Cinco excursiones en Tenerife que no son al Teide

Tenerife, Tenerife… El otro día, dándole vueltas en casa, nos dimos cuenta de que nunca hemos ido juntos a Tenerife. Y eso, en nuestro idioma, significa que llevamos al menos diez años sin pisar esa bonita isla. Fue una conversación muy interesante, recordando lugares visitados en la infancia con nuestros padres. Curiosamente, los lugares que más llamaron la atención no fueron el Teide o las ciudades, sino espacios naturales que quizá son menos conocidos para el público medio. Y ojito, que si queréis ver el Teide no seremos nosotros los que os echemos para atrás.

Sin embargo, a raíz de eso fue como surgió este post, en el que recuperamos cinco excursiones en Tenerife que no son al Teide. Que si, que hay que subir hasta el punto más alto de España, pero no es lo único que ofrece la naturaleza en esa islita.

tenerife0

MACIZO DE ANAGA

No es que sea precisamente un desconocido, pero desde luego el Macizo de Anaga no sale tanto en las guías como debería. Es una zona natural al norte de Tenerife, que tiene algunas peculiaridades (como su elevada humedad) que la hacen diferente al resto de la isla. Desde 1994 está protegida en forma de Parque Rural de Anaga, y a lo largo y ancho de este espacio podéis encontrar paisajes de película. Muy recomendable.

LA MANCHA

No tiene nada que ver con Castilla, pero el Yacimiento Paleontológico de La Mancha de La Laja es un lugar igual de evocador. Muy parecido a los yacimientos paleontológicos asturianos. Está en la zona de Bajamar y se trata de un yacimiento del pleistoceno en el que se pueden encontrar cosas tan curiosas como fósiles de once especies distintas de caracoles. Sin duda, nuestra afición por la arqueología viene de haber conocido esta zona.

PUNTA DE TENO

Si empezábamos esta recopilación hablando del extremo noreste, vamos ahora al noroeste. Y es que Punta de Teno también es un sitio muy especial, una lengua de tierra que podemos recorrer a través de sus senderos. En ellos encontraremos fauna totalmente endémica, vegetación sorprendente y uno de eso faros que nos empujan a escribir poesía tras visitarlos.

PLAYA BARRANCO SECO

No podían faltar las playas. En este caso, queremos hablar de Playa Barranco Seco, una delgadísima lámina de arena de difícil acceso, prácticamente aislada pero realmente virgen.  Aunque la playa no tiene arena fina, sino más bien pedruscos, es perfecta para disfrutar de sus acantilados o hacer algo de buceo (agua cristalina). Mejor ir en temporada baja, últimamente está de moda y en verano hay mucha gente.

CUEVA DEL VIENTO

El quinto tuvo volcánico del mundo, la Cueva del Viento, sirve para cerrar este post. Imaginaos algo parecido a la Cueva de El Soplao (en Cantabria) pero muchísimo más salvaje. Realmente está al lado del Teide y se podría incluso considerar parte de él, pero no es la típica visita que se suele hacer. Tiene más de 15 kilómetros de longitud, está llena de fósiles y su visita es realmente sencilla. Se necesitan al menos dos horitas para verla, así que abstenerse gente con claustrofobia.

tenerife2INFORMACIÓN PRÁCTICA: MOVERSE EN TENERIFE

Como véis, todas estas excursiones están dispersas por toda la isla. Tenerife no es muy grande, pero moverse puede ser complicado. El transporte público, aunque tiene algunas ventajas (como sus tarifas reducidas, al menos en comparación con las grandes ciudades peninsulares) no es especialmente prolijo en cuanto a horarios. Por suerte, lo mejor es buscar alguna empresa de alquiler de coches en Tenerife y moverse con total libertad.

En la isla tenéis varias opciones, pero una buena recomendación es Thrifty. La compañía puede ser poco conocida en España, pero pertenece al grupo Hertz (seguro que eso os suena más) y todas las experiencias recientes de amigos y familiares han sido muy positivas. Seguro que os queda un viaje inolvidable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *