Hotel Don Carlos, un alojamiento en el centro de Cáceres

En nuestra última visita a Cáceres nos alojamos en el Hotel Don Carlos, un céntrico establecimiento del que os vamos a hablar en este artículo. Si por algo destaca es, precisamente, por su excelente ubicación, ya que está integrado en la zona peatonal del casco histórico. A cinco minutos caminando de elementos tan representativos como Plaza Mayor, es el lugar perfecto si vais a Cáceres y queréis olvidaros del coche.

hotel-don-carlos-caceres-01UN HOTEL SENCILLO PERO QUE CUMPLE

El Hotel Don Carlos no es uno de esos establecimientos que destacan por sus amplias zonas comunes o por el lujo de sus habitaciones. Sin embargo, cumple con esos aspectos que para viajeros con poco presupuesto son innegociables: además de su buena ubicación, las habitaciones están limpias, incluye desayuno y el personal es muy simpático e implicado.

Nosotros teníamos una habitación que daba a una de las calles más ajetreadas de Cáceres. No es que fuera imposible dormir, pero hay que reconocer que algo de ruido sí que escuchamos. Aun así, fue una estancia de lo más agradable.

hotel-don-carlos-caceres-02

El baño no está nada mal. La ducha salía calentita y constante (algo que se agradece en una ciudad tan fría), el secador funcionaba bien y no hay nada negativo que destacar. En todo caso, que los típicos botecitos de champú/gel brillaban por su ausencia.

No todas las habitaciones tienen televisor, y en algunos casos no funciona bien. La nuestra, por ejemplo, no sintonizaba ni un solo canal.

hotel-don-carlos-caceres-03UN HOTEL FAMILIAR, CON LO BUENO Y CON LO MALO

Al ser un hotel familiar, tiene algunas ventajas (por ejemplo, se nos estropeó la puerta de la habitación y lo arreglaron al momento), pero también hay algo negativo: tienen muy poquitos trabajadores. Hacer el check in yendo en grupo es una tortura que puede prolongarse durante prácticamente una hora.

El desayuno, incluido en la reserva, era bastante sencillo: tostadas, algún bollo y poquito más. No vamos a decir que estuviera mal, pero desde luego para estancias de más de dos días tiene que ser muy cansino.

La decoración del hotel es tirando a antigua, lo cual le da cierto encanto. Casi en cada planta hay butacas, mesitas y cosas así; mientras que al lado de la recepción hay una zona para reunirse y charlar hasta altas horas.

hotel-don-carlos-caceres-05

En definitiva, no es un hotel brillante, aunque cumple con creces para los que quieran viajar a Cáceres y hospedarse en el centro sin gastarse demasiado dinero.

Volver a Cáceres ’14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *