Convento de San Julián y San Antonio de La Cabrera

Rascafría, San Lorenzo de El Escorial, Loeches… La Comunidad de Madrid tiene un buen puñado de buenos monasterios y conventos, tantos que es difícil visitarlos todos. Nosotros nos hemos propuesto hacerlo, y en nuestro particular reto personal no podía faltar el Convento de San Julián y San Antonio de La Cabrera, uno de los más antiguos de la región. Está relativamente cerca de Buitrago de Lozoya, por lo que puede ser el complemento perfecto para la típica excursión de un día.

Que no os eche para atrás el hecho de que este convento no sea tan conocido, pues tras sus puertas encontraréis un lugar sorprendente, bien cuidado y que transmite mucha paz.

monasterio-de-la-cabrera-01

HISTORIA DEL CONVENTO DE LA CABRERA

Se dice que es uno de los conventos más antiguos de la Comunidad de Madrid, posiblemente el más viejo de los que se conservan, porque sus orígenes se pierden en el tiempo. Se suele decir que data del siglo XI y que fue fundado por orden de Alfonso VI, pero no hay documentos que lo confirmen con certeza. Lo que sí se sabe es su evolución: primero tuvo benedictinos, hasta que en el siglo XV pasó a ser ocupado por franciscanos.

Pasaron allí 300 años, hasta que abandonaron el lugar en la Guerra de Independencia, para volver brevemente e irse definitivamente con la Desamortización de Mendizábal. Pasó entonces una época bastante oscura, casi de abandono, hasta que el ilustre médico Carlos Jiménez Díaz (que a muchos sonará por la fundación sanitaria que lleva su nombre) lo compró en el siglo XX. Lo utilizó como vivienda, algo que no se le puede reprochar sino todo lo contrario: su amor por el lugar se tradujo en una profunda restauración, dejándolo con un aspecto excelente. Cuando murió, en 1967, donó el convento a los franciscanos, que lo administraron hasta comienzos del siglo XXI.

monasterio-de-la-cabrera-02

Fue en el año 2004, cuando por falta de miembros en la Orden de San Francisco, cedieron su uso y gestión a los Misioneros Identes. Este grupo, del cual no habíamos oído hablar hasta que visitamos San Julián y San Antonio, es el encargado de conservar el lugar, llevar a cabo las visitas guiadas y organizar actividades. Por cierto, Idente viene de la palabra “id” (el imperativo del verbo ir), un término con mucho significado.

monasterio-de-la-cabrera-03LA VISITA

Solo se puede recorrer el convento en visita guiada, que se hacen solo en días concretos (tenéis los horarios al final de este artículo). Total, que después de visitar Buitrago nos plantamos allí un poquito antes de las 17:00, cuando era el siguiente turno. En lo que esperábamos nos entretuvimos con las ardillas que hay en los árboles de los alrededores. Ojito con esto, porque este conjunto histórico artístico está en uno de los parajes naturales más bonitos de la Sierra de Guadarrama.

La visita, realizada directamente por uno de los misioneros identes que viven en el convento, permite conocer los jardines, el interior de la iglesia, los huertos y el antiguo claustro. En resumen, lo que se hace es un paseo por la vida monacal del siglo XXI.

monasterio-de-la-cabrera-04La iglesia nos pareció muy bonita. Está bien conservada, aunque excesivamente restaurada (la época de abandono fue muy nociva para el edificio). Aun así, es muy sorprendente que siendo tan pequeñita tenga tres naves y hasta cinco altares diferentes. Eso, como nos contó el guía, es fiel reflejo de la complejidad arquitectónica de la iglesia.

A nivel decorativo hay poco que contar, incluso en algunas guías se habla de la “desnudez” del edificio. Recientemente se ha tratado de llevar ese vacío con réplicas modernas de esculturas y tallas medievales. Todo el mundo se fija en ellas como si fueran auténticas reliquias, pero en muchos casos tienen menos años que los propios visitantes del lugar.

monasterio-de-la-cabrera-05La iglesia nos gustó mucho, pero los jardines más todavía. Acompañados de unas explicaciones llenas de rigor y, contra pronóstico, nada aburridas, recorrimos los exteriores del convento: un antiguo claustro, varias fuentes, el huerto aterrazado en el que a veces organizan actividades…

No era difícil que fuera bonito estando en Guadarrama, pero desde luego no esperábamos un sitio tan bucólico y con tanto encanto, sobretodo teniendo en cuenta lo poco conocido que es.

monasterio-de-la-cabrera-06Si algo transmite el Convento de San Julián y San Antonio es armonía. El típico sitio en medio de la nada, en el que allá donde mires sólo ves verde y en el que hay agua por todas partes. Hay varias fuentes y canalizaciones que no solo sirven para aprovisionarse del líquido elemento, sino también para generar una atmósfera muy relajante. Como un spa, pero sin mojarse el culete.

En definitiva, le damos un notable alto a este convento. Evidentemente no es tan majestuoso como pueda ser El Escorial, pero desde una posición más modesta también es capaz de hacer que el viajero se emocione. Y si nos gusta recorrer mundo es para tener sensaciones como ésta.

monasterio-de-la-cabrera-07DATOS PRÁCTICOS

  • Dónde: La Cabrera, Madrid. A 57 kilómetros de la capital, yendo por la A1.
  • Días de apertura: Martes, jueves, sábados, domingos y festivos:
  • Horarios:
    • Invierno: visitas a las 11:30, 12:00, 12:30, 15:30, 16:00 y 16:00.
    • Verano: visitas a las 11:30, 12:00, 12:30, 17:00, 17:30 y 18:00.
  • Precio: la voluntad.
  • Web: www.conventolacabrera.com
  • Teléfono: 918688561

monasterio-de-la-cabrera-08Volver a Sierra Norte de Madrid ’14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *