El balneario de Marina d’Or

Posiblemente el principal atractivo turístico que nos animó a viajar a Marina d’Or fue su Balneario, el mayor de agua marina de Europa. ¡Se dice pronto! Más de 3000 metros cuadrados de agua de mar en los que relajarse, disfrutar y dejar que el tiempo pase a un ritmo mucho más lento. ¿Cómo íbamos a resistirnos? Para que os hagáis una idea, hicimos el checkin a las 16:00 del viernes y a las 16:30 de ese mismo día ya estábamos en remojo. Durante todo el fin de semana pasamos mucho tiempo flotando por allí, conociendo su piscina termal, su zona VIP, su centro de belleza y, en definitiva, todo lo que ofrecen estas magníficas instalaciones. En este post os vamos a contar cómo fue nuestra experiencia.

balneario-marinador-1

INSTALACIONES INTERIORES

Fuimos en pleno mes de noviembre, por lo que pasamos la mayor parte del tiempo en la zona interior del balneario. Eso sí, nos dio la sensación de que hubiera sido igual en verano, ya que esta parte es mucho más grande que la exterior. Hacen falta entre dos y cuatro horas para realizar un recorrido completo por el circuito, ya que hay un montón de posibilidades: la enorme piscina central, jacuzzis a distintas temperaturas, una piscina con agua de gran salinidad, paseo sobre cantos y arena, cabinas de hielo… De todo.

La gran variedad es su principal punto fuerte, lo que hace atractivo este balneario para distintos tipos de públicos. Por ejemplo, Eri probó de todo, desde una ducha que casi la achicharra con chorros super calientes hasta camas de agua totalmente relajantes. Por otro lado, las hermanas de Edu, menos arriesgadas, pasaron mucho tiempo de un jacuzzi a otro. Hay que reconocer que algunas instalaciones son prescindibles (como el baño con pomelos), pero se agradece una oferta tan amplia.

balneario-marinador-2

¿Lo que más nos gustó? Lo bien que está montado todo desde que se entra: te dan tu albornoz, tu taquilla, no hace falta ir con chanclas porque todo está esterilizado… Una maravilla. En otros balnearios hemos sentido una cierta sensación de agobio, como de exceso de vapor o de estar en un sitio pequeño. En este caso no fue así, ya que es un espacio enorme.

¿Lo que menos nos gustó? La actitud de determinadas personas, especialmente el domingo. Entendemos que es un lugar con una excelente calidad/precio y que en algunos días se puede masificar, pero no es agradable ver a niños con manguitos dando gritos o a señoras meterse en un jacuzzi ya de por sí abarrotado. Quizá los socorristas deberían tener un poco más de mano dura.

balneario-marinador-3

INSTALACIONES EXTERIORES

Lo bueno de estar junto al Mediterráneo es que las temperaturas son muy agradables la mayor parte del año, al menos mucho más suaves de lo que estamos acostumbrados a sufrir en la Meseta. Eso se traduce en que son muchos los días del invierno en los que funcionan las instalaciones exteriores del balneario. Son más pequeñitas, pero también tienen mucho que ofrecer: jacuzzis, cascadas, piscinas con agua a contracorriente… Una pasada. El agua se calienta, así que incluso se agradece darse un baño al aire libre cuando hace un poco de frío. Eso sí… ¡Tened el albornoz cerca!

balneario-marinador-4

Viajar es felicidad. A veces la encontramos en un museo y otras en la desembocadura de un río, pero también en cosas más frívolas como en un jacuzzi al aire libre. Nos encantó la experiencia, ya que todos los balnearios que habíamos visitado hasta entonces eran exclusivamente indoors. 100% recomendado salir en cuanto veáis cuatro rayitos de sol.

balneario-marinador-5

POR UN POQUITO MÁS, LA ZONA VIP

Aunque la entrada general al balneario es una maravilla, ya que da acceso a unas instalaciones casi infinitas, pagando un poquito más se tiene acceso a la zona VIP (en la planta superior). En ella no solo están las típicas ventajas de un área exclusiva, como menos masificación o un trato más personalizado, sino también otro tipo de beneficios: refrescos gratis, te dan un albornoz extra, prensa del día y mucho más. Realmente merece la pena probarlo, aunque solo sea una tarde.

balneario-marinador-6

El área VIP tiene algunas cosas similares a las de la zona general, como jacuzzis o saunas. Sin embargo, tiene un valor agregado que nos encantó: baños en barro, baños de Cleopatra (en un líquido similar a la leche, muy hidratante), zona de musicoterapia… Cosas que no se suelen probar y que marcan la diferencia.

balneario-marinador-7

CASI 200 TRATAMIENTOS DE BIENESTAR

Y sería un pecado ir al Balneario de Marina d’Or sin probar uno de los casi 200 tratamientos que ofrece su Centro de Belleza y Estética. En estancias superiores a cuatro días en el Hotel 5* te regalan uno, pero igualmente hay que probar ya que el catálogo es amplísimo. Desde masajes con chocolate hasta tratamientos faciales con oro y platino, pasando por terapias orientales, tratamiento de lesiones… Nosotros probamos y quedamos encantados, especialmente con la amabilidad con la que nos trataron.

balneario-marinador-8

Volver a Marina d’Or ’13

2 pensamientos en “El balneario de Marina d’Or

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *