Comer en el Monasterio de Guadalupe

Durante nuestro último viaje a Extremadura descubrimos, por pura casualidad, un lugar sorprendente: el Monasterio de Guadalupe. Lamentablemente no fuimos a visitar este impresionante conjunto histórico-artístico, cosa que nos ha dejado una espinita clavada que no tardaremos en sacarnos. Si fuimos allí fue para comer en su Hotel Hospedería, un restaurante con muchos años a sus espaldas que es capaz de llenar día a día su sala para casi 300 comensales.

En este post os contamos cómo fue nuestra experiencia allí, qué fue lo que comimos y para qué tipo de público recomendaríamos un lugar así.

comer-monasterio-guadalupe-01

UN RESTAURANTE EN EL MONASTERIO DE GUADALUPE

Lo reconocemos: no sabíamos nada del Monasterio de Guadalupe. Por mucho que nos guste viajar y por mucho que nos guste la Historia de España, nuestro país es tan amplio y diverso que tenemos la sensación de que nunca llegaremos a conocerlo por completo. Por eso, de vez en cuando descubrimos joyas que nos hacen pasar un poquito de vergüenza, ya que resulta increíble que no hubiéramos oído hablar antes de ellas.

Eso fue lo que nos pasó con el Monasterio de Guadalupe: paramos allí para comer y nos encontramos un edificio sobrecogedor. ¡Qué maravilla! Lo malo es que íbamos con el tiempo justo para comer y volver a Madrid, que al día siguiente había que trabajar. Por tanto, la visita (que nunca lleva menos de dos horas) tuvo que quedar para la siguiente ocasión. Empieza a ser preocupante nuestra relación con Extremadura, ya que cada vez que vamos nos traemos en la maleta varios motivos para volver.

comer-monasterio-guadalupe-02

El Monasterio tiene además un Hotel Hospedería, que utiliza algunas de sus estancias para ofrecer un reconocido servicio de alojamiento y restauración. Es un lugar con mucha fama, de esos que llevan toda la vida funcionando y que siempre tienen una ocupación prácticamente completa.

Sin embargo, ese éxito puede suponer un problema a la larga. Hoy por hoy es una propuesta que no recomendaríamos a gente joven: decoración clásica, trato clásico, menú clásico. Sin duda es un sitio perfecto para nuestros padres o nuestros abuelos, pero no es un lugar al que llevaríamos a nuestros amigos o a un seguidor de la gastronomía de vanguardia.

comer-monasterio-guadalupe-03COCINA TRADICIONAL, MUY TRADICIONAL

A nivel gastronómico, que al fin y al cabo es lo que importa, las sensaciones fueron las mismas. Probamos un menú degustación bastante completo, con platos tan suculentos como croquetas de piñones y espinacas, zamburiñas rellenas o paleta de cabrito asado. Sobre el papel todo muy rico, pero en la práctica… Bueno, no podemos decir que las cosas estuvieran malas, pero volvemos a lo mismo: hoy por hoy buscamos otra cosa.

No nos gusta hacer críticas gratuitas, insistimos en la idea de que los abuelos de Erika disfrutarían como enanos parando a comer en un sitio así. Sin embargo, sin ser unos expertos gastronómicos, tenemos que decir que no nos gustó demasiado.

comer-monasterio-guadalupe-04

Vamos a explicarnos para que todo quede bien claro. Si tuviéramos que elegir un tipo de cocina, normalmente apostamos por la tradicional en lugar de por la vanguardista. Entonces preguntaréis: ¿si en el Monasterio de Guadalupe la propuesta es clásica no debería gustaros? Correcto, sobre el papel así debería ser. Pero en la práctica, los platos no terminaron de convencernos: los entrantes no nos gustaron demasiado, las cremas no tenían especial sabor y el plato principal no fue gran cosa. La paleta de cabrito estaba bien, pero sus dos guarniciones (patatas y un extraño pastel de verduras) no valían gran cosas.

Repetimos la idea: no es una crítica destructiva. Además, nos sabe mal hacer comentarios negativos, sobretodo teniendo en cuenta que a nivel gastronómico nos contentamos con más bien poco. Sin embargo, incidimos en que no es el sitio al que iríamos con gente de nuestra generación. Y eso, más que una crítica, es un consejo: si no saben adaptarse a los nuevos tiempos, cada vez llegarán a un público objetivo más pequeño. El futuro dirá.

comer-monasterio-guadalupe-05INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Dirección: Hotel Hospedería Monasterio de Guadalupe. Plaza de Su Majestad Juan Carlos I s/n (Guadalupe, Cáceres)
  • Horario: de 13:30 a 15:30 y de 21:00 a 22:30
  • Teléfono de reservas: 927367000
  • Web: www.monasteriodeguadalupe.com

Volver a Cáceres ’14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *