Guía práctica para un viaje a Milán y el Lago Como

A todos los que hacemos escapadas de fin de semana por Europa nos ha tocado escuchar la típica conversación sobre el dinero, pues todavía queda mucha gente que piensa que hay que gastarse una fortuna para disfrutar de un finde fuera de nuestras fronteras. Pues bien, Milán es el destino perfecto para demostrar que con muy poquito dinero se puede hacer una escapada inolvidable: los vuelos son muy baratos, la comida también, la ciudad (pese a lo que se suele decir) mola un montón, hay muchas excursiones cerca… Vamos, que no hay excusa.

Nosotros tuvimos este viaje en mente mucho tiempo, incluso estuvimos a punto de ir un par de veces, por lo que cuando finalmente lo hicimos apenas nos hizo falta preparar nada. Contábamos con un montón de información que, convenientemente actualizada, nos ha servido para lanzar esta guía práctica para preparar un viaje a Milán. En la escapada nos animamos también a visitar el Lago Como, por lo que también hemos añadido información para hacer esa excursión.

milan-guia-turistica

INTRODUCCIÓN

Milán es una ciudad en la que no hay término medio: te puede parecer preciosa o puedes salir de allí con la idea de no volver nunca, pero es muy difícil que te deje indiferente. Le ocurre mucho a ciudades como esta, en las que el conjunto es bastante feo pero sus individualidades marcan la diferencia. Si, sin paños calientes podemos decir que Milán es una ciudad fea si se la mira en su totalidad. Sin embargo, edificios como la Catedral o la Galleria Vittorio Emanuele II y museos como la Pinacoteca Ambrosiana son motivos más que suficientes para ir allí.

A nosotros nos gustó mucho. De hecho, nos parece una ciudad muy representativa de los viajes low cost que tanto estamos disfrutando: se ve bien en un finde, es relativamente barata y no se parece demasiado a lo que se puede encontrar en una ciudad española cualquiera. Vamos, que es perfecta para romper la rutina.

QUÉ VER Y QUÉ HACER

Lo primero, por si aún no habéis terminado de decidiros por este destino, es que sepáis todo lo que se puede ver y hacer en Milán. No es un orden de más importante a menos, ni siquiera de más bonito a más feo. Simplemente son los grandes puntos fuertes:

  • Catedral: el edificio más representativo de Milán y posiblemente del norte de Italia. Una catedral gótica enorme, muy luminosa por fuera pero sorprendentemente oscura por dentro. De esos edificios que justifican por sí solos un viaje.

milan-catedral

  • Teatro alla Scala: aunque por fuera parece un edificio cualquiera, es uno de los teatros de ópera más importantes del país. Nosotros no pudimos entrar a verlo, pero por lo visto su museo es espectacular.
  • Galleria Vittorio Emanuele II: una galería comercial decimonónica llena de tiendas y restaurantes de lujo. Es uno de esos lugares muy fotogénicos, seguro que lo habéis visto en mil reportajes hablando sobre moda o sobre tiendas de lujo. Si queréis ver una foto, es la que ilustra la introducción del artículo.
  • Castillo Sforzesco: un castillo medieval impresionante. Se puede visitar de manera gratuita dando un paseo por sus patios, aunque lo suyo es entrar a alguno de sus siete museos: Arte Antiguo, Prehistoria, Instrumentos Musicales…

milan-castillo

  • La Última Cena: el famoso fresco de Leonardo Da Vinci sobrevive a duras penas en una pequeña iglesia de Milán. Es muy importante saber que las entradas hay que reservarlas con mucha antelación, por lo que si estás pensando en ir a Milán te interesa leer nuestra guía para comprar las entradas para La Última Cena.
  • Basílica de San Ambrosio: un templo consagrado en el siglo IV, reconstruido en el XI y que conserva un estilo románico lombardo de manual.

milan-ambrosio

  • Todo lo demás: ya hablaremos largo y tendido sobre Milán, porque la ciudad tiene mucho más que ofrecer. Sin embargo, no queremos dejar de citar sus zonas verdes (como los Jardines Públicos o el Parque Sempione), otros templos (como la Iglesia de San Lorenzo Maggiore) o el famoso Cementerio Monumental. ¿Quién decía que en Milán no hay nada que ver?
  • Museos: mención aparte merecen los museos milaneses, otro de los grandes puntos fuertes de la ciudad. En las pinacotecas Ambrosiana y di Brera encontraréis obras de los principales pintores medievales y renacentistas de europa. Además, otros espacios como el Museo de la Ciencia y la Tecnología o la Galería de Arte Moderno os trasladarán a otras épocas. Y no olvidéis que el Castillo Sforzesco está llenos de museos.

milan-museos

Además de Milán, hicimos una excursión de un día al Lago Como. La verdad es que nos quedamos con la miel en los labios, ya que la zona da para pasar allí el fin de semana entero, pero nos dio tiempo a ver un montón de cosas:

  • Vezio: la verdad es que en invierno no merece la pena. En verano es un destino obligado en la zona, pero en los meses fríos del año parece un pueblo fantasma. Nos encontramos todos sus monumentos cerrados.
  • Varenna: espectacular. Un pequeño y colorido pueblo a orillas del lago, lleno de pasarelas sobre el agua y de calles encantadoras. El típico lugar en el que no nos importaría pasar una larga temporada.

milan-lago-como

  • Bellagio: el pueblo más emblemático del Lago Como, es un crimen ir allí y no visitarlo. A nosotros particularmente nos pareció menos auténtico que Varenna, pero es innegable que Bellagio cuenta con atractivos suficientes para enamorar al viajero. En la Oficina de Turismo dan folletos con recorridos por el pueblo de una, dos y tres horas.
  • Como: la ciudad que da nombre al lago tiene una Catedral impresionante y un trazado medieval auténtico, de esos en los que el tiempo parece haberse detenido. También merece la pena.

milan-comoÉPOCAS Y DÍAS PARA VIAJAR A MILÁN

El clima en Milán es bastante parecido a lo que se puede encontrar en ciudades del sur de Europa, por lo que cualquier época es buena para ir allí. En invierno encontraremos poquitos turistas, así que los precios en los alojamientos serán bastante más económicos. Se hace de noche relativamente pronto, aunque hasta las 17:00 o así siempre hay luz (algo que no se puede decir en ciudades más al este).

Por otro lado, aunque en verano todo estará muy masificado, la excursión al Lago Como se presentará al viajero en todo su esplendor. Quizá haga mucho calor en las horas centrales del día, pero las montañas están cerca y no pasaremos tanto calor como en Roma (por poner un ejemplo).

TRANSPORTES

Cómo llegar

Salvo que estéis haciendo una ruta en coche o en tren por Europa, la forma más lógica de llegar a Milán es en avión. La ciudad está comunicada con prácticamente todo el continente a través de tres aeropuertos:

  • Aeropuerto de Milán-Malpensa: es el segundo aeropuerto con más tráfico de Italia y está a 40 kilómetros al oeste de la ciudad. Nosotros volamos allí, por lo que tenemos mucha información al respecto (os recomendamos leer el artículo sobre cómo llegar desde el aeropuerto de Malpensa a la ciudad de Milán). Por cierto, aquí es donde llegan los vuelos de EasyJet.
  • Aeropuerto de Bérgamo: aunque lo veréis así en las webs de las aerolíneas, su nombre oficial es Orio al Serio. Aquí vuelan Ryanair y otras compañías low cost. Llegar al centro de Milán es bastante sencillo, ya que hay autobuses cada 20 minutos que dejan en la Estación Central en algo menos de una hora. Se podría ir también en tren, pero habría que desplazarse hasta la ciudad de Bérgamo.
  • Aeropuerto de Milán-Linate: es el más cercano a Milán, pero básicamente está reservado a vuelos internos. Puede ser un buen aliado para combinar la visita a Milán con otras ciudades de Italia.

Cómo moverse

Milán es una ciudad con mucho poderío económico, lo cual ha hecho que con el paso de los años se haya dotado de grandes infraestructuras. Estas, aunque se construyeran pensando en el viajero, hacen que la ciudad esté perfectamente preparada para el turismo. Así, moverse de una zona a otra de Milán es muy sencillo gracias a:

  • Metro: el metro de Milán funciona a la perfección. Pasa por las principales zonas turísticas de la ciudad, no es especialmente caro (1,50€ el billete sencillo) y no tiene fama ni de inseguro ni de nada malo. Nosotros lo utilizamos un par de veces y la experiencia fue totalmente positiva.
  • Autobús: para el centro no tiene mucha utilidad, ya que el metro cumple a las mil maravillas, pero puede ser muy útil para ir a ver edificios de los alrededores.

milan-como-moverseGASTRONOMÍA

¿Qué podemos decir que no se sepa de la gastronomía italiana? Pizzas, pastas o risottos son platos que ya forman parte del recetario de todo el mundo, aunque por supuesto en su país de origen los sabores son bastante diferentes. Ya hemos ido a Italia varias veces y, cada vez que repetimos, el sabor de una buena pizza recién hecha es lo primero que nos viene a la mente.

Pero si hemos abierto este apartado en la guía no es para decir tópicos, sino para utilizar la gastronomía para empujaros a hacer este viaje. Y es que otra cosa no, pero en Milán la comida es muy barata (como en el resto de Italia). Es muy sencillo encontrar pizzerías en las que por 8 o 10€ por persona se puede comer a las mil maravillas. Si vais más justos de presupuesto pero igualmente os apetece comida italiana, probad en kebabs y sitios similares, ya que suelen preparar también pizza y pasta. Y si no, siempre os quedarán los McDonalds (en la propia Galleria de Vittorio Emanuele II hay uno).

milan-gastronomiaALOJAMIENTO

Aunque es bastante más barato que el alojamiento de las ciudades top de Italia (como Venecia o Roma), es algo más caro que en la media de las ciudades europeas. Es difícil encontrar hoteles por menos de 50€ la noche, especialmente en verano: en los meses cálidos los precios se disparan.

En cualquier caso, la mejor zona para alojarse en Milán si queréis gastar poco dinero es en los alrededores de la Estación de Milano Centrale. Nosotros llegamos a la ciudad en coche (ya que alquilamos uno el aeropuerto) y vimos algunas calles que no tenían buena pinta, pero en general se le veía un sitio tranquilo y perfecto para alojarse.

milan-alojamientoCOMPRAS

Milán es una ciudad asociada constantemente a la moda, a las compras y al lujo en general. Si vais por allí, nadie os puede quitar un paseo por el Quadrilatero d’Oro, donde se concentran las tiendas de marcas caras. Sin embargo, si vais con un presupuesto tan ajustado como el nuestro, simplemente podréis asustaros con los precios de los escaparates y poquito más.

Para compras auténticas, de las de verdad, siempre decimos lo mismo: ¡id a un supermercado! Lo típico es llevar a la familia pasta y otros productos gastronómicos, por lo que ir a un lugar cotidiano hará que encontréis los productos auténticos (los mismos que consumen los italianos) y a precios razonables.

Si buscáis souvenirs más convencionales, en los alrededores de la Catedral encontraréis tiendas con imanes, camisetas de equipos de fútbol y similares.

milan-comrpasIDIOMA

Y, para terminar, una pequeña referencia al idioma. En Milán se habla Italiano, por lo que no os costará haceros entender con la población local. Es gente muy acostumbrada a la presencia de personas de otros lugares, por lo que en espacios turísticos (como museos o restaurantes del centro) seguramente hablen español sin problemas.

En cualquier caso, afuera los miedos. Entenderse es muy sencillo, sobretodo para acciones cotidianas como comprar entradas de un museo o pedir una pizza en un restaurante. ¡Seguro que salis chapurreando italiano con un par de días por allí!

milan-idiomaVolver a Milán y el Lago Como ’15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *