Jarandilla de la Vera

En nuestra visita exprés a la Comarca de la Vera no nos podíamos perder un hit como Jarandilla de la Vera. Al amparo del Castillo Palacio de los Condes de Oropesa, hoy Parador Nacional, se ha ido desarrollando el que hoy es el segundo minicipio más poblado de la zona. Tiene una gran oferta de restauración y alojamientos, aunque nosotros no la visitamos por eso sino porque su casco histórico es uno de los más cuidados de la Vera. ¿Quieres comprobarlo?

jarandilla-de-la-vera-01

La primera parada fue, como no podía ser de otro modo, en el Castillo Palacio de los Condes de Oropesa. Está en la carretera general que atraviesa Jarandilla, en la cual se aparca, con lo cual es casi imposible no verlo. De todos modos no se puede visitar, libremente, ya que hoy en día es Parador Nacional y el acceso queda únicamente para los huéspedes.

Es una pena, ya que se trata de un conjunto con gran significado histórico: aquí se hospedó Carlos V en los primeros momentos de su retiro, en los meses en los que se construían sus dependencias en el Monasterio de Yuste. Por suerte, en los alrededores hay calles anchas y parques, por lo que se puede disfrutar de su exterior desde diferentes perspectivas.

jarandilla-de-la-vera-02Realmente Jarandilla de la Vera está en una especie de hondanada, con lo que aparcar en la calle principal supone tener que bajar unas cuantas cuestas al principio (¡oh si!) pero después tener que volver a subirlas (¡oh no!). No es incómodo pero hay que contar con esta peculiaridad.

En ese particular descenso, el punto de partida fue la pequeña Iglesia de San Agustín, uno de los tres edificios religiosos principales del pueblo.

jarandilla-de-la-vera-03Como ya hemos dicho al principio, si algo nos sorprendió de Jarandilla de la Vera, al menos de las calles que nosotros recorrimos, fue su excelente estado de conservación. No es que otros pueblos de la Vera estuvieran en ruinas, pero desde luego sí muchas más cosas que mejorar.

Así, pasear por sus calles es un placer, sobretodo con los colores propios de las últimas horas de la tarde. Además está lleno de bares, por lo que se suele ver a gente por todos lados. Un sitio muy animado.

jarandilla-de-la-vera-04Más o menos en el centro del casco histórico está la Iglesia de Santa María de la Torre, cuyo nombre viene por el aspecto de recinto defensivo que tiene el campanario. Realmente no es el aspecto, sino su origen: cuando fue construida en el siglo XIII no era una iglesia, sino una fortaleza.

Está conservada a las mil maravillas y es, junto al Parador, el otro gran emblema patrimonial del pueblo. Dicen que por dentro es una pasada, aunque lamentablemente estaba cerrada cuando nosotros intentamos hacer la visita.

jarandilla-de-la-vera-05Hay bastante edificios destacados de arquitectura civil en Jarandilla de la Vera. La mayor parte son casas blasonadas que, pese a estar muy transformadas, han conseguido conservar los antiguos escudos que los acreditan como construcciones destacadas. Además, alguna que otra casona (como la de la foto de abajo) se ha podido conservar en muy buen estado.

jarandilla-de-la-vera-06Terminamos la visita en la Ermita de Nuestra Señora del Sopetrán, patrona de Jarandilla de la Vera, con su inseparable Picota justo enfrente. Estaban empezando la misa y por eso no pudimos verla por dentro, aunque era bastante pequeñita.

jarandilla-de-la-vera-07Volver a Comarca de la Vera ’14

2 pensamientos en “Jarandilla de la Vera

  1. Mi familia es extremeña y la verdad es que apenas conozco esta región! Me sacas de Trujillo que es el pueblo de mis padres, de Cáceres y Mérida, y poco más conozco de la zona. Me ha encantado Jarandilla de la Vera!! Lástima que el castillo no se pueda visitar por ser el Parador!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *