El Secreto de Castilla: aún queda un enano con vida en Moria

El Secreto de Castilla es uno de los restaurantes que más fuerte están pegando en los últimos meses en el centro de Madrid. Y en este caso, “centro” no es una forma de hablar, ya que su ubicación es inmejorable: en la calle Jovellanos 5, justo detrás del Congreso.

Hace poquito tuvimos la ocasión de cenar allí acompañados de unos buenos amigos y la experiencia estuvo cargada de sorpresas. No lo vamos a negar: esperábamos un sitio tirando a muy tradicional, quizá por su nombre o por su ubicación. Sin embargo, encontramos algo que nos rompió los esquemas por completo.

La gastronomía castellana es una auténtica caja de sorpresas. Cuando esperas sabores de toda la vida, te los encuentras con un enfoque tan distinto como interesante. Y es que, cuando crees que conoces todos los secretos, descubres que aún queda un enano con vida en Moria.

secreto-castilla-madrid-01

UN POLIEDRO EN EL CENTRO DE MADRID

Si no has leído El Señor de los Anillos, quizá el nombre de este artículo no te diga nada. Nos ha costado mucho empezar a escribir esta opinión sobre El Secreto de Castilla, ya que es un restaurante difícil de catalogar. De esos que sorprenden, en los que nunca sabes cómo va a ser el siguiente plato… aunque al final todo acabe teniendo sentido. ¿Y dónde está el paralelismo con la obra de Tolkien? Haciendo una excepción no lo vamos a explicar: igual que os recomendamos ir a El Secreto de Castilla, también os recomendamos leeros esa magnífica saga.

Por ir centrando un poco el tiro, recordamos que El Secreto de Castilla está en la calle Jovellanos 5, enfrente del Teatro de la Zarzuela y a muy pocos pasos del Congreso. Su nombre y su aspecto exterior evocan a la buena cocina castellana: quizá en ocasiones austera, pero siempre auténtica y llena de sabor. Sin embargo, si le dais una oportunidad y cruzáis su puerta, veréis que el nombre del local tiene un problema: ¿por qué llamarlo “El Secreto” cuando es una auténtica montaña de secretos?

secreto-castilla-madrid-02La decoración mantiene ese gusto castellano por la sencillez, aunque eso no se traduce necesariamente en monotonía. El Secreto de Castilla es bastante grande, no sabríamos decir exactamente con cuantas salas pero pasamos al menos por 4 o 5. Ninguna era parecida a la anterior: unas tenían un toque un poco más modernito, otras parecían perfectas para reuniones de trabajo, otras para estar con los colegas a pie de barra… Siempre decimos lo mismo: nos encantan los establecimientos “democratizadores”, es decir, esos en los que tienen cabida tanto el estudiante como el ejecutivo, pasando por el albañil o el gourmet.

Y, lejos de lo que pudiera parecer, ni la ubicación, ni la decoración ni la propuesta gastronómica (de la que ahora hablaremos) se traducen en un precio fuera de mercado. De verdad, se puede comer muy bien a un precio más que razonable. Especialmente destacables son los menús del día: por 11.5€ podremos degustar dos tapas, un plato principal, bebida y postre. ¿Que nos apetece ir a por los platos más típicos, pero tirando de carta? Por 20-30€/persona tenemos cabrito, cochinillo y mil cosas más.

secreto-castilla-madrid-03AUSTERIDAD (EN EL BUEN SENTIDO) CON UN POCO DE MAGIA

Nosotros probamos un exquisito menú degustación, que es lo que solemos hacer cuando luego queremos escribir en el blog: así nos hacemos con una visión amplia, probamos un poco de todo y… bueno, y siempre nos quedamos con ganas y acabamos volviendo. Fue lo que nos pasó en bAravaca, donde ya hemos repetido alguna vez en busca de sus míticas hamburguesas.

secreto-castilla-madrid-04¡Platos típicos de la cocina castellana! Un, dos, tres: responda otra vez. Seguro que no faltan los cochinillos, los corderos, los cabritos y todo tipo de asados, ¿verdad? Pues no, no faltan en El Secreto de Castilla, pero tienen mucho más que ofrecer al mundo.

Por ejemplo, probamos su delicioso tataki de atún, un plato que no esperábamos en un restaurante castellano y que sin embargo nos dejó muy satisfechos. ¿Tataki de atún? Pues si, y también un taco de bacalao al horno sobre boletus y chipirones en su tinta. ¡En Castilla también comemos pescado!

secreto-castilla-madrid-05Evidentemente también hubo sitio para la carne. En carta tienen elaboraciones modernas y tradicionales, nosotros probamos del primer tipo. En esencia era cordero lechal exquisitamente preparado, con el mismo sabor que el de toda la vida.

Sin embargo, la presentación es pura vanguardia: trozos de espaldita deshuesada, unidos en un pequeño cubo, cocinados así y servidos con una salsa maravillosa. ¿Recordáis cuando éramos pequeños y nuestros padres nos servían el cordero ya cortado? Pues eso aquí no hace falta, ya que el cubito es pura carne. Muy bueno.

Y para terminar, una pequeña mención a los postres: muy ricos. Hechos a mano, quizá menos arriesgados que el resto de la carta pero muy muy buenos.

secreto-castilla-madrid-06

Cuesta creer que a un paso del Congreso de los Diputados, en una calle en la que cabría esperar únicamente establecimientos carísimos, lujosos y acordes al retorcido gusto de sus señorías, se esconda una sorpresa gastronómica tan interesante y accesible.

Si estáis por el centro y queréis sorprender a vuestra pareja, amigos o compañeros de trabajo, os garantizamos que El Secreto de Castilla es un éxito asegurado.

INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Dirección: Calle Jovellanos, 5, 28014 Madrid
  • Teléfono:910 29 56 32
  • Web: http://www.elsecretodecastilla.es/
  • Precio medio: menú del día, 11.5€; a la carta, unos 30€ por persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *