En defensa de Ryanair

Seguramente muchos nos llamen locos, e incluso nos critiquen, pero hoy nos apetecía hacer un artículo defendiendo a Ryanair. Y es que la aerolínea irlandesa está siendo sometida en los últimos tiempos a una brutal campaña de desprestigio de la que no queremos tomar parte.

Los últimos incidentes (aterrizajes prioritarios por escasez de combustible debido a condiciones meteorológicas y dos despresurizaciones) han puesto a Ryanair en el ojo del huracán. Si bien son noticias preocupantes, no se deben sacar de quicio: son incidentes que ocurren a diario en todo el mundo, tanto a compañías prestigiosas como a desconocidas para el gran público.

Ryanair

Ryanair tiene sus inconvenientes: los asientos son estrechos, el personal no suele hablar castellano, te intentan vender lotería… Sin embargo, hay dos cosas que tenemos claras. La primera es que todo eso merece la pena a cambio de vuelos baratos. Nosotros somos estudiantes, y encima con hipoteca, por lo que si no fuera por la compañía aérea irlandesa no habríamos podido conocer Bruselas o París, por ejemplo.

Por otro lado, Ryanair no descuida la seguridad. Precisamente, su filosofía es la propia del low cost bien entendido: eliminar todo lo que es prescindible. Eso significa que no hay comida gratis o que hay que imprimirse las tarjetas de embarque en casa, pero no que se reduzca gasto en seguridad. De hecho, si así fuera, sus ejecutivos volarían con otras compañías. Y Michael O’Leary, el peculiar Consejero Delegado de la aerolínea irlandesa, utiliza Ryanair con mucha frecuencia. Tampoco debe olvidarse que no ha sufrido ningún accidente serio.

Ryanair

El motivo de este artículo no es exactamente defender a Ryanair, que también. Lo que queremos es denunciar la campaña que hay en su contra, pues distintos medios de comunicación se están cebando especialmente con la compañía. Por ejemplo, El País mantuvo en portada la noticia de la despresurización de cabina… ¡Durante tres días! Cuando ese incidente estuvo protagonizado hace unos meses por Iberia, no pasó de una escasa mención en el apartado de sucesos.

De hecho, hablando de Iberia, nos vienen a la mente las compañías tradicionales. ¿En qué se diferencian de una low cost? En nada, puesto que ya no hay servicio de catering y te cobran por facturar maletas en trayectos cortos. Bueno, en realidad se diferencian en una cosa: en el precio. Son más caras, mucho más.

Ryanair

También queremos destacar que el famoso día de los tres aterrizajes de emergencia por escasez de combustible, otras compañías sufrieron el mismo percance. Sin embargo, la noticia estaba protagonizada en todos los medios por Ryanair y dejaban en una simple mención al final a las demás.

En definitiva, queremos romper una lanza en favor de Ryanair. Seguiremos viajando con la compañía que nos ha permitido viajar por Europa a buenos precios. Seguramente se podrán decir cosas negativas sobre esta aerolínea, pero serían exactamente las mismas que se podrían decir sobre cualquier otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *