Excursión a Luanco

Ir a un Travel Bloggers Meeting se traduce siempre en muchas cosas interesantes: ver a viejos amigos, conocer nuevos proyectos, debatir sobre la blogosfera… Por supuesto, en esa lista no puede faltar hacer algo de turismo. En la edición de 2014 la sede fue Gijón, excusa perfecta para descubrir nuevos rincones de Asturias. La primera parada, en compañía de nuestra amiga Alicia del blog Objetivo Viajar, fue una excursión a Luanco. Fue solo una tarde turisteando, pero unas horas son suficientes para conocer a tope estre precioso pueblo pesquero. En este artículo os enseñamos qué ver, qué hacer y dónde comer en un lugar que nos llegó al corazón.

luanco-1

LA VILLA MARINERA DE LUANCO Y SUS INFINITOS PASEOS

Luanco es un pueblo muy pequeñito, de alrededor de 10.000 habitantes. Se trata de la típica villa marinera que toda la vida ha vivido hacia el mar, aunque en este caso su historia se partió en dos por la Guerra de la Independencia. Durante dos añitos largos las tropas francesas estuvieron acuarteladas en el pueblo, algo que se tradujo en destrozos por todo el casco urbano.

Pese a todo, hasta nuestros días ha llegado una zona histórica bastante bonita. No destaca por edificios concretos (aunque hay varios ejemplos destacados de arquitectura civil y religiosa), sino por el conjunto. Aparcar y pasear sin rumbo es una actividad con infinitas posibilidades.

luanco-2Evidentemente moverse por la zona tradicional es lo más recomendable, pero no queremos dejar de destacar el buen gusto de las nuevas construcciones luanquinas. Y es que en pocos pueblos las casas construidas en las últimas décadas son capaces de respetar la sensación de conjunto.

Íbamos sin mapa, sin más información que haber decidido en el viaje de Madrid a Asturias donde íbamos a parar. Sin embargo, fue todo un acierto.

luanco-3EL PUERTO DE LUANCO

El punto de refencia obligado es el puerto de Luanco, quizá algo más abierto que el de otras villas marineras (como por ejemplo Luarca). Da igual si lo tuyo es la fotografía, el sonido de la brisa del mar o simplemente las cosas bonitas: es imposible que un viajero no disfrute en un sitio como éste. Recomendamos visitarlo por el día y por la noche, ya que cambia completamente.

No vimos demasiado movimiento de barquitos, aunque el grueso de los amarres están lejos del casco histórico. Sin embargo, alguna nave había por ahí flotando.

luanco-4Así como en los pueblos castellanos la plaza del ayuntamiento o la plaza de la iglesia suelen ser el lugar de reunión, en las villas marineras esta función la cumple el puerto. Por eso, si queréis tomaros unas sidrinas, tapear o simplemente charlar con los paisanos, es el lugar indicado. Un poquito más abajo os contaremos nuestra experiencia concreta.

¡Ah! Y no pudimos investigar por falta de tiempo, pero en el propio puerto vimos un montón de paneles que parecían una especia de exposición. Una muestra más de que el puerto de Luanco merece la pena.

luanco-5IGLESIA DE SANTA MARÍA Y PALACIO DE LA FAMILIA POLA

La zona monumental del pueblo aglutina sus dos principales construcciones: el Palacio de la Familia Pola y la Iglesia Parroquial de Santa María de Luanco. Dos edificios singulares que muestran que dentro de la definición de “pequeño pueblo pesquero” también caben magníficas obras de arte.

En el caso del palacio, es el principal fruto que nos ha llegado de la familia Pola, unos comerciantes que hicieron fortuna en el siglo XVI. El palacio se construyó un siglo más tarde, tras recibir de la corona los terrenos como saldo de una deuda. Es un ejemplo excepcional de arquitectura civil asturiana, mezclando elementos señoriales (como las torres) con otros de corte popular (como la talla de los aleros).

luanco-6La iglesia no se queda atrás. Data del siglo XVIII, aunque en realidad durante casi dos siglos se le estuvieron haciendo añadidos. Tienen fama sus tallas y sus retablos, pero lamentablemente nos quedamos con ganas de conocerlos ya que estaba cerrada. Respecto a lo de fuera, nos encantó su torre-campanario y la columnata que rodea la iglesia a ambos lados.

Precisamente, bajo esa columnata es donde se respira el auténtico ambiente de la zona. El palacio y la iglesia están frente al mar, en una parte muy agradable de Luanco, por lo que se ha convertido en un punto de reunión casi a la altura del puerto.

luanco-7QUÉ HACER EN LUANCO

Y ya hemos hablado de una cosa que no pudimos ver, seguimos con el tema. Es lo que tienen las excursiones improvisadas: son mucho más sorprendentes, pero es imposible no dejarse cosas en el tintero. En este caso, el pato lo pagó el Museo Marítimo de Asturias, una de las principales instituciones museísticas del Principado. Por lo visto es una auténtica joya, con secciones sobre navegación, pesca y biología marina, pero tuvimos que dejarlo para otra ocasión.

luanco-8Pese a todo, no hay drama. La principal actividad para hacer en Luanco, digan lo que digan las guías de viajes, es pasear. Solo así, a poquitos, es como se disfruta realmente de esta joya. La belleza puede estar en muchas cosas: desde en una farola (si no que le pregunten a Alicia), en un edificio en ruinas o simplemente en un jardín bien cuidado.

luanco-9Por supuesto, no nos vamos a olvidar de que Luanco también tiene una playa estupenda. Somos los mayores opositores al tópico de que las playas son para el sur y el levante: en el norte de España están las más bonitas. Y como se trata de una cuestión de gustos, no nos hace falta decir nada más.

luanco-10CENA EN EL PUERTO 🙂

Tras explorar a tope Luanco, decidimos cenar allí mismo. El lugar elegido fue el Bar El Muelle, un encantador rinconcito con mesas de madera, clientela del pueblo y camareros muy amables. ¿Recordáis la serie Doctor Mateo? No, la taberna de Tom no estaba aquí, pero desde luego el ambiente es igual de idílico.

luanco-11Nos dejamos llevar y pedimos unas parrochas (una variedad de sardina muy consumida en la zona), calamares (riquísimos) y una excelente tabla de quesos. La gastronomía norteña es nuestra auténtica debilidad, y dentro de ella destaca especialmente el queso. ¡Qué maravilla!

No recordamos cuánto costó exactamente la cena, ya que invitó Alicia (te debemos una, por mucho que digas). Sin embargo, el precio de las raciones estaba entre 5-10€, por lo que es una opción tirando a asequible.

luanco-12LUANCO DE NOCHE

Después de cenar no nos dimos por vencidos, sino que aprovechamos para conocer Luanco desde otro punto de vista. Las ciudades cambian totalmente cuando se pone el sol, y aquí encontramos una cosa: tranquilidad. Calles desiertas que no transmitían sensación de inseguridad, sino de calma tras una dura jornada de trabajo. Además, con la iluminación nocturna nos dimos cuenta de que el pueblo era muchísimo más colorido de lo que nos había parecido.

luanco-13Pasamos por la Torre del Reloj, un edificio del siglo XVIII que recibe su nombre por albergar la maquinaria de un reloj donado por la Unión Gozoniega de La Habana en 1920. Es otro de los puntos calientes de la ciudad y, pese a su sobria decoración, se trata de uno de los mejores ejemplos de arquitectura pública dieciochesca de toda Asturias.

luanco-14Y para terminar, un consejito: subid las escaleras e investigad detrás de la Torre del Reloj, ya que allí se encuentran los edificios más pintorescos de Luanco. Casas que no tienen un nombre especial, sino el recuerdo de sus célebres habitantes (como la Casa de Ramón). En cualquier caso, colorida arquitectura popular que siempre merece la pena admirar.

luanco-15

Y con eso terminamos nuestro particular repaso a Luanco. Un pueblo que bien merece la pena una excursión, a ser posible algo más larga que la nuestra. Sea como fuere, el recuerdo que dejó en nosotros no puede ser mejor. ¡Una preciosidad a la que algún día volveremos!

Volver a TBM Gijón ’14

2 pensamientos en “Excursión a Luanco

  1. Tengo familia asturiana y la verdad es que voy menos por alli de lo que debería..quizás por eso no conozco Luanco. Por suerte para mi, en Septiembre tengo una boda en Gijón, por lo que estoy planeando escaparme unos dias por allí.. Si nada se tuerce, visitaré Luanco!! Abrazos pareja!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *