Guía para viajar a Galicia en verano

El verano de 2014 fue muy distinto a como en realidad lo habíamos planeado. En un principio elegimos el mes de septiembre para embarcarnos en una de nuestras rutas por diversos países europeos, pero por cuestiones de trabajo todo cambió y la verdad es que fueron unas vacaciones inolvidables. En lugar de septiembre, nos fuimos en agosto y cambiamos la ruta europea por explorar a fondo uno de los lugares que más nos gustan de nuestra geografía: el norte de España, concretamente la costa gallega. En esta guía práctica queremos ofrecemos toda la información necesaria para visitar Galicia en verano.

veranear-en-galicia

ÉPOCAS Y DÍAS PARA VISITAR GALICIA

Al igual que en la inigualable película Bienvenidos al Norte, esta zona de la Península habitualmente ha tenido la fama de ser un lugar donde siempre, siempre, siempre llueve y hace frío. Nosotros queremos romper una lanza en favor del norte, pues basándonos en nuestra experiencia eso es…. mentira! (como diría el polígrafo de la tele).

Galicia posee un clima oceánico en la costa y continental en el interior, lo que ocasiona que haya ciertas diferenciaciones en cuanto a temperaturas y precipitaciones. Por lo general, las zonas del Cantábrico y el Atlántico, debido a la proximidad del mar, presentan  inviernos y veranos más suaves que en otras regiones de la comunidad, mientras que las lluvias son más abundantes en las Rías Altas e interior de La Coruña.

sada-01Aunque cualquier época es buena para visitar Galicia, siempre es agradable para el viajero que los días que esté allí no sean todos pasado por agua. Por ello, los mejores meses para disfrutar de esta tierra suelen ser los de mayo a octubre. En cuanto a los días de estancia adecuados, quizás se establezcan en una semana, sobre todo para aquellos que como nosotros vivan algo alejados y quieran aprovechar el tiempo al máximo. Sin embargo, no descartemos el pasar un fin de semana largo en ciudades tan espectaculares como Orense, Pontevedra o Santiago.

CÓMO LLEGAR

Las opciones para llegar hasta Galicia son múltiples y diversas. Si como nosotros te mueves en coche, las vías principales de entrada son la A-8 si vienes desde otras provincias del norte de España; la  A-6 y la A-52 desde Madrid y Castilla y Leon y la AP-9 que nos permite desplazarnos dentro de la propia comunidad y comunicarnos con Portugal.

El avión supone una alternativa a tener en cuenta, pues Galicia cuenta con tres aeropuertos internacionales (el de Lavacolla en Santiago de Compostela, el de Alvedro en  A Coruña y el de Peinador en Vigo) donde operan líneas de bajo coste y otras tan potentes como Air Europa, Turkish Airlines o Iberia.

PontedeumeLa situación de Galicia con respecto a Europa permite que el turismo extranjero arribe a sus costas. La puerta de entrada es, principalmente, a través de los cruceros que atracan en los puertos de FerrolA CoruñaVilagarcía de Arousa y Vigo. Durante nuestra estancia allí fuimos testigos de la enorme cantidad de viajeros venidos de todas partes del mundo que querían disfrutar del clima y la gastronomía gallegas.

Finalmente, no queremos dejarnos en el tintero la posibilidad de llegar a Galicia en tren o en autobús. Diariamente, tanto Renfe como diferentes compañías de transporte terrestre ofrecen conexiones directas entre esta comunidad autónoma y diversas ciudades españolas a unos precios muy competitivos.

ALOJAMIENTO

Si hay algo que nos sorprendió de Galicia fue la enorme cantidad de alojamientos que ofrecen al viajero, quizás motivado de alguna manera por ser el punto final del Camino de Santiago. Además de hoteles, pensiones, albergues y apartamentos, de un tiempo a esta parte se ha incentivo mucho el turismo rural y no es de extrañar, pues el paisaje, los pueblos, sus gentes y gastronomía son incomparables.

Nosotros, en las dos ocasiones que hemos tenido para visitar estas tierras, hemos elegido  dos formatos completamente distintos. En 2009 alquilamos una casa completa con jardín y huerta en A Mariña Lucense, mientras que en 2014 nos decantamos por un camping en Sada de los numerosísimos que hay en las provincias gallegas, concretamente el Camping Velo-Mar. Las razones que nos llevaron a ello fueron el precio (no llegaba a los 20€ el día), los servicios e instalaciones, el acceso directo a la playa, el paisaje… 100% recomendable.

GASTRONOMÍA

Hay un hecho constatable para todo el norte de la Península: la gastronomía es espectacular y se come maravillosamente bien. Los platos que caracterizan a Galicia suelen ser el pulpo y los mariscos, las empanadas y la tarta de Santiago, pero la oferta y la calidad culinaria son inigualables: las carnes como la ternera gallega o los guisos como el caldo gallego no tienen parangón. Además, en este viaje además, hemos conocido una receta que nos ha encantado: la zorza con patatas, una especie de picadillo de chorizo que está para chuparse los dedos!

Mercado de PadrónCOMPRAS

Al hilo de lo que hemos comentado en el apartado anterior, no dejéis pasar la oportunidad de adquirir alguno de los productos gallegos por excelencia, pues siempre será un buen regalo para familiares y amigos como para vosotros. Vinos, licores, miel, panes… todo ello lo podréis encontrar en la gran cantidad de mercadillos que hay, pues en casi en cada pueblo nos encontramos con uno. Nos sorprendió gratamente el de Padrón que contaba con casi 2 kilómetros de puestos.

ferrol03La artesanía también debe ser nombrada: trabajos en madera, encaje de bolillos, joyería y bisutería, cerámica, cestería… Todavía recordamos los talleres y tiendas que visitamos en el castillo de Vimianzo y en el que Edu se compró una reproducción a escala de una trampa para pulpos.

QUÉ VER E ITINERARIO PROPUESTO

Galicia tiene mucho por ver y visitar. Como en un viaje anterior ya visitamos A Mariña Lucense, esta vez nos hemos decantado por seguir conociendo la costa gallega y las capitales de provincia:

  • Rías AltasA Coruña, Ares e Betanzos, Ferrol, Cedeira y Ortigueira. Destaca el centro histórico de Betanzos y la ruta de los acantilados con el santuario de San Andrés de Teixido. La playa de Doniños es espectacular tanto para ir en familia como para hacer surf. En cuanto a la naturaleza y turismo activo, no debéis perdeos las Fragas do Eume.

Visitar la Torre de Hércules

  • Costa da Morte: Cabana de Bergantiños, Camariñas, Carballo, Carnota, Cee, Coristanco, Corcubión, Dumbría, Fisterra, A Laracha, Laxe, Malpica de Bergantiños, Mazaricos, Muxía, Ponteceso, Vimianzo y Zas. Finisterra es la población más destacada de todos ellos y el final del Camino. Os recomendamos subir un poco por la costa hasta Muxía para conocer la Virxe da Barca, por esa misma zona visitar el famoso Cementerio de los Ingleses, donde fueron enterrados los marinos del Serpent que naufragaron en 1890, y el faro del Cabo Vilán. Internaros un poco y dirigidos hasta Cabana de Bergantiños donde podréis conocer el dolmen de Dombate, uno de los conjuntos megalíticos más importantes de Galicia.
  • Rías Baixas: Muros, Noia, Cambados, Vilagarcía de Arousa, Sanxenxo, Pontevedra, Marín, Cangas, Vigo, Mondariz, Baiona, Tui, A Guarda… Nosotros no tuvimos la oportunidad de explorarlas a fondo, sino que optamos por conocer las ciudades de Pontevedra y Vigo, sin duda de las más bonitas de Galicia.
  • Santiago, Lugo y Ourense: nos sorprendieron muy gratamente. Ambas son unas ciudades históricas de primer orden en las que la visita es obligada. No les pudimos dedicar el tiempo que quisiéramos, pero estamos seguros de que volveremos para disfrutar más de ellas.

ENLACES DE INTERÉS

 Galicia ’14

6 pensamientos en “Guía para viajar a Galicia en verano

  1. Jajaja me ha encantado lo del polígrafo… ¡mentira! Ya dicen eso de “me encanta el verano del norte… es mi día favorito del año” jaja. Genial que hayáis propuesto este tipo de entrada, va bien saber que en Galicia, el verano también existe!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *