la zona también hay buenas vistas, una fuente con agua muy fresquita y la posibilidad de hacer algo de senderismo. Nosotros no nos demoramos demasiado, ya que era nuestra última jornada por allí y teníamos mucho que ver, pero nos pareció una zona con muchas opciones para echar el día.

la-garganta-ambroz-12

Y con esto continuamos el camino. Lo siguiente fue ir a La Gargantilla, pero es os lo contaremos en el siguiente capítulo.

Capítulo VIIVolver a Valle del Ambroz ’13 – Capítulo IX

5 pensamientos en “La Garganta

  1. Me recuerda a ciertas zonas del interior de Castellón que he tenido ocasión de visitar.
    Me anoto estos lugares por si vamos con tiempo por allí para hacer algo de senderismo y descubrir los lugares que mencionáis.
    Un saludo 😉

  2. Pingback: La Gargantilla | www.eduyeriviajes.com

  3. Simplemente comentar que el corral de los lobos no es una estructura diseñada para encerrar el ganado y protegerlo del lobo. En realidad se trata de una trampa que los ganaderos de la zona utilizaban para cazar a este depredador y que funcionaba de la siguiente manera: se ponía algún animal que sirviera de reclamo para que el lobo viniera a atraparlo, y una vez el lobo dentro del corral, gracias a la disposición del terreno y a las piedras que estaban en la parte superior del muro que se disponían de manera tal que impedían que el lobo saliera y así quedaba atrapado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *