Colliure, la joya costera de Pirineos Orientales

Todos tenemos sueños viajeros. Seguramente algunos sean compartidos por la mayoría, pero otros hablan de nuestra forma de ser, de nuestra trayectoria o de nuestras influencias. Y ese es el caso de Colliure, un pueblo que llevábamos toda la vida queriendo conocer. Quizá no sea el destino más famoso de Francia, pero esta joya a orillas del Mediterráneo estaba en nuestra lista de tareas pendientes por muchos motivos.

A mucha gente le suena por su época del instituto, ya que en Colliure fallecieron y están enterrados tanto Antonio Machado como su madre. Sin embargo, este pueblo costero tiene mucho más que ofrecer al viajero: galerías de arte, fortalezas inexpugnables, bonitas playas… Acompañadnos en este recorrido por Colliure, os prometemos una de esas ciudades que dejan huella.

colliure-que-ver-01EL PUERTO DE COLLIURE Y SU PASEO MARÍTIMO

Colliure es un pequeño pueblo costero que no llega a 3000 habitantes según los últimos censos. Sin embargo, tiene un patrimonio histórico y cultural propio de una gran urbe, gracias a su importante papel como puerto de la comarca del Rosellón. Los Reyes de Mallorca se encargaron de embellecera, el fauvismo de darle colorido y genios como Antonio Machado o Patrick O’Brian de darle ese toque romántico que solo las ciudades con cementerios ilustres pueden tener.

Por eso, aunque se trata de un pequeño núcleo de tradición pesquera, es imposible no abrumarse con las diferentes estructuras fortificadas que defienden la línea de costa. Normalmente todos los viajeros llegamos de la misma manera: dejando el coche en el parking que hay junto a la carretera, caminando hacia el puerto y sorprendiéndonos ante la majestuosidad del Castillo Real (Château Royal).

Construido sobre un castro de origen romano, fue el encargado de determinar la posesión de la ciudad: ejércitos de distintas naciones lucharon por él y ostentaron su control en diferentes momentos de la historia. Hoy en día se utiliza como sala de exposiciones temporales y como sede de espectáculos.

colliure-que-ver-02

Si se supera el impacto inicial y se sigue caminando, rápidamente se llega a la esencia de Colliure: un colorido pueblo a orillas de un precioso Mar Mediterráneo. Uno de esos lugares en los que es imposible no pensar “yo aquí me retiraba”, “qué pena no vivir aquí” o “parece un cuento de hadas”.

La playa no es la mejor del mundo, ya que no tiene arena fina ni es especialmente grande. Sin embargo, hay que reconocer que la combinación de playita, paseo marítimo y casas de colores luce un montón.

colliure-que-ver-03

Aunque hicimos la visita bien entrado el otoño, disfrutamos de un día espectacular. Fue una delicia pasear por el puerto y contemplar unos colores tan vivos. ¿Sabéis una manera de comprobar que una ciudad es bonita? Fijaos en la gente: veis a personas sonriendo por todas partes, difícilmente estaréis en una ciudad fea. Puede parecer un tópico, pero todavía no hemos ido a una ciudad bonita en la que la gente no haya sido encantadora.

colliure-que-ver-04

En el propio paseo marítimo está la Oficina de Turismo de Colliure, donde se puede obtener información sobre la visita al pueblo, concertar visitas guiadas o preparar algunas excursiones por los alrededores. En el mismo paseo hay un montón de bares en los que cenar y tomar algo, por lo que a cualquier hora del día os encontraréis con gente.

colliure-que-ver-05

Y si, no lo vamos a negar: Colliure es uno de esos lugares que invitan a tomar algo. Tiene un montón de terrazas funcionando todo el año, en las cuales se puede disfrutar de la mejor gastronomía francesa y también de los mejores cócteles. Nos sorprendió mucho el ambientazo para ser un pueblo de no demasiados habitantes.

colliure-que-ver-06

Aunque ya ha salido en varias fotografías, hasta ahora no hemos hablado de la Iglesia de Notre Dame des Anges, el otro gran edificio del puerto. Su torre es una mezcla entre campanario, faro, reloj y fortaleza defensiva. Es además el punto de partida del edificio, ya que fue construida en la Edad Media, mientras que la nave de la iglesia anexa no se levantó hasta 1684.

Es un edificio muy representativo, hasta el punto de que hay un conjunto de marcos (como el que se veía en la portada del artículo) que permiten contemplar la torre desde una docena de puntos de vista.

colliure-que-ver-07EL CORAZÓN DE COLLIURE, LA INSPIRACIÓN DEL FAUVISMO

Aunque el puerto es el punto de partida a toda visita a Colliure, hay más motivos para ir hasta allí. El segundo protagonista es el color, pues Colliure fue uno de los grandes inspiradores del fauvismo. Este movimiento artístico de comienzos del siglo XX, caracterizado fundamentalmente por el uso extremo del color, tuvo en el gran Matisse a su principal impulsor. Junto a él, otros vanguardistas como Maurice de Vlaminck se unieron a la causa.

Así, a través de diferentes pinturas retrataron el colorido, la claridad y la belleza de la pequeña Colliure. Hoy en día eso se ha traducido en un fuerte movimiento artístico (hay varias galerías de arte por el casco histórico), en un reclamo turístico de gran importancia y en un excelente mantenimiento de la ciudad.

colliure-que-ver-08

El paseo por la parte más artística de Colliure empieza en un extremo del paseo marítimo, se podría decir que a los pies de la iglesia. Desde allí solo hay que empezar a subir cuestas y perderse en calles de ensueño, de esas en las que es difícil avanzar porque a cada paso hay un rincón con encanto.

El recorrido puede durar tanto como se desee, pero en cualquier caso os recomendamos ir sin prisa. Se trata de un sitio único, en el que el tiempo debe ser la última de las prioridades del viajero.

colliure-que-ver-09

Íbamos con más gente y solo podemos decir que fue muy difícil avanzar. No sabemos decir cuantas fotos hizo en total todo el grupo, pero desde luego todo el mundo encontraba lugares que quería inmortalizar.

Tuvimos la suerte de que se empezaba a poner el sol, por lo que todo estaba más bonito según pasaban los minutos.

colliure-que-ver-10 Poco más podemos decir. Tenemos cientos de fotos hechas en esta zona de Colliure que, sin duda alguna, os iremos enseñando poco a poco. No podemos recomendaros una ruta concreta, ya que no la seguimos. Simplemente os animamos a pasear sin más, a dejaros guiar por la curiosidad y por las ganas de conocer rincones únicos.

colliure-que-ver-12GALERÍAS DE ARTE INDOOR Y OUTDOOR

Como ya hemos dicho, la tradición artística de Colliure tiene más de un siglo. Matisse no solo se enamoró del pueblo, sino que a través de sus cuadros demostró que el amor verdadero es para siempre. Y por eso hoy pasear por Colliure es como estar caminando sobre el fauvismo.

Ya hemos visitado otras ciudades de este estilo, llámemoslas evocadoras: enclaves que despiertan lo mejor del ser humano y que se convierten en un nicho de creatividad incesante. Se nos ocurre en seguida Essaouira, en Marruecos, aunque podríamos hablar de otras muchas.

colliure-que-ver-13

En cualquier caso, Colliure es un museo en sí mismo. Pensad que la ciudad tiene más de una decena de pequeñas galerías de arte, además de un montón de rincones que han sido trabajados desde el punto de vista artístico. ¡Si hasta los canalones son obras de arte en miniatura!

El recorrido tiene muchas paradas obligatorias. Incluso las tiendas de souvenirs, que normalmente dicen más bien poco, son dignas de admirar. No esperéis las típicas compras made in China, ya que aquí podréis encontrar obras de arte para llevaros a vuestra casa en forma de recuerdo.

colliure-que-ver-14

Ya que andábamos por allí no pudimos resistirnos y entramos a dos o tres galerías de arte. Normalmente son sitios en los que no nos sentimos cómodos, ya que no nos gusta el arte contemporáneo y en general suelen estar poblados de snobs de manual. Sin embargo, en Colliure encontramos un ambiente cultural totalmente distinto, mucho más acorde a lo que se podría imaginar al pensar en palabras como “intelectual” o “bohemio”: creadores que explican su obra y galeristas que te invitan a disfrutar de las piezas expuestas. Un lujo.

colliure-que-ver-16En esta zona de la ciudad vimos el típico monumento a los caídos de la Primera y la Segunda Guerra Mundial. No queremos olvidarnos de él, ya que en España no estamos tan acostumbrados a sitios de interés de esta temática. Europa es una pasada para gente a la que, como nosotros, le gusta la Historia Contemporánea.

colliure-que-ver-17ANTONIO MACHADO EN COLLIURE

Y para terminar la ruta por Colliure, nos dedicamos a seguir los últimos momentos de Antonio Machado. El poeta tuvo que exiliarse en 1939, en los últimos compases de la Guerra Civil Española, cuando los golpistas estaban a punto de tomar Barcelona. Salió de la ciudad un 22 de enero y solo un mes más tarde fallecía en Colliure, 3 días antes de que también lo hiciera su madre en la misma localidad. Para hacer aún más dramática esa vergüenza, el franquismo expulsó post mortem a Machado del cuerpo de catedráticos de instituto. Vergonzoso, uno de esos episodios que hacen muy duro eso de ser españoles.

colliure-que-ver-18

En cualquier caso, la Historia avanzó y hoy por hoy se reconoce a Antonio Machado en todo el mundo como uno de los grandes poetas de todos los tiempos. Es por eso que la casa en la que falleció Antonio Machado es uno de los edificios más visitados de Colliure. Actualmente es una propiedad privada, pero hay un proyecto para comprarla, restaurarla y hacer un museo sobre el poeta. En cuanto la hagan volveremos a Colliure.

colliure-que-ver-19

El otro gran punto caliente es el Cementerio de Colliure, donde Antonio Machado está enterrado junto a su madre. Nosotros visitamos todos los cementerios que podemos, ya que son auténticos museos al aire libre, pero a veces nos cuesta arrastrar a nuestros compañeros de viaje ante una afición supuestamente tétrica. En este caso no hizo falta, ya que se considera un enclave turístico de primer nivel.

colliure-que-ver-20Y es que la tumba de Antonio Machado recibe todos los años miles de visitas. ¿Queréis saber una curiosidad? Aparte de flores y recuerdos de todo tipo que los admiradores del poeta depositan, la tumba recibe un montón de cartas. Junto a ella hay un pequeño buzón en el cual se puede introducir un mensaje, que la Fundación Antonio Machado recoge y custodia. Edu envió una carta a Antonio Machado cuando estaba en el colegio, por lo que llevaba toda la vida queriendo ir allí.

Para nosotros 2014 ha sido un año muy machadiano, ya que antes del verano hicimos el Tren Campos de Castilla y después de él visitamos Colliure. Aún nos quedan muchas localizaciones que visitar relacionadas con la vida y obra del poeta, pero esperamos seguir conociéndolas en los próximos años.

colliure-que-ver-21

Allí terminó nuestra ruta en Colliure, una ciudad que cumplió con creces las altas expectativas depositadas en ella. Una ciudad muy cerquita de España, perfecta para una excursión de medio de un día. ¡Volveremos!

Volver a Pirineos Orientales ’14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *