El Roble del Acarradero: cuando la naturaleza se va de las manos

El protagonista de este artículo mide más de 20 metros de alto y nació hace la friolera de 500 años. Nos referimos al preciosísimo Roble del Acarradero (también conocido como Roble del Romanejo), uno de esos árboles singulares que de vez en cuando se encuentran en el camino. Está en el Valle del Jerte, dentro del término municipal de Cabezabellosa, en un lugar relativamente apartado aunque de sencillo acceso. Y os aseguramos que la visita no os dejará indiferentes, ya que es uno de los árboles más espectaculares que hemos visitado nunca.

roble-acarreadero-01

UN TECHO PARA 1000 OVEJAS

El Roble del Acarradero es un árbol espectacular, y es que cinco siglos de crecimiento ininterrumpido dan para mucho. En concreto, para que este poderoso roble haya sido capaz de superar los 20 metros de altura y aproximadamente unos seis de ancho. Un árbol colosal bajo el cual los más viejos de lugar aseguran que caben hasta 1000 ovejas.

Las imágenes hablan por si solas: ramas gruesas y frondosas, una sombra impenetrable a sus pies, dificultad para hacer la foto con todo el árbol encuadrado… Una pasada.

roble-acarreadero-02Pensándolo en frío seguro que más de uno piensa: “¿Un árbol? ¿Para qué voy a visitar yo un árbol?”. Pues bien, no solo se trata de tener unas dimensiones brutales, sino también porque a su amparo se ha desarrollado un pequeño ecosistema en miniatura. Si vais tranquilamente y sin hacer mucho ruido, podréis ver aves como el gavilán pavón o el pico picapinos y mamíferos como la garduña. También suele haber por allí ganado dando vueltas, por lo que si vais con niños agradecerán enormemente la visita.

roble-acarreadero-03CUIDÉMOSLO O DESAPARECERÁ PRONTO

Pese a que visualmente es impresionante, la realidad es que su estado es muy delicado. En la primera mitad del siglo XX sufrió una poda bastante agresiva, que ha hecho que su tronco se pudra y que esté literalmente hueco en muchas zonas. A eso se le suma el poco respeto de algunos visitantes, que han pisado sus raíces y que han llegado incluso a aparcar sus vehículos bajo las ramas (por suerte, hoy está vallado).

¿Qué queremos decir con esto? Pues que nada de ponerse a trepar o de llevarse trozos de corteza de recuerdo. Hay que cuidar al Roble del Romanejo con todo nuestro cariño, o de lo contrario pronto se desplomará y se convertirá en un recuerdo.

roble-acarreadero-05Volver a TBM Plasencia ’15

2 pensamientos en “El Roble del Acarradero: cuando la naturaleza se va de las manos

  1. En Primer lugar el nombre del roble es “EL ROBLE DEL ACARRADERO” y no Acarreadero. Bajo el roble no se “ACARREA” se ACARRA.
    Acarrear es llevar materias a un sitio.
    Acarrar es descansar el ganado bajo una sombra.
    Si el roble del ACARRADERO se mantiene tan fuerte durante 500 años es porque las vacas acarran huyendo del calor bajo el roble. Por favor, ténganlo en cuenta.

    • Hola! ¡Muchas gracias por la información! A nosotros nos lo presentaron así y, de hecho, en la página oficial de turismo de Extremadura aparece con el nombre de Roble del Acarreadero. Actualizaremos el artículo con lo que nos dices. ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *