Finisterre, Corcubión y Cee

FinisterreFinisterrae (hoy en día también Finisterra, gracias al mítico disco de Mägo de Oz) es una de esas excursiones que todo el mundo tiene que hacer en Galicia. ¿La Torre Eiffel en París? Pues ir a Finisterre sería el equivalente de A Costa da Morte: el lugar más emblemático, precioso sin lugar a dudas pero no necesariamente lo más bonito de ese destino.

Nosotros estábamos alojados cerca de A Coruña, por lo que la excursión implicaba un buen ratito en coche. Así que decidimos aprovechar y no solo vimos Finisterre, sino que también hicimos parada en dos lugares tan bonitos como Corcubión y Cee. En este post os enseñamos la ruta y lo que se puede hacer en casa sitio.

finisterre-01

LA RUTA: EN COCHE POR A COSTA DA MORTE

Finisterre bien vale por sí sola desplazarse hasta ella: el “fin del mundo” antiguo, ya que los romanos pensaban que era el lugar más occidental del planeta (pese a que el Cabo de la Roca, en Portugal, está un pelín más al oeste). Un lugar propio de la mística, cuya atracción creció aún más gracias al Camino de Santiago, a los naufragios que se produjeron en sus inmediaciones y también a infinidad de relatos inspirados en estas tierras.

Nosotros recomendamos que toda excursión a Finisterre empiece por el cabo, pese a ser el teórico final. Y es que es uno de esos sitios cuya visita es impredicible: puede parecerte un lugar más y ventilártelo en 15 minutos, o quedar cautivado por el paisaje y pasarte tres horas contemplando hasta la última piedra.

En cualquier caso, a poquitos kilómetros tenéis varias paradas para disfrutar de un día entero de visitas. Nosotros optamos por Corcubión y Cee, lo cual no lleva más de 20 minutos en carretera, pero había mucho más para elegir (sin ir más lejos, el pueblo de Finisterre). Aquí os dejamos el mapa, por si os ayuda a preparar la excursión.

FINISTERRE, EL FIN DEL MUNDO DE ANTAÑO

Visitar Cabo Finisterre asegura, durante prácticamente todo el año, enfrentarse a la versión más masificada de A Costa da Morte. Si vais en fines de semana o en verano es imprescindible madrugar, o de lo contrario sufriréis dos grandes males: un tremendo atasco para llegar y un auténtico infierno para aparcar.

Hecha la advertencia, os contamos lo que vimos nosotros. Lo primero, por supuesto, el faro. Las aguas que rodean a Finisterre son muy peligrosas, por lo que los expertos nunca dudan en catalogar a este faro como el más importante de A Costa da Morte. Aunque el edificio actual es de finales del siglo XIX y en su interior solo hay una pequeña exposición, es el segundo monumento más visitado de Galicia tras la catedral de Santiago.

finisterre-02Visitar el faro es recomendable, pero desde luego no es lo más importante que hacer allí. Lo bonito de Finisterre es su vertiente natural, esa que le llevó a obtener la categoría de Patrimonio Europeo en 2007. Ya hemos dicho que no es exactamente el punto más occidental de la Europa continental, pero da igual: el carácter romántico lo tiene por igual. Contemplar los acantilados, los caminos forjados con el caminar de millones de peregrinos o la inmensidad del océano es una experiencia inigualable.

Es uno de esos sitios en los que mola estar. En Cabo Finisterre coinciden peregrinos de todo el mundo tras recorrer cientos de kilómetros, por lo que veréis un ambiente multicultural súper enriquecedor.

finisterre-03Nosotros hicimos la visita después de varios días recorriendo A Costa da Morte, por lo que ya estábamos plenamente mimetizados con el ambiente. Nos encantó ver el trasiego de gente, disfrutamos del paisaje como auténticos niños pequeños y, en definitiva, pasamos un día muy feliz.

finisterre-04CORCUBIÓN, UN PUEBLO CON ENCANTO

Eso si, como hemos dicho, Finisterre no es una excursión que abarque el día entero: con una hora o dos por allí es más que suficiente. Íbamos preparados, con una rutita que os vamos a contar a continuación. Lo primero, decir que  la carretera de camino a Finisterre está llena de merenderos tan chulos como el de la foto de abajo. ¿Por qué no hacer un picnic? Ahí queda la sugerencia.

corcubion-01La primera parada fue en Corcubión, un pueblecito que no llega a los 2000 habitantes. Es un lugar típicamente gallego, de esos en los que el conjunto destaca por encima de las individualidades. Eso no significa que no tenga patrimonio, siendo uno de sus elementos más destacados la preciosa Iglesia de San Marcos, de estilo gótico marinero. Está muy reconstruida tras incendios y caídas de rayos, pero conserva partes del siglo XIV.

corcubion-02Recorrer su casco histórico no lleva más de una hora, durante la cual podréis descubrir bonitas casas de piedra y las típicas galerías que se ven por estos lares. No es un sitio tan masificado como Finisterre, por lo que se agradece la tranquildad que se respira en todas y cada una de sus calles.

corcubion-03Imprescindible el paseo frente al mar. En función de la marea podéis ver un montón de barcas en la arena, pero siempre será un recorrido agradable. En verano hay varios puestos de artesanía, incluyendo algunos en los que venden almendras garrapiñadas y cosas así. También hay varios bares, por si queréis hacer un alto en el camino.

corcubion-04CEE: DISPERSO, PERO BONITO

Terminamos el día en Cee, un pueblo bonito pero complicado de visitar. Tiene una superficie llena de cuestas y ha vivido un crecimiento desmesurado en algunas épocas, por lo que sus atractivos están bastante diseminados. Por ejemplo, el impresionante edificio de la Fundación Fernando Blanco de Lema queda poco menos que en una carretera de paso, lejos de otros atractivos como  la iglesia del pueblo.

cee-01En cualquier caso, lo que dijimos de Corcubión es aplicable a Cee: un sitio perfecto para caminar sin rumbo, dejarse llevar por esa calma que solo se encuentra en los pueblecitos gallegos y respirar aire puro.

cee-02No lo vamos a negar: echamos de menos Galicia. Escribiendo este artículo nos hemos dado cuenta, pues hace ya casi dos años que no vamos por allí. Quizá haya llegado el momento de volver.

cee-03Volver a Galicia ’14

2 pensamientos en “Finisterre, Corcubión y Cee

    • Hola Ari! Muchas gracias por tus palabras 😀 Estamos seguros de que hay lugares con mucho más encanto por la Costa da Morte que desconocemos por completo, así que nos servirá de excusa para volver ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *