Dublín y la fábrica de Cerveza Guinness

Ya hemos dicho en ocasiones anteriores que Dublín fue una ciudad que nos fascinó. Su patrimonio, sus monumentos, su gente, su gastronomía… y, por supuesto, su cerveza. Todos en algún momento de nuestras vidas hemos oído hablar de Guinness y su característica bebida de cebada, por eso, cuando vimos que teníamos la oportunidad de conocer la fábrica, no lo dudamos ni un segundo. ¡Allá que fuimos!

Mochila en mano y con ganas de adentrarnos en un trocito de la historia de los dublineses e irlandeses, quisimos poner punto y final a nuestro periplo por estas tierras de la mano de Arthur Guinness, a quien su espíritu aventurero le llevó, en el siglo XVIII, a crear una de las cervezas más degustadas del mundo.

LA VISITA

Una cosa que nos sorprendió de este templo de la cerveza fue lo modernas y amplias que eran las instalaciones. El edificio es la antigua nave de fermentación, ahora convertida en un museo de la cerveza Guinness. Tiene siete plantas y a lo largo de ellas se hace un recorrido por la historia de la compañía y por el proceso de elaboración de la cerveza.

En la planta baja, junto con la tienda y las taquillas, encontramos el primer contrato de arrendamiento del que ya hablamos. También, y de manera bastante gráfica, vemos cuáles son los ingredientes principales que hacen de esta bebida una de las más antiguas del planeta: agua, cebada, lúpulo y levadura.

Poco a poco, los paneles nos van informando de cómo una vez elaborada y conservada, la Guinness es transportada a los diferentes lugares donde podremos saborearla. Pero lo más interesante de todo, es que durante toda la exposición, además de paneles interactivos, hay multitud de actividades para realizar: degustaciones, atracciones de realidad virtual, masterclass de maridajes… A nosotros la zona que más nos gustó fue el de la publicidad. Ver cómo ha evolucionado la marca y la forma de venderla es súper interesante, y además, puedes formar parte de un anuncio gracias al fotomatón que hay instalado. Pero eso sí, para visitar la fábrica de cerveza Guinness y hacer todo lo que os estamos contando hay que ir con tiempo de sobra, tener paciencia y tomarlo con calma, pues suele haber mucha gente y las colas son largas.

Por último, os recomendamos subir hasta la última planta, donde en el Gravity Bar, mientras os tomáis una pinta, podréis disfrutar de una estupendas vistas de la ciudad.

Sin lugar a dudas, esta visita fue una de las más interesantes que hicimos durante nuestro viaje a Dublín, y eso que en un principio no entraba en nuestros planes, pero como se incluía en la Dublin Pass, decidimos incorporarla a nuestra ruta y ¡qué buena decisión! Además, todo nos salía a pedir de boca, pues de lo que nos ahorramos con la oferta que cogimos de los vuelos con Expedia y con las entradas a la Guinness Storehouse, pudimos comprar algunos regalos para la familia y, sobre todo, disfrutar de unas cervezas en Temple Bar.

INFORMACIÓN PRACTICA

  • Market St. Fábrica St Jame’s Gate.
  • Horario: todos los días de 9:30 a 19 h. Julio y agosto cierra a las 20 h.
  • Cómo llegar: La verdad es que está un poco apartado del centro y es necesario coger transporte público para llegar. Hay varios autobuses que pasan cerca (núms. 13, 40 y 123) y el tranvía también queda cerca (parada Heuston).
  • Precio: entradas desde 15 €. Si tienes la DublinPass es gratis.

Volver a Dublín ’16

Los comentarios están cerrados.