El Palacio de la Cultura y Ciencia de Varsovia

En prácticamente cualquier lugar del mundo, el Palacio de la Cultura y la Ciencia sería el auténtico emblema de su ciudad. Sin embargo, en Varsovia las cosas no funcionan así. Puede que para los turistas sea una visita obligada y que su impresionante figura se vea a kilómetros de distancia, pero los oriundos del lugar tienen el corazón dividido. Y es que esta mole de más de 200 metros de altura tiene una doble lectura: según la narración oficial, se trató de un regalo de Stalin; según las malas lenguas, fue el recordatorio tangible de la opresión del régimen soviético a Polonia.

¿Quieres conocer su interesante historia? ¿Y saber cómo visitarlo? Pues no te pierdas este post, que seguro que hace que te entren las ganas de ir al PKiN.
pkin02

UN REGALO DE STALIN

El Palacio de la Cultura y la Ciencia (conocido en Polonia como Pałac Kultury i Nauki o por sus siglas, PKiN) fue construido por orden de Iósif Stalin. Tardaron 3 años (entre 1952 y 1955), se emplearon a 3500 personas y se llegaron hasta los 237 metros de altura, siendo actualmente el noveno edificio más alto de la Unión Europea.

pkin01Es un ejemplo claro de arquitectura stalinista, como la Universidad Estatal de Moscú o el Palacio del Pueblo de Bucarest. Hablando pronto y mal: una mole gigantesca a la que puedes odiar o que te puede encantar, pero que en ningún caso de dejará indiferente.

Desde el día uno estuvo rodeado de polémica, una situación que a día de hoy: periódicamente se propone su demolición. No obstante, hoy se usa como sala de exposiciones, complejo de oficinas y, por supuesto, como reclamo turístico.

DOS MANERAS DE VISITARLO

Existen dos maneras de visitar el Palacio de la Cultura y Ciencia. La más habitual consiste en subir a la azotea de la planta 30. Abre a diario de 10:00 a 20:00, se compran los tickets en el hall del edificio y tiene un coste de 20 zlotys por persona. Calculad una hora entre encontrar la taquilla, subir, disfrutar de las vistas y estar de vuelta a la planta baja.pkin04

¿Merece la pena? Sin duda. Incluso es de esas cosas que habría que hacer por el día y por la noche, ya que encontraréis dos panoramas muy diferentes. A nosotros nos encantó, nos parecería poco menos que un crimen irse de Varsovia sin subir.

Una alternativa menos conocida, quizá reservada a los amantes extremos de la Historia, consiste en hacer un tour guiado por el interior del museo. Tienen una ruta llamada “El Palacio de Cultura: el monumento polaco más alto, el museo viviente del realismo socialista”.

pkin03Nosotros no hicimos este recorrido por falta de tiempo y, sinceramente, porque conseguir los tickets no es sencillo. Se venden a través de determinadas agencias (como Mazurkas Travel Polands o Adventure Warsaw). Seguro que mola un montón, así que queda pendiente para futuras visitas.

Volver a Polonia ’14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *