Excursión a Inezgane desde Agadir

Podemos pasar meses preparando un viaje. Sin embargo, por mucha planificación que se haga, suele ocurrir que los momentos más especiales y los que recordamos con más cariño son los que surgen improvisando, por la recomendación de alguien de la tierra o simplemente por pura casualidad. El mejor ejemplo es el que protagoniza este artículo, la excursión a Inezgane desde Agadir que hicimos el pasado verano.

Todo surgió hablando con Hassan, el taxista de Agadir con el que hicimos tan buenas migas. Cuando le dijimos que nos encantaban los zocos y los mercados en general, nos prometió que si hacíamos esta visita no nos íbamos a arrepentir. Todos los martes se celebra en Inezgane un mercado semanal, al cual no suelen acudir turistas sino marroquíes que compran mercancías y luego las venden en las tiendas de toda la zona. Vamos, como una especie de Mercamadrid solo que aplicado a la artesanía y los souvenirs. Tenía buena pinta, ¿verdad?

inezgane-14

Lo primero que tenemos que reconocer es que centramos la visita únicamente en el mercado, ya que apenas disponíamos de media tarde y el evento no se volvería a repetir mientras estuviésemos en Agadir. En cualquier caso, lo poquito que vimos no nos pareció gran cosa. Puede que nos equivoquemos, pero Inezgane tenía pinta de ser la típica ciudad moderna, con algo de exotismo a los ojos del europeo pero sin ser un destino turístico a considerar.

inezgane-01 inezgane-02

Como ya hemos dicho, todos los martes se celebra en Inezgane un enorme mercado. En él se puede encontrar de todo: comida, artesanía, imitaciones, joyas, ropa… Rápidamente percibimos ventajas e inconvenientes respecto a este gran zoco:

  • Aspectos positivos:
    • No acosan al comprador, ya que no suelen ir turistas allí.
    • Enorme variedad de producto, más que en ningún otro mercado de la zona.
    • Precios muy asequibles, pues aquí se compra para luego revender.
  • Aspectos negativos:
    • Al ser tan grande y no tener señalización alguna, es casi imposible moverse por él de manera eficiente sin guía.
    • Casi toda la cartelería está en árabe.
    • Os mirarán constantemente con cara extraña, ya que los turistas no suelen ir a comprar allí.

inezgane-03

El epicentro del mercado es un gigantesco y descomunal edificio blanco, cuya fachada da a la Avenue Mokthar Soussi. Es un grandísimo ejemplo de aprovechamiento extremo del espacio, pues podréis comprar mercancía en los soportales de la primera planta, en tenderetes improvisados alrededor de ella, en los soportales de la segunda planta y en ambos niveles del interior. Tiene más de medio kilómetro de largo, por lo que os podéis imaginar la gran cantidad de puestos que hay en el interior.

inezgane-04

A veces no se presta atención a la arquitectura cotidiana, a esa que está destinada a la funcionalidad y no a que un determinado estudio muestre su vocación artística. Aun así, creemos que es justo reconocer la importancia de lugares como éste. El edificio principal del mercado de Inezgane nos pareció bestial, una gran sorpresa que no pensábamos encontrar en un sitio así. Evidentemente su encanto y espectacularidad venía dado por la masiva afluencia de gente, pero igualmente nos dejó boquiabiertos.

inezgane-05

En el interior encontramos de todo. Puede parecer una expresión vacía, pero literalmente había de todo: desde camisetas de imitación de equipos de fútbol de la liga belga hasta sandalias fabricadas en tallas extragrandes, pasando por electrodomésticos, especias traídas del sur de África o recambios para coches. Se compre o no, es un sitio de lo más pintoresco. Además, por primera vez sentimos que estábamos visitando un zoco real, no una especie de parque de atracciones para turistas.

inezgane-06

Aunque hay un edificio principal, lo cierto es que solo es una referencia. En sus alrededores hay decenas y decenas de calles atestadas de vendedores, compradores y todo tipo de mercancías. Reconocemos que puede ser una excursión agobiante e incómoda para personas que lo pasan mal en grandes aglomeraciones, pero a nosotros nos pareció un auténtico regalo poder mezclarnos entre toda esa gente y conocer de primera mano la realidad de Marruecos.

inezgane-07

¡Cuantos olores! ¡Cuantos colores! ¡Cuanto ruido! Todavía podemos cerrar los ojos e imaginarnos en medio de toda esa muchedumbre. Recordamos detalles que pudieran parecer insignificantes, pero que nos parecen buen reflejo del lugar: un señor mayor con un cubo de higos chumbos recién cogidos, una mujer tapada con un burja que llevaba una bolsa gigante de ropa a la espalda, los policías tratando (sin conseguirlo) de dirigir el tráfico y que no se formaran atascos…

inezgane-08

En definitiva, es una excursión de sensaciones. No vamos a negar que también es un sitio único para comprar, especialmente si tenéis intención de llevaros grandes cantidades de algo, pero en nuestra opinión eso es secundario. Lo que realmente hay que hacer es ir con los sentidos bien abiertos y curiosear hasta que se haya echado un ojo en todas las calles.

inezgane-09

Volviendo a lo tangible, hay varios mercados al margen del edificio principal. No recordamos bien cuantos eran, pero Hassan nos habló al menos de tres o cuatro distintos. Como en otros lugares de Marruecos, teóricamente tienen una distribución temática (siguiendo los antiguos gremios) aunque en la práctica os podéis encontrar de todo en cualquier lado.

inezgane-10

Además, hay que tener en cuenta que los gremios cambian. Cuando entramos en el zoco de la foto de arriba nos quedamos muy sorprendidos, pues resultó ser la zona de la tecnología. Esperábamos especias y productos de cuero, y en realidad encontramos una especie de Media Markt gigante: televisiones de 60 pulgadas, videoconsolas de última generación, productos de Apple y mucho más. No nos atreveríamos a comprar cacharritos de estos en un sitio así, pero los precios eran bastante más baratos.

inezgane-11

Pero bueno, entre juegos de la PS3 y sintonizadores de TDT también había sitio para los productos tradicionales. Hasta entonces no habíamos comprado nada, pero ya que andábamos por allí decidimos darnos un caprichín: té bereber, dos o tres especias para cocinar, regalos… Después del típico show sobre sus distintas mercancías (todas maravillosas, por supuesto) y de elegir lo que queríamos comprar, empezó el regateo. Al final nos llevamos un montonazo de cosas por 200 dírhams (20€). Ya es el cuarto viaje a Marruecos y tenemos cierta constancia del precio de mercado, así que nos fuimos de allí felices ya que pagamos un precio muy inferior al habitual.

inezgane-12 inezgane-13

INFORMACIÓN PRÁCTICA

Dónde: Inezgane, una ciudad que está 13 kilómetros al sur de Agadir.

Cuándo: los martes, que es cuando se celebra el gran mercado.

Cómo llegar: la calle principal es la Avenue Mokthar Soussi. Sin embargo, conviene aparcar en los alrededores.


Ver mapa más grande

Capítulo IX – Volver a Marruecos: sol y playa ’13 – Capítulo XI

3 pensamientos en “Excursión a Inezgane desde Agadir

  1. Vamos un laberinto de campeonato, pero oye por echar un vistazo y encima que los vendedores no son tan molestos al no ir turistas, pues igual se le puede echar un vistazo, en esa parte de videojuegos igual levantando mantas se encuentra algo decente 🙂

    Hoy no os digo nada más, esta noche ya si eso 😉

  2. Pingback: Excursión al desierto desde Marrakech | www.eduyeriviajes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *