Guía para viajar a Polonia

Nuestro último viaje de 2014 fue a Polonia. Teníamos unas ganas enormes de hincarle el diente a este país desde que el año pasado no pudiéramos participar en un blogtrip y además, por primera vez en muchos años, ¡teníamos vacaciones de Navidad! Así que nos pusimos manos a la obra y recopilamos toda la información práctica posible para nuestro viaje: qué ver y qué hacer, dónde alojarse, cómo llegar… Datos que, como es habitual, hemos reunido en esta guía para viajar a Polonia.

torre-ayto-cracovia

INTRODUCCIÓN

Hay que reconocerlo, es la realidad: mucha gente no conocía nada de Polonia hasta que tuvo lugar la Eurocopa en 2012 y España se hizo campeona. A partir de ese momento, además de Cracovia y Varsovia, vimos por la tele y empezaron a sonarnos nombres de otras ciudades como Poznan o Gdańsk. Sin duda alguna, Polonia también fue muy conocida a raíz de que Karol Józef Wojtyła fuera elegido en 1978 como el Papa Juan Pablo II. Sin embargo este país tiene muchísimo que ofrecer al viajero, por lo que esperamos que con esta guía práctica os asalte el gusanillo por visitarle.

QUÉ VER Y HACER

En nuestra preparación previa al viaje, teníamos que decidir qué ver y qué hacer durante los días que estuviésemos allí. Como se trataba de una primera toma de contacto, decidimos ver lo más típico, las dos principales ciudades del país, el campo de concentración de Auschwitz y las minas de sal de Wielizcka.

Cracovia. Fundada por el mítico Krakus, es una de las visitas imprescindibles si viajas a Polonia. Destacan, sin lugar a dudas, su plaza mayor (Rynek Główny) donde se encuentran la basílica de Santa María y la lonja de paños o Sukiennice y que constituye el corazón del centro histórico, y la colina de Wawel con el castillo y la catedral. No dejará indiferente a nadie.plaza-mayor-cracovia

Varsovia. Tras ser destruida en más de un 90% en la Segunda Guerra Mundial, lo poco que conserva de su patrimonio fue reconstruido tiempo después atendiendo a las imágenes que se tenían de ella. Su visita vale la pena para conocer a fondo la historia contemporánea de este país. Su top five lo constituirían el castillo, los museos del alzamiento de Varsovia y el de los judíos polacos, el parque Lazienkowski y, en definitiva, callejear por la ciudad vieja y nueva.plaza-castillo-varsovia

Campo de concentración de Auschwitz. Uno de los lugares que más horrorizaron y horrorizan al mundo. Aquí se cumple el imperativo de Plauto en el que afirmó que “el hombre es un lobo para el hombre” pues el genocidio que tuvo lugar aquí no se puede explicar con palabras. Aunque la mayor parte de la gente conoce las atrocidades que se cometieron en Auschwitz, es necesario concienciarse antes de su visita.auschwitz

Minas de sal de Wielizcka. Explotadas sin interrupción desde el siglo XIII, en 1978 fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En su interior sólo se recorre un 10% del total que ocupan y son célebres no sólo por ser una de las más antiguas del mundo, sino también porque personajes como Nicolás Copérnico o  Alexander von Humboldt. Es un lugar perfecto para hacer una excursión desde Cracovia.minas-wieliczka

ÉPOCAS Y DÍAS PARA VIAJAR A POLONIA

Durante nuestra estancia en Polonia, todo el mundo nos comentaba que la mejor época para viajar era la primavera-verano, pues las temperaturas son muy agradables (entre los 15 y 30 grados) y el ambiente que hay en las calles es espectacular. Sin embargo, nosotros viajamos en pleno invierno y a pesar de estar a -10 ºC (durante esos días había una ola de frío en toda Europa que hizo que bajaran las temperaturas drásticamente) nos pareció precioso ver las ciudades nevadas y disfrutar de la Navidad.

En cuanto a los días necesarios para poder conocer algo del país, quizás Cracovia sí que puede ser un destino para una escapada de un fin de semana, pues al haber vuelos low cost hasta allí se puede aprovechar y visitar la ciudad. De todas formas, nosotros estuvimos cerca de una semana y nos dio tiempo a ver muy poquito (lo que os hemos comentado en el apartado anterior) y nos quedamos con ganas de más, por lo que recomendamos que la estancia sea de siete días como mínimo.nieve-polonia

¡Ah! Un punto importante a tener en cuenta es la ropa que debéis llevar si vais en época invernal, pues no deben faltar un buen abrigo, unas botas de montaña o senderismo para que se agarren bien al suelo y no se empapen con la lluvia o la nieve, guantes, gorro y bufanda. Por el contrario, en primavera recomiendan llevar ropa de entretiempo, en otoño algo más abrigadillo mientras que en verano siempre es bueno echar una chaqueta o jersey, al igual que ocurre en el norte de España.

TRANSPORTES

Cómo llegar

Sin duda alguna el mejor medio de transporte para ir a Polonia es el avión. Rápido y, ahora, económico pues hay varias aerolíneas de bajo coste que unen en vuelos directos España con la capital del país, Varsovia, o bien con Cracovia, Katowice, Gdańsk… Además es una opción que nos ahorrará tiempo, pues en aproximadamente, tres horas llegaremos a nuestro destino.

Si por el contrario, odiamos el avión, podemos llegar a Polonia en tren, nos llevará muchísimo más tiempo pero igualmente será un viaje inolvidable. Desde la Península Ibérica, lo más lógico sería ir hasta Praga o Viena y, desde allí, a Cracovia o Varsovia. Por norma general las conexiones son bastante buenas.

Creemos que viajar a Polonia en coche o en autobús está reservado a aquellos que dispongan de al menos unos quince días de vacaciones, pues sólamente en ir hasta allí suponen unos dos días de media prácticamente sin parar de conducir.

Cómo moverse

Para movernos de una ciudad a otra dentro de Polonia, el transporte ferroviario es una buenísima opción: son puntuales, no están nada mal de precio y las conexiones con las principales urbes del país son excelentes. Nosotros decidimos movernos en tren de Varsovia a Cracovia y viceversa y quedamos muy contentos con el servicio ofrecido.tren-polonia

De todas formas, durante la organización del viaje se nos planteaba también la posibilidad de alquilar un coche, al igual que ya hicimos en Grecia o en la ruta del Sur de Benelux, para poder tener más libertad a la hora de trasladarnos de una cuidada a otra o para realizar las excisiones programadas. No estaban mal de precio, sin embargo, no nos atrevíamos a conducir con esas condiciones climatológicas (había nevado) en un país que no conocíamos.

También existe la posibilidad de realizar vuelos internos domésticos llevados a cabo por la compañía aérea del país (LOT). Las conexiones con las principales ciudades de Polonia son numerosas aunque no sabemos si la relación tiempo empleado-precio es la mejor.

GASTRONOMÍA

Antes de realizar el viaje ya habíamos leído que la gastronomía polaca era legendaria. Lo confirmamos: ¡qué rica! En su cocina se pueden vislumbrar influencias de todo tipo: turca, italiana, francesa… lo que le aporta una gran variedad de platos. Entre las carnes destacan las de aves y caza, mientras que entre los pescados, fundamentalmente los de río como los arenques, la carpa o la trucha. Las sopas están para chuparse los dedos, no debéis dejar de probar la de remolacha (barszcz), la de setas (zupa grzybowa) o la de huevo y salchichas (zur). La pasta rellena o pierogi es uno de sus puntos fuertes y no debéis dejar de probarlos. Finalmente, los dulces son también una parte importante de la gastronomía polaca. El makowiec o pastel de semillas de amapola es muy conocido, y también destacan los piernik o galletas de jengibre. ¡Ah! Tampoco nos podemos olvidar de las bebidas. Además del vodka en sus diferentes versiones, tomado, fundamentalmente después de las comidas, la cerveza es un referente nacional además del vino, principalmente caliente.pierogi

Por otro lado, comentar que comer en Polonia es bastante económico. Hay menús de entre 4 y 10 euros en restaurantes de cocina típica del país los que te entran primer y segundo plato, pan, bebida y postre. Hay que tener en cuenta que las cantidades suelen ser abundantes, por lo que lo mejor es pedir poco a poco. Da gusto poder probar la gastronomía local sin tener que dejarte un ojo de la cara.

ALOJAMIENTO

Llegamos a un punto importante dentro de la información práctica: dónde alojarse. Nosotros siempre buscamos la mejor relación calidad-precio, sin importarnos demasiado si está en el centro de la cuidad o no. Sin embargo, en esta ocasión decidimos que, debido al escaso tiempo del que disponíamos, lo mejor era que fuesen lo más céntricos posible. Así pues, en Cracovia estuvimos en el Hotel Royal, situado junto al castillo en pleno centro histórico (aproximadamente 40 € la noche con desayuno incluido) mientras que en Varsovia nos alojamos en el Apartahotel SCSK Zurawia (aunque más bien son unas oficinas reconvertidas a hotel) por unos 35 € la noche también con desayuno incluido.hotel-varsovia

Alojarse allí no es del todo caro, aunque sí es complicado encontrar un lugar en el que en el precio se incluya el desayuno, en el cual, es importante destacar que se sirve más salado que dulce.

COMPRAS

Productos de artesanía realizados en madera, prendas de lana como jerséis, bufandas, gorros guantes, calcetines, joyería y bisutería en ámbar son algunos de los típicos souvenirs polacos. También podemos adquirir típica gastronomía polaca que además dispone de denominación de origen. Estamos hablando del queso de oveja ahumado u oscypek, los embutidos de cerdo o animales de caza y del vodka Żubrówka y Wyborowa, dos de los más reconocidos en el mundo.compras-polonia

El precio no suele ser caro, pues la vida en Polonia, comparándola con España, es bastante asequible, y la calidad es muy buena. Nosotros solemos recomendar la compra de productos alimenticios en los supermercados o mercadillos, pues suelen ser más baratos que en cualquier otro lugar.

CAMBIO DE MONEDA 

La moneda nacional es el Zloty o en siglas PLN, por lo tanto es necesario cambiar dinero cuando vayamos a viajar a Polonia, siendo mejor la tasa en los lugares habilitados para ello en las ciudades que en los aeropuertos, o si no sacando el dinero a través de un cajero directamente. Por otro lado, en tiendas, restaurantes, museos… os permitirán pagar con tarjeta y preguntarán si lo queréis pagar en euros o en zlotys, elegid siempre zlotys así os saldrá mucho más barato. Para más información sobre la moneda, pinchad aquí.

IDIOMA

Y llegamos al final de este post hablando del idioma. El polaco es la lengua oficial de Polonia, sus orígenes son latinos aunque perteneciente a la rama eslava occidental, al igual que el ruso, el ucraniano o el checo. Para nosotros, pronunciar algo en polaco nos es muy complicado, pues posee 32 letras: 9 son vocales y 23 son consonantes. Por ejemplo,  los grupos “sz” y “cz”, presentes en muchas palabras polacas, se pronuncian simplemente como la “sh” cerrada, y  la “ch; la palabra barszcz que se refiere a la sopa de remolacha y que hemos mencionado con anterioridad, los lleva.polaco

De todas formas y al igual que en otros países, te puedes entender casi sin problemas en inglés, aunque seguramente que os encontréis con situaciones en las que algunas personas más mayores no sepan nada más que polaco. En ese caso, la mímica siempre funciona.

Volver a Polonia ’14

8 pensamientos en “Guía para viajar a Polonia

  1. ¡No sabéis las ganas que tengo de ir a Polonia! Y todavía más desde que he leído vuestra entrada… Aun así me da que va a tener que esperar otro añito para hacer una visita como se merece, pero como dicen todo lo bueno se hace esperar…
    Gracias por tan útil información. Un saludo! 🙂

  2. Esta guía nos vendrá genial porque últimamente nos llama mucho la atención visitar Polonia! Aunque veo que para visitar justo lo que visitasteis vosotros que es lo que nos interesa nos llevaría más tiempo del que imaginábamos.

  3. Ooh!! Mi querida Polonia!

    Que fuerte que hayáis estado en Polonia y no me preguntaseis para poder explayarme ampliamente con mis conocimientos sobre el país 🙂

    Mis 10 meses en Varsovia fueron inolvidables. Me recorría prácticamente todas las principales ciudades del país y algo que os recomiendo para volver y que no es tan conocido, es la zona de los grandes lagos en el distrito de Masuria. Un verdadero disfrute de la naturaleza.

    ¡Que ganas de volver! Un abrazo compañeros

    • Aunque no te hayamos preguntado, estuvimos leyendo tus post que nos fueron súper útiles. Apuntamos para la próxima lo que nos has comentado de la zona de los grandes lagos, pues es segurísimo que volveremos. Eso sí, en primavera-verano, que hemos pasado un frío… ;p ¡Un abrazo!

    • Sí, claro. Con 4 días puedes ver bien Cracovia, Auschwitz y las Minas. El “problema” de Auschwitz es que sólo se hace con visita guiada y la de español comienza a las 12 de la mañana. Si queréis aprovechar bien el día, os recomendamos apuntados a la de inglés que sale a las 10:30.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *