Consejos para conducir por Francia

Aunque ya hemos terminado los relatos sobre el viaje por el oeste de Francia que hicimos a comienzos de año, todavía tenemos muchas cosas que contaros sobre esa gran aventura. Sin ir más lejos, hoy queremos hablar del principal medio de transporte que utilizamos: el coche. Y es que todo lo relacionado con la conducción en el país vecino es muy parecido a lo que se suele ver en España, pero aun así encontramos algunas diferencias. Por eso, aquí van estos pequeños consejos para conducir por Francia, con los que esperamos ayudaros a preparar futuros viajes por las carreteras galas.

INDICACIONES BÁSICAS

Francia es un país de la Unión Europea, por lo que (salvo la excepción británica) prácticamente todo es igual: se conduce por el lado derecho, las señales son las mismas, no hace falta el carnet de conducir internacional… Únicamente conviene recomendar que se haga una revisión del vehículo antes de salir de viaje (para evitar imprevistos) y recordar que conduciendo siempre hay que tener cuidado, pues nos va la vida en ello.

Eso si, dos pequeñas advertencias. La primera la sufrimos nada más empezar el viaje, aunque nos consta que otros españoles se han visto envueltos en cansinos encuentros con los gendarmes. La policía francesa, especialmente en el sur de Francia, tiene una ligera tendencia a parar a vehículos españoles, revisar su maletero y hacer una serie de preguntas rutinarias. Esto nos podría pasar en cualquier lugar del mundo, pero el caso es que solo nos ha pasado allí. Tranquilidad, una sonrisa y sed amables, pues las fuerzas de la autoridad están para velar por nuestra seguridad.

También queremos hablar de las gasolineras. Acostumbrados a España, el país del chanchullo y del mamoneo empresarial, nos sorprende que el mercado del combustible esté más que liberalizado en Francia. Eso significa que los precios no están apañados entre compañías, y que es posible encontrar grandes diferencias de una estación de servicio a otra. Ejemplo real: vimos el diesel en un sitio a 1,30€/litro y a 1,65€/litro en otro. ¿Distancia entre ambos? Solo 5 kilómetros. Por eso, nuestro consejo es que a partir de mitad de depósito ya vayáis con ojo, y aprovechéis una gasolinera barata para ahorraros unos buenos euros. Los mejores sitios para repostar son las gasolineras de los centros comerciales, como Carrefour, que suelen tener las tarifas más competitivas.

ESTADO DE LAS CARRETERAS

Nuestra experiencia no pudo ser más positiva, sobretodo viniendo de un país en el que el mantenimiento de las carreteras a veces no es el adecuado. Vamos, que nos sorprendió un montón el buen estado de las carreteras secundarias, de las autovías y de las autopistas.

Siempre habíamos oído a nuestros padres eso de “las autopistas de Francia son carísimas“. Bueno, a veces toca rascarse el bolsillo, pero son precios acordes a lo que se encuentra en España (recordemos que el peaje de Zaragoza a Barcelona sale por casi 30€) y los beneficios son muchos: se ahorra en gasolina, son carreteras más rápidas, las áreas de servicio son estupendas…

LÍMITES DE VELOCIDAD

Los límites de velocidad son distintos a los de España. Básicamente estos son:

  • Ciudades y pueblos: 50 km/hora
  • Zonas interurbanas: 80 km/hora
  • Carreteras secundarias y autovías sin peaje: entre 90 y 110 km/hora
  • Autopistas: 130 km/hora

Si está lloviendo, los límites se reducen a:

  • Carreteras secundarias y autovías sin peaje: 100 km/hora
  • Autopistas: 110 km/hora

También hay que destacar que los alrededores de París y de otras grandes ciudades suelen tener límites especiales, normalmente 90 km/hora.

CARRETERAS HECHAS PARA EL VIAJERO

La sensación que nos llevamos fue, por encima de cualquier otra, que las carreteras francesas están hechas para el viajero. Como se diría en modernito, nos resultaron auténticamente traveler friendly. Francia es, junto a Portugal, Andorra y Marruecos, lo más cerquita que tenemos para viajar por carretera. ¿Y qué podemos decir? Que la experiencia fue insuperable.

Francia no nos pareció un país nada caro, y una ruta tan larga en coche (de diez días o más) se puede hacer por muy poquito dinero. Hay mucha gente que prefiere volar hasta un lugar y alquilar allí el coche, pero a nosotros nos ha encantado hacerlo con nuestro propio vehículo. Somos conscientes de que la vida está muy mal y que cada vez es más difícil hacer una compra de este tipo, pero hay coches de segunda mano en internet a buen precio. El nuestro lo compramos así, no nos ha dado ningún problema y ya está preparado para futuras aventuras por todo el mundo.

4 pensamientos en “Consejos para conducir por Francia

  1. A nosotros nos encanta Francia y por cercanía (Desde nuestra casa tenemos menos kilómetros a Burdeos que a Salamanca por ejemplo, un lugar que también visitamos asiduamente) nos acercamos bastantes veces en coche.

    Conduzco muy tranquilo por sus carreteras aunque bien es cierto que los gendarmes al ver un vehículo extranjero es muy posible que lo paren (aquí suele suceder lo mismo).

    En cuanto a lo de la gasolina, no podría estar más de acuerdo. Si queremos ahorrarnos unos eurillos conviene alejarse de las autopistas y carreteras principales, buscando sobre todo las gasolineras de supermercados y centros comerciales, donde se encuentran los mejores precios.

    • Si, los gendarmes son un poquito pesados, pero no habrá ningún problema si llevas todo en orden 😀 Hemos actualizado el post haciendo referencia expresa a las gasolineras de los centros comerciales, olvidamos ponerlo y habéis sido varios los que nos lo habéis recordado a través de comentarios, twitter y facebook. Mil gracias!! 🙂

  2. La verdad es que Francia es muy similar a España en cuanto a conducción y la libertad que te da un coche a la hora de viajar no se consigue con nada.
    Buen consejo respecto a la gasolina. Yo no me suelo fijar pero con los precios que hay hoy en día es como para tenerlo en cuenta.
    Un saludo 😉

    • Nosotros tampoco nos solemos fijar, pero en Francia vimos unas diferencias de precio más que considerable. Ahorrarse medio euro por litro en un viaje de 2000 kilómetros es una cifra a tener en cuenta!! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *