Granadilla, un pueblo abandonado con mucha vida

Cuando fuimos al Valle del Ambroz, nos habíamos propuesto explorar a fondo la comarca y no salir de ella hasta que no hubiésemos visto sus ocho pueblos. Sin embargo, estando allí nos hablaron maravillas de un lugar que tenía muy buena pinta: Granadilla. No sabíamos nada del sitio hasta entonces, pero nos lo vendieron como una pequeña villa amurallada que fue abandonada por la construcción de un pantano y que hoy está siendo recuperada, con casas muy bonitas y en un entorno natural inmejorable. ¿Acaso no era una buena carta de presentación? Total, que no lo pensamos dos veces y después de ver Abadía fuimos para allá.

granadilla-1

UN POQUITO DE HISTORIA

1955, ese año marca un auténtico punto de inflexión en el pueblo de Granadilla. Hasta entonces, era un pueblo más o menos acorde a los de su entorno: fundación medieval, influido por la Vía de la Plata, con altibajos económicos… Sin embargo, fue a mediados del siglo XX cuando se aprobó expropiar el 100% del término municipal de Granadilla, ya que la construcción del Embalse de Gabriel y Galán lo convertía en zona inundable. Una tragedia para las familias que vivían en el pueblo, pues tuvieron que decir adiós a casi mil años de Historia.

Aunque el desalojo supuso el comienzo de un acelerado proceso de deterioro, un cuarto de siglo después Granadilla fue reconocida como Conjunto Histórico-Artístico. El daño estaba hecho, pues la mayoría de las construcciones del pueblo estaban prácticamente destruidas, pero la participación del lugar en el Programa de Pueblos Abandonados (1984) trajo de nuevo la vida a Granadilla. Hoy en día es habitado por estudiantes que forman parte del programa, los cuales se dedican a reconstruir poco a poco el pueblo. No sabemos que pasará en el futuro, ya que los descendientes de los habitantes originales de Granadilla reclaman sus antiguas posesiones, pero en cualquier caso parece que su bonito casco histórico podrá resistir al paso del tiempo.

granadilla-2

UN PASEO POR GRANADILLA

Improvisar viajando suele salir bien, pero en ocasiones no tanto. En este caso, fuimos a Granadilla un poco a ciegas, lo cual nos jugó una mala pasada por el horario: en invierno el pueblo cierra a las seis de la tarde. ¿A qué hora fuimos? Pues a las seis y cinco pasadas. Por suerte, el vigilante era un hombre muy amable, y nos permitió entrar a hacer una visita exprés de 15-20 minutos. El mismo nos dijo cuales eran los hits que no debíamos perdernos, y nos dejó las luces encendidas para subir al castillo. Un detallazo que le estaremos siempre agradecidos.

Empezamos por la calle principal, no sabríamos decir su nombre aunque posiblemente sea la típica Calle Mayor o Calle Real que todos los pueblos de España tienen. En lugar de ir con mucha prisa y tratar de ver un montón de cosas, decidimos ir con calma y ver solo lo imprescindible. De este modo pudimos disfrutar de un montón de edificios tradicionales que han sido 100% restaurados. Por cierto, las casas del pueblo albergan a los estudiantes que trabajan en las labores de conservación de Granadilla, por lo que no se pueden visitar por dentro.

granadilla-3

La principal referencia de arquitectura civil, aparte de la calle que ya os hemos enseñado, es la Plaza Mayor. Entorno a ella hay un montón de edificios muy bonitos, de esos que por sí solo justifican la visita a Granadilla. No esperéis construcciones ampulosas, sino excelentes ejemplos de casas tradicionales.

No sabemos como será a lo largo del día, pero nosotros fuimos a última hora y el ambiente nos pareció inmejorable: un atardecer precioso, fotógrafos disfrutando de la hora azul, gente joven por todas partes… Muy evocador.

granadilla-4

Como ya hemos dicho, la Plaza Mayor nos encantó. No conocíamos nada de Granadilla, nos habíamos fiado de la gente y fuimos allí porque nos habían recomendado la visita. ¡Y fue todo un acierto! Una pena ir con tan poquito tiempo, ya que nos quedaron muchas cosas por ver, pero no nos arrepentimos en absoluto. Eso sí, para un futuro viaje quedan apuntadas la iglesia o el área en ruinas que todavía no ha sido restaurada.

granadilla-5 granadilla-6

Lo que no nos queríamos perder bajo ningún concepto era el acceso al Castillo, un imponente torreón que sufrió mucho los 25 años de abandono y que hoy en día está muy restaurado. Por fuera, tal y como hemos enseñado en una fotografía más arriba, es espectacular. Sin embargo, por dentro no se queda atrás. Nos gustó mucho la decoración, muy medieval-idealizada pero poco recargada.

granadilla-7

Además, tras unos cuantos escalones se accede a lo alto del castillo, desde donde hay unas vistas estupendas del pueblo, del embalse y del valle en general. Nos gustó especialmente la panorámica de Granadilla, ya que se distinguen perfectamente las calles recuperadas y las que todavía están por reconstruir. Si un viajero solo va por la calle principal podría pensar que se trata de un pueblo normal y corriente, pero desde las alturas queda claro que 25 años de abandono generan mucha destrucción. Por suerte, hoy en día desprende vida por los cuatro costados.

granadilla-8

En definitiva, Granadilla nos encantó. Apenas estuvimos media hora, pero podríamos decir que fue una de las grandes sorpresas del viaje.

INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Días de apertura: todo el año de martes a domingo.
  • Horario de verano (abril a octubre*):
    • Mañanas: 10-13:30
    • Tardes: 16-20
  • Horario de invierno (noviembre a marzo*)
    • Mañanas: 10-13:30
    • Tardes: 16-18
  • Precio: acceso gratuito.
  • Cómo llegar: ver mapa.


Ver mapa más grande

*El cambio de horario de verano a invierno coincide con el cambio horario.

Capítulo IVVolver a Valle del Ambroz ’13Capítulo VI

9 pensamientos en “Granadilla, un pueblo abandonado con mucha vida

  1. Qué chulada de pueblo! Una lástima que solo pudiérais verlo media horilla, pero al menos el guardia fue amable y os dejó pasar. Qué raro suena eso de que un pueblo cierre jejeje. Un abrazo!!!

    • Claro! A nosotros nos resultó rarísimo llegar a un pueblo y que un guarda nos dijese que estaban a punto de cerrar XD Pero más extraña nos resultó su amabilidad y que nos dejase pasar, ya que en ese tipo de situaciones (en España especialmente) siempre nos habíamos tenido que dar la vuelta.

      Un abrazo!! 🙂

  2. Vaya, qué chulada de pueblo y qué gran descubrimiento!!! Lástima que tuvierais que hacer la visita express, a nosotros alguna vez también nos ha pasado que llegamos a un sitio sin mirar nada y nos quedamos sin ver cosas por los horarios. Me lo apunto para cuando vaya por allí ya que los castillos me encantan!!! Un abrazo!!! 😉

  3. Pingback: Casas del Monte y ruta de El Moralejo | www.eduyeriviajes.com

  4. Pingback: Pueblos recuperados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *