Cinco motivos para viajar por Europa en primavera

Segundo fin de semana consecutivo de calor. Vale, todavía no hay que lanzar las campanas al vuelo, pero la primavera casi ha llegado. Cada época tiene su encanto para viajar, pero sin duda esta estación es muy especial: cambia la hora, empieza el calorcito, la gente está de mejor humor… Hablando entre nosotros, nos dimos cuenta de que hay muchísimos motivos para viajar por Europa en primavera, así que hicimos una pequeña lista, la repasamos y al final dejamos este pequeño top 5. ¿Coincide con vuestra forma de ver el mundo?

primavera-europa-1

Muchas horas de luz: el último fin de semana de marzo cambia la hora en buena parte de Europa, lo que hace que los días ganen una hora más de sol por las tardes. Si a eso se le suma que cada jornada anochece un minuto más tarde, nos encontramos con laaargos días para viajar y patearse ciudades. Vale, en otoño más o menos es igual, pero no es lo mismo ganar un minuto de sol al día que perderlo.

Aún no ha llegado la temporada alta: el turismo está cada vez más desestacionalizado, pero el verano sigue siendo el auténtico rey. Por eso, viajar en primavera por Europa tiene otro punto a favor: no hay tanta gente. La temporada alta aún no ha llegado, y salvo momentos concretos (como las vacaciones de Semana Santa) los precios son más bajos en vuelos y hoteles.

primavera-europa-2

Más eventos culturales: la vuelta del buen tiempo trae también consigo un buen puñado de eventos culturales que por sí solos justifican un viaje. Los hay deportivos (fase final de la Champions), musicales (por ejemplo Eurovisión), culturales (infinitas fiestas de la primavera por todo el continente)… Irse de vacaciones por Europa en primavera es una caja de sorpresas, como cuando fuimos de viaje a Mons y nos encontramos una fiesta en la que un montón de niños arrancaban pelos a un dragón 😛

Calorcito, pero sin pasarse: el buen tiempo también ayuda. Por suerte, cada vez quedan más lejos las duras nevadas de diciembre o un mes de febrero para congelarse. El clima primaveral europeo es suave, con muchos días para ir en manga corta y noches en las que es suficiente con ponerse una sudadera. Viajar y poder dar un paseíto por la noche siempre se agradece.

Naturaleza en estado puro: sería un crimen hablar de la primavera sin hacer referencia al fantástico aspecto que tienen los espacios naturales europeos en esta época del año. Quizá mole mucho ir a una capital y quemar la noche, pero pocas cosas hay tan gratificantes como ponerse las botas y hacer un poco de senderismo lejos del asfalto.

primavera-europa-3

¿Se os ocurren más motivos para viajar en primavera?

2 pensamientos en “Cinco motivos para viajar por Europa en primavera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *