El Mirador del Estrecho: dos mundos separados por 15 kilómetros

¿Nunca habéis gritado “¡PARA AHÍ!” yendo con el coche? Lo típico: vas conduciendo, ves un mirador con unas vistas increíbles e irremediablemente hay que detenerse para hacer unas fotitos. A nosotros nos pasa muy a menudo, más de lo que quisiéramos, y hoy vamos a hablaros de uno de esos lugares: el Mirador del Estrecho. Una parada obligada si se está en el sur de España, ya que desde allí podréis contemplar los 15 kilómetros de agua que separan Europa de África.miradorestrecho01

CÓMO LLEGAR AL MIRADOR DEL ESTRECHO

El Mirador del Estrecho está en la mítica N-340, la carretera secundaria que une Cádiz con Barcelona siguiendo toda la costa del mediterráneo. Está a seis kilómetros de Tarifa, para llegar hay que superar muchas curvas (abstenerse personas que se marean) y es una parada casi obligada si se hace una excursión a Tarifa o a Gibraltar.miradorestrecho02

Hay aparcamiento de sobra. Tampoco faltan los buscavidas (veréis mucha gente vendiendo souvenirs), los prismáticos de pago (de esos en los que hay que echar monedas) y un bar en el que os cobrarán una fortuna por comida de dudosa calidad. Por cierto, si queréis hacer pipí os cobrarán por ello.miradorestrecho03

UNA PANORÁMICA DE CEUTA A TÁNGER

Quizá se os hayan quitado las ganas de ir si habéis leído los dos párrafos anteriores. ¡Error! Todos esos pequeños sufrimientos se ven recompensados con unas vistas impresionantes. En días claros (la mayor parte de ellos, gracias al omnipresente viento) se puede deivisar desde Ceuta hasta Tánger, además de algunos accidentes geográficos fáciles de distinguir como el monte Hacho.miradorestrecho04

Puede parecer una tontería, pero se encoge un poco el alma al pensar en la escasa distancia física que hay (con unos prismáticos buenos se puede ver prácticamente a la gente del otro lado) respecto al abismo cultural que separa ambos continentes.miradorestrecho05

Nosotros siempre que pasamos por aquí no podemos evitar parar. Es una visita que lleva un cuarto de hora, pero en ese escaso tiempo se pueden obtener unas fotografías excelentes y unas reflexiones la mar de profundas.

Volver a Cádiz ’15

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *